En video | “En la muerte de mi esposo Nayar Romero participaron como cinco hombres”

María Romero Guzmán, pareja de Nayar José Romero Maldonado, muerto a tiros la madrugada del lunes anterior en la puerta de un billar, reconoce que Hernando Consuegra, procesado por el crimen, no disparó, pero sí actuó como cómplice del asesino, de quien hoy se desconoce su paradero.

Por: Kenji Doku @kenjidoku
Judicial

María Romero Guzmán, pareja de Nayar José Romero Maldonado, muerto a tiros la madrugada del lunes anterior en la puerta de un billar, reconoce que Hernando Consuegra, procesado por el crimen, no disparó, pero sí actuó como cómplice del asesino, de quien hoy se desconoce su paradero.

El asesinato de Nayar José Romero Maldonado tal vez no llegue a tener la repercusión nacional de un caso como el de Luis Andrés Colmenares Escobar, pero sí tiene las piezas o elementos suficientes para llevar su historia a una plataforma como Netflix, como fue llevada recientemente la del joven estudiante guajiro muerto en octubre de 2010.

El hecho en el que perdió la vida Nayar Romero sucedió la madrugada del lunes festivo anterior entre la terraza y el parqueadero del billar Golden Tiger de la carrera 43 con calle 79, en el norte de Barranquilla. En este espacio, luego de una riña en donde los motivos aún no son claros, el joven de 26 años terminó tiroteado y su muerte fue confirmada en el Hospital Metropolitano, cercano al lugar.

Nayar había pasado prácticamente toda la tarde en el negocio jugando y bebiendo cerveza con sus amigos. Esperó hasta las 6:00 de la tarde que llegó María, su pareja y madre de su bebé de 4 meses de nacido. Con ella vio ahí mismo el juego Junior-Cali, por el cuadrangular final del Fútbol Profesional Colombiano y, después del juego que quedó 2-0 a favor del Tiburón, se pasó para la extensa barra del billar a celebrar la victoria. Tomó más cervezas, se fotografió con María, quien subió fotos a Facebook del momento. Así se hicieron las 11:00 de la noche, según la mujer, en medio del ambiente cargado de música salsa y de vallenato.

Entretanto, a unos metros de donde compartía la pareja, se había ubicado Hernando Rafael Consuegra Pertúz, un hombre de 50 años, de acuerdo con la Fiscalía, dedicado a la compraventa de vehículos.

María, en su relato a las autoridades horas posteriores al hecho y en diálogo con este medio tres días después, aseguró que Consuegra Pertúz llegó y se ubicó a un costado de una mesa de billar a “molestar” a una de las meseras del lugar. Junto a él estaban un hombre que vestía gorra y camisa negra, así como otro que tenía camiseta roja.

Ella recuerda que Nayar José le dijo que Consuegra, a quien identificó como “el hombre que estaba vestido con camisa blanca y pantalón rosado”, “le pasó una pistola al de la camiseta roja que lo acompañaba”, mientras hablaba y se reía con la mesera.

“Mi esposo me había dicho: vamos a tomarnos esta última cerveza porque ya no tengo casi plata y yo le dije que listo. Mi esposo y yo estamos del lado de la barra, entonces me dice en ese momento: mi amor, mira tiene una nueve (pistola)… yo al mirar, como le tengo miedo a las armas, le dije: qué peligro… ¿Cómo así que dejan ingresar armas acá? Yo después veo que el señor alza como el arma y el de rojo (camiseta) la guarda dentro del negocio. Yo vi que él (Consuegra) se la entregó a él (hombre de rojo), de ahí de ese pedazo no sé qué pasó. Nosotros seguimos ahí terminándonos las cervezas; observo cuando ellos salen del billar y al pasar como 15 o 20 minutos, no recuerdo muy bien, salimos nosotros también…”.

El enfrentamiento

“Dicen que soy un payaso/Que estoy muriendo por ti /Y tú no me haces ni caso…”. Esta salsa de Andy Montañez retumba una y otra vez en la cabeza de María porque sonó justo cuando su pareja agonizaba después de haber sido impactado con dos balazos y además un sujeto le había dado tacazos al Mazda Allegro azul, de placas GOB-243, propiedad de Nayar y de ella.

Frente a la situación que derivó en el enfrentamiento, la mujer señala que se dio en medio de una solicitud que hicieron ellos a Hernando Consuegra y al grupo que estaba con él para que se retiraran de los vehículos en los que permanecían recostados.

“Ellos están en la parte de atrás del carro de nosotros. Estábamos en dos carros, el que manejaba Nayar y el del amigo de él (Erick González Álvarez, pareja de una prima de la víctima). Ellos (Consuegra y sus conocidos) estaban entre los dos carros, en la parte trasera, entonces se les pide permiso, la mayoría de ellos se quitaron y solamente hubo uno que no se quitó, a quien no identifico. El señor Hernando se quitó”, apunta María.

En ese instante, según lo descrito por la mujer de Nayar, el que hizo caso omiso a la solicitud, retó al amigo su esposo. “Le dijo como quítame o algo… El muchacho de suéter rojo, el delgado, saca el arma y se la esconde en una de las axilas”. Ante esa acción, de acuerdo con María Romero, “mi esposo dice: ve’ al otro, para joderlo, qué te crees porque tienes un arma, qué te crees… Ahí el señor Hernando empuja a Nayer y es cuando Nayer lo empuja y le pegó una cachetada al señor Hernando. El señor quedó ofendido y le empieza a pedir el arma al otro muchacho, pero en esos momentos, no me di cuenta, hieren al señor Hernando con una puñalada…”

La mujer interrumpió la escena de la gresca para decir que al lugar llegaron dos motorizados de la Policía de Tránsito, que, según ella, “escoltaban una camioneta gris”, y Nayer alcanzó a decirles que uno de los que estaban peleando tenía un arma de fuego.

