Últimas noticias

El presidente Duque destaca la entrada en funcionamiento de la nueva sede del Sena.
13:30

El director general del Sena, Carlos Mario Estrada, aseguró...

Extranjero ahogado en cabañas de Buritaca.
13:24

El cadáver fue localizado en una empalizada de las Cabañas...

El alcalde de Malambo, Efraín Bello, durante el consejo de seguridad.
13:23

Destacó que por la rápida reacción de la fuerza...

13:18

También se presentó avance de otras instituciones que...

12:44

El subastador estima en 7.500 euros el precio de salida de...

Entrada de la Escuela de Policía Antonio Nariño, ubicada en el municipio de Soledad.
12:43

El joven que se prepara en la institución de Soledad fue...

El menor herido es atendido en la Clínica Campbell de la calle 30.
12:39

Los hechos ocurrieron a las 6:00 de la mañana de este...

El presidente Iván Dque en la apertura de la carrera 38.
12:35

Una apretada agenda cumple a esta hora el presidente de la...

Ministra de Transporte, junto al gerente de Transmetro Ricardo Restrepo.
11:59

Propuesta del Gobierno Nacional es que la vía pase por...

Néstor Humberto Martínez Neira, fiscal general de la Nación.
11:54

El representante de los verdes, Mauricio Toro, pidió la...

El titulo es:Así vivió el 9/11 una cartagenera en Nueva York

Así vivió el 9/11 una cartagenera en Nueva York

Katya Varela, una cartagenera radicada en Nueva York, contó a EL HERALDO cómo vivió el 11 de septiembre de 2001.
Cortesía.
Cortesía.
Cortesía.
Por: Willy Varela Pupo @willyvarelap

Temas tratados

Katya Varela, una cartagenera radicada en Nueva York, contó a EL HERALDO cómo vivió el 11 de septiembre de 2001.

Un cielo despejado, soleado y azul se imponía sobre Nueva York en la mañana de ese martes, 11 de septiembre, cuando Katya Varela Barragán, una cartagenera radicada en Nueva York desde 1985, salió de su casa ubicada en Long Island, en el tren 7, hacia su lugar de trabajo en Manhattan; a solo 20 minutos del World Trade Center. Un par de horas después, ese mismo cielo se llenaría de humo y las cenizas mancharían de gris los recuerdos de la fecha que partiría en dos la historia de Estados Unidos.

No hubo nada que indicara que ese día, antes de las 12 m, se cometería en Nueva York el ataque terrorista más grande en la historia de la Tierra de la Libertad. “El cielo estaba bello y soleado”, recuerda Katya, “iba en el tren hacia Manhattan cuando escuché a un señor, que se acababa de subir, contarle a otro que su amiga que trabajaba en la torre 1 del World Trade Center,  y con la que acababa de perder la conexión telefónica, le había dicho que un avión se había estrellado contra una de las torres. Enseguida le pregunté si había sido un avión comercial, pues trabajaba para una aerolínea, y llamé a una de mis compañeras para confirmar. El señor, muy amablemente, me dijo que desconocía ese detalle y de repente la conexión con la oficina se cayó”, añadió Varela.

La cartagenera alcanzó a llegar a la oficina ubicada en la calle 45 con la 5ª avenida, sin embargo, todos estaban alerta a las actualizaciones sobre el incidente que mostraba por televisión la Torre Sur del World Trade Center en llamas y cubierta de una nube gris. A las 10:28 a.m., el segundo avión estrelló la Torre Norte e inmediatamente se encendieron las alarmas. “Se nos pidió a todos que abandonáramos el edificio; y lo hicimos sin pensarlo dos veces, pero con calma. Hablé con mi esposo, quien me dijo que me quedara donde estaba, pero no podía quedarme en la oficina y decidí salir con el resto de mis compañeros. En la calle, eso parecía un éxodo. Sí había caos, porque todos queríamos salir de la isla, pero no pánico”.

Uno a uno sus compañeros fueron recogidos por sus familiares, mientras ella sola entre la multitud de gente, se dirigía hacia el puente de Queensboro, en la calle 59, dejando atrás el humo, los gritos y todo lo que dejó el ataque a la segunda torre. “Yo iba ensimismada tratando de seguir las instrucciones de los oficiales de seguridad, pensando en mi esposo y mis hijos, con quienes no había podido comunicarme, cuando de repente los desgarrantes gritos de un señor que venía en dirección opuesta cubierto en cenizas me llegaron al alma y me hicieron caer en cuenta de lo que estaba pasando”, recuerda Katya con la voz entrecortada.

“Ese día pude comprobar de qué estaba hecho el corazón de los neoyorquinos. Mientras en el ambiente había mucha soledad y confusión, algunos civiles se mostraron solidarios con los agentes que dirigían el tránsito. Unos los ayudaban en su labor, otros les llevaban agua y alimentos. En el puente, muchas personas que tenían carros grandes, recogían a desconocidos para llevarlos a donde necesitaran. La tragedia nos unió”.

“Una vez crucé el puente me senté a llorar. Mi familia no había llegado a recogerme ni podía comunicarme con ellos” contó Katya. “Me sentí sola y me senté en el andén. De repente una señora, que también era colombiana, se acercó y me preguntó qué me pasaba. Le conté y muy amablemente se ofreció a llevarme hasta mi casa en Long Island en el carro de su hijo que se encontraba a una cuadra de donde estábamos. Me dejó en mi casa, me encontré con mi familia y lastimosamente a esa señora no la volví a ver”.

15 años después del derrumbe de las Torres Gemelas, esta colombiana dice que su corazón “se arruga” cada año al ver el homenaje que se les hace a las víctimas, pues “aún se siente la tristeza y desolación”.  “Lamentablemente vivimos en un mundo en donde el odio ciega a las personas y las insensibiliza”. Esta es la última reflexión de Katya sobre un día de verano que empezó con un gran sol y hoy es una mancha gris en la historia de Estados Unidos.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Mundo
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1