El Heraldo
Cortesía
La Guajira

Entregan cuarta ampliación del resguardo indígena Kogui-Malayo-Arhuaco

La ceremonia se cumplió en el municipio de Dibulla, en La Guajira. 

Con una ceremonia que se llevó a cabo en el municipio de Dibulla, en La Guajira, se hizo entrega de la cuarta ampliación del Resguardo Indígena Kogui-Malayo-Arhuaco, en el sitio sagrado Jaba Tañiwashkaka, con el pueblo indígena.

La directora de la ANT Myriam Carolina Martínez, de y Amazon Conservation Team–ACT, Carolina Gil, estuvieron presentes en la entrega de esta ampliación del resguardo que está integrado por tres de los cuatro pueblos que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta: el Wiwa (Malayo o Arzario), Kággaba (Kogui) e Ikᵾ (Arhuaco), con jurisdicción en los departamentos del Magdalena, Cesar y La Guajira.

Este resguardo acoge a 3.575 familias indígenas que serán beneficiadas con las 213 nuevas hectáreas, destinadas a la protección y recuperación cultural y ambiental entre la parte alta y baja de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Archivo
Magdalena

Sepelio de líder kogui lo deciden los mamos

La familia de José  Sauna pide que no sea incinerado.

Los mamos tendrán en sus manos la decisión de darle sepultura al cabildo gobernador del resguardo kogui – malayo – arhuaco, José de los Santos Sauna, hecho que podría desencadenar una reacción en cadena de contagios por coronavirus en las poblaciones indígenas que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta, si no se respetan las condiciones de bioseguridad.

De acuerdo con la tradición, según explicó un antropólogo, uno de los rituales que practican en esa etnia es la reunión de todas las personas que conocían a la víctima para que confiesen todo lo que sabían del difunto.

El mamo recibirá cada uno de los testimonios, buenos y malos, y luego lo llevará ante los padres espirituales para que el difunto rinda cuentas.

Están aislados

El cabildo gobernador kogui del Magdalena, Atanasio Moscote Gil, explicó que desde que comenzó la emergencia sanitaria su comunidad se encuentra aislada en cada uno de los 20 resguardos que hay en Santa Marta, Ciénaga y Aracataca.

“Nadie está saliendo ni entrando por el momento, y seguiremos así hasta que se pueda minimizar la amenaza del contagio”, dijo el líder kogui.

Cuenta que su mayor preocupación es que las personas no tomen en serio la enfermedad y “permitan el ingreso de algún familiar a las zonas resguardadas”.

“Acá no tenemos elementos  de bioseguridad, no se tiene acceso a estos implementos”, manifestó.

Dijo desconocer los rituales que usarán los mamos en La Guajira para despedir al fallecido José de los Santos Sauna.

“Cada circunstancia es distinta. Los mamos habrán dado alguna dirección, pero yo la desconozco”, comentó.

El traslado

Antes del traslado de los restos de José de los Santos Sauna al territorio indígena, la Gobernación del Magdalena, en coordinación con el Ejército Nacional, brindó la asesoría logística y entregó las recomendaciones de bioseguridad a sus familiares, quienes solicitaron no cremarlo y que respetaran sus tradiciones.

El secretario de Salud del Magdalena,  Julio Salas, dijo que brindaron el apoyo para el manejo del féretro del cabildo gobernador indígena, garantizando todas las medidas de bioseguridad, el cumplimiento de los lineamientos del Ministerio de Salud para el manejo de cadáveres y la entrega de elementos de protección personal a los miembros del resguardo.

El proceso a la Sierra Nevada se coordinó con el Ejército Nacional.,

Los restos de Sauna fueron transportados en un helicóptero a través de la modalidad carga externa, o por canastilla externa, hasta el resguardo ubicado en el municipio de Dibulla, en La Guajira.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
José de los Santos Sauna fue educado bajo los códigos y normas ancestrales. Cortesía
Magdalena

La muerte de Sauna, un golpe al corazón de la Sierra Nevada

Líderes y organizaciones de distintos sectores destacaron el trabajo comprometido del Cabildo Gobernador kogui, fallecido por COVID-19.

La muerte de José de los Santos Sauna Limaco, ocurrida el jueves en Santa Marta a causa del coronavirus, ha sido para los indígenas de la Sierra Nevada “un duro golpe al corazón de la Madre Tierra”, pues para ellos este kogui, de 45 años, era un defensor en la lucha por la protección del ecosistema, defensa de los derechos humanos y respeto por las costumbres ancestrales.