“Al ver a los policías, ellos salen corriendo a esconder el arma en el billar. El policía le hizo caso omiso a mi esposo, si ellos no se van, no pasa nada. Pero cuando los agresores ya ven que los policías se van, salen del billar, entre esos el muchacho de camisa negra con el arma. Él le saca el arma a mi esposo, le hace un disparo hacia los pies y es cuando mi esposo corre. Mi esposo cae y se resbala, se levanta y se mete por un lado de un camión, junto a Flor de Liz. Ahí le dieron los dos tiros”, recuerda María.

Esta luego comenta que el hombre de negro le entrega el arma usada a Hernando Consuegra y se va del lugar en una camioneta.

Después de eso ocurre lo que varias personas captaron en video con sus teléfonos celulares, que fue el ataque contra el vehículo y el intento por no dejar salir a Erick, que llevaba en la silla de copiloto del Allegro a Nayer.

“Yo veo al señor Hernando con el arma y le grito que por qué con armas, y el señor me apunta a mí. Los que estaban ahí nos decían que ninguno íbamos a salir vivos; fueron como cinco los que participaron”, asegura María. Ella después enumeró a los personajes.

Audiencias

Entre el martes y miércoles anterior, Hernando Rafael Consuegra Pertúz, nacido en Salamina, Magdalena, fue presentado por la Fiscalía ante el juez Primero Penal Municipal con funciones de Control de Garantías, Alberto Oyaga Machado.

En las audiencias preliminares se ventiló cómo y por qué fue capturado el sujeto como sospechoso del asesinato a tiros de Nayar José Romero Maldonado. Y además se conocieron testimonios de testigos y los argumentos del juez para dejar al procesado cobijado con detención domiciliaria.

A Consuegra Pertúz, según el fiscal Adolfo Niebles Torres, se llegó luego de que policías emitieran por radio el mensaje de una persona que había resultado herida en una riña en el billar Golden y que, posiblemente, había ido a un centro asistencial cercano.

Así se dijo que el comerciante de carros llegó a la Clínica Prevenir-Bonadonna y fue atendido en urgencia. Fue detenido por los uniformados, pero ya sin arma. Fue traslalado a la URI de la Fiscalía y allí pernoctó.

En audiencia también quedó consignada la versión de Consuegra Pertuz sobre el altercado: “Vi que estaban agrediendo a mi hijo y a mi sobrino. Yo lo que hice fue apartar la pelea y terminé atacado con un objeto cortopunzante… Jorge (nombre del supuesto amigo de Consuegra) sacó la pistola de su carro…Y yo más bien lo que hice fue quitarle la pistola…No disparé, ni agredí a nadie. Me hicieron prueba de balística y todo. No agredí a nadie”, repitió.

En las actuaciones ante el juez, el fiscal Niebles hizo referencia a tres investigaciones bajo la antigua ley 600 que pesan como antecedente para Consuegra Pertúz. Se trata de la muerte de Luis Aurelio Barros Durán, de 35 años, ocurrida el 16 de enero de 1999; Reinaldo Jiménez Ariza, de 32 años, y Emilton Fontalvo Santiago, de 19, ocurrido el 18 de mayo de 1997.

“De estos homicidios solo uno llegó a resolución de acusación, el resto esta Fiscalía buscará establecer en qué terminaron”, puntualizó el fiscal.

Interrogatorio

El fiscal del caso descubrió además un interrogatorio que puede ser clave en todo este proceso. Se trató del testimonio del administrador del billar.

Este, según el representante del ente investigador, reconoció que al negocio llegó un “cliente habitual” a guardar un arma de fuego. Según él, “vestía camisa negra”.

“Estaban además el flaco de suéter rosado, el gordito que frecuenta el billar (Hernando Consuegra). Compartieron. En eso, una de las empleadas me dice que, al parecer, iban a atracar a un cliente. El de la camisa negra entra y me pide el arma, yo le dije que no fuera a hacer una locura, pero él me dice que eso (el arma) era de él. Insistió, entró a la barra y la agarró”, expresó el administrador del negocio.

Consideraciones del juez

En la audiencia, Consuegra Pertúz no aceptó cargos por los delitos de homicidio agravado, porte ilegal de armas de fuego y daño en bien ajeno. Luego de eso, el juez señaló que a este sujeto “había que restringirle la libertad”, pero en su casa y que fuera “monitoreado con brazalete electrónico”. Eso fue apelado por el fiscal y por el abogado de víctimas.

Sobre los otros individuos que habrían participado en la muerte de Nayar Romero, el togado solo manifestó que había que “dar con el paradero del señor de negro y con el señor que le pegó al vehículo”.

De los agentes que, al parecer, llegaron al lugar el juez cambió de parecer y decidió no compulsarle copias como había dicho antes.

Por ahora, la familia de Nayar José empezó a recabar pruebas como en el algún momento lo hizo la familia del guajiro Colmenares. Sin embargo, aspiran que no pasen los nueve años que lleva aquel caso y todavía no hay un responsable.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Judicial
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web