Tras el deceso del Gobernador Cabildo del Resguardo kogui- malayo- arhuaco, decenas de voces destacaron el trabajo que cumplió en toda su vida.

Uno de ellos, el expresidente Juan Manuel Santos, escribió: “Fue un gran amigo durante muchos años, mi solidaridad para los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta en este día tan triste”.

El defensor del Pueblo, Carlos Negret, lo calificó como “un gran ser humano”, y recordó que en septiembre de 2017 recibió en el Parque Tayrona el bastón de mando que representa la autoridad de los grupos étnicos.

También elementos de protección como aseguranzas (pulseras en hilos de algodón) y tumas (piedras sagradas).

LOGROS. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, MAPP - OEA, destacó del líder kogui el impulso a procesos organizativos entre los cuatro pueblos, luchando para impedir el desarrollo de proyectos extractivos y preservar las tradiciones ancestrales de las comunidades. Coinciden en que uno de los mayores aportes fue la participación activa en la expedición del Decreto 1500 de 2018 sobre la llamada Línea Negra.

Esta decisión histórica redefinió el territorio ancestral de la Sierra como un espacio sagrado de ámbito tradicional, de especial protección, valor espiritual, cultural y ambiental.  También aportó al fortalecimiento de la Justicia Especial Indígena y la articulación con la Justicia Transicional, y varias veces participó como panelista en encuentros entre autoridades indígenas y funcionarios del Consejo Superior de la Judicatura, la Jurisdicción Especial para la Paz  y la Defensoría del Pueblo.

“Fue un defensor y educador en la cosmovisión y la justicia kogui, que se centra en la naturaleza”, precisa la MAPP-OEA.

También fue muy activo en los procesos por la sustitución de cultivos ilícitos, de la mano con el Gobierno nacional, y pionero del café orgánico kogui, un producto de exportación.

Junto a otras autoridades fundó el Consejo Territorial de Cabildos Indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Hansel Vásquez
Cesar

Indígenas de la Sierra Nevada buscan proteger su territorio sagrado

Arhuacos, wiwas, koguis y kankuamos comienzan en el Consejo de Estado la defensa de sus dominios ancestrales amenazados.

Los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta: kogui, arhuaco, wiwa y kankuamo, iniciaron la defensa de sus límites ancestrales ante el Consejo de Estado, para evitar la afectación de sus resguardos y territorios sagrados. Con lo que han llamado la Línea Negra, los nativos buscan poner freno al avance de obras y proyectos civiles que atentan contra su estabilidad cultural, ambiental y territorial.

 “Hoy radicamos una serie de acciones legales ante el Consejo de Estado para proteger y respaldar la legalidad del Decreto 1500 de 2018, que reconoce la Línea Negra (Séshizha), y que está bajo ataque por una demanda”, señalaron estas comunidades.

El miércoles el artista samario Carlos Vives se unió al clamor de las etnias al lanzar la campaña #1500Latidos, en atención al mencionado decreto.

La Organización Nacional Indígena de Colombia –ONIC– informó que existen más de 200 títulos y solicitudes mineras para desarrollar en el macizo.

Para las comunidades indígenas esta demanda, que busca la nulidad del Decreto, se encuentra en la Sección Primera del Consejo de Estado, y “ha utilizado una serie de mentiras y falsas interpretaciones sobre el alcance del mismo, para desnaturalizarlo y desconocer la lucha que los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada hemos adelantado durante más de 60 años para que la institucionalidad reconociera la importancia ancestral, cultural y ambiental de nuestro territorio.

En defensa de sus territorios presentaron un recurso dentro del proceso de nulidad para defender la medida.

Este Decreto –explican– se fundamenta a partir de los principios de Ley de Origen plasmados en su Documento Madre. A través de un verdadero proceso de consulta previa, los cuatro pueblos indígenas de la Sierra establecieron un diálogo con el Estado colombiano para que su cosmovisión sobre el macizo y la Línea Negra sea reconocida por la institucionalidad.

En compañía del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, el Ministerio de Cultura, el Ministerio del Interior, IGAC y miembros de los cuatro pueblos acordaron la redefinición del territorio ancestral en sus 348 sitios y espacios sagrados de la Línea Negra.

Advierten que el Decreto 1500/18 de Línea Negra, expedido en la presidencia de Juan Manuel Santos, busca la protección de su territorio ancestral y los espacios sagrados, así como garantizar el bienestar ecológico de la Sierra Nevada de Santa Marta, La Madre Mar y otros ecosistemas del mundo conectados a ella, para preservar la vida y contribuir a contrarrestar el  cambio climático.

 Para los indígenas cada día que pasa sin la implementación del Decreto, que consideran no ha tenido eco en el actual gobierno, el riesgo de la extinción de los sitios sagrados y sus ecosistemas asociados es mayor.

Los cuatro pueblos indígenas tienen el acompañamiento de organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos y de defensa por el ambiente. “Esta defensa es de todos, debemos defender el corazón del mundo”, dijo Jaime Luis Arias, secretario técnico del Consejo 

Territorial de Cabildos

Este reconocimiento, asegura, es un avance para el desarrollo del derecho al territorio y la protección de los espacios megadiversos que abundan en Colombia.

 “Hoy el corazón del mundo está llegando a un punto de no retorno, y si se acaba el territorio nos extinguimos como pueblos”, afirmó Gelver Zapata, coordinador en la Confederación Indígena Tayrona.

 Las comunidades nativas se refieren a esos territorios como la Línea Negra, y los definen como una especie de tejido físico y espiritual por medio del cual logran establecer conexión con la naturaleza.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Región Caribe

Liberan campesino desaparecido tras conflicto con indígenas en la Sierra

El hecho había sido denunciado durante el fin de semana por sus familiares.

El campesino Luifer  Altamiranda Ospino, de 28 años de edad, quien se encontraba desaparecido desde el pasado 26 de Junio luego de ser retenido por un grupo de indígenas wiwas de la Sierra Nevada de Santa Marta, apareció sano y salvo este martes en un sector aledaño al Naranjal, sur de la zona rural de  Riohacha, donde  en contra de su voluntad fue obligado a marchar al lado de los aborígenes.

El caso es que los indígenas mantienen una disputa por el asunto de tenencia de tierras que viene de varios años. Los indígenas dicen que el área en disputa les fue entregada por la Nación y la Gobernación, como un aporte para el saneamiento de su resguardo y los campesinos dicen que esa tierra no fue negociada y hace parte de una herencia entregada a un ciudadano de la región, tras la muerte  de su padre.

La tensión entre las dos partes ha sido más severa  al punto que han estado al borde del enfrentamiento.

Hace apenas cinco días los indígenas fueron hasta el sitio conocido como El Carmen donde capturaron a José Carlos Ibarra, a quien posteriormente entregaron al Ejército con un arma y fue allí cuando desapareció Luifer Altamiranda Ospino.

Este joven campesino  fue dejado libre tras la presión del Gaula Militar y el CTI de la Fiscalía que fueron a las estribaciones de la Sierra Nevada donde se desarrolla el conflicto.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
La Guajira

Enfrentamientos entre wiwas y campesinos por tierras en la Sierra Nevada

Hay un desaparecido tras una confrontación de los dos grupos.

Un hombre capturado y otro desaparecido deja hasta el momento un conflicto por la tenencia de tierras, entre indígenas de la etnia wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta y campesinos del mismo sector.

El territorio en disputa está en las veredas El Naranjal y El Carmen, estribaciones de la Sierra en el sur de Riohacha donde hay una familia de campesinos que estaba trabajando en la parcela y según la denuncia presentada a las autoridades, hasta su rancho se presentó una comisión de indígenas que los amenazó y les dio un plazo de dos horas para que recogieran sus bienes y se mancharan de la finca.

Los líderes del grupo de aborígenes sostienen que ese territorio hace parte de una compra hecha por la nación y la gobernación y les fue entregada para el saneamiento de su resguardo.

Entretanto los campesinos afectados dicen que esa finca es de un ciudadano que la recibió en herencia de su padre y llevan cerca de 12 años trabajando allí.

La versión de los residentes actuales

Según las declaraciones entregadas por Karen Ibarra al diario digital Pulso Caribe, los wiwas con armas largas atacaron a sus familiares, Luis Fernando Altamiranda Ospino, y José Carlos Ibarra, a este último lo capturaron, mientras que el otro se encuentra desaparecido, sin que nadie responda por su paradero.

La mujer reveló que para amparar la captura, al joven le pusieron armas que no eran de su propiedad y luego llamaron al Ejército a quien lo entregaron para que lo judicializara.

La versión de los wiwas

Fabio Montero, es el Gobernador de la comunidad wiwa para Magdalena y La Guajira y reconoce que tras la penetración inconsulta de los campesinos a su territorio y la desatención que han venido haciendo a los llamados para que abandonen el territorio, reconoce que el pasado 23 de junio, fue capturado un joven que había ingresado ilegalmente. Dijo que tras la retención el hombre fue entregado a una patrulla del Ejército que estaba en la zona.

“Solo nos entregaron un capturado”

El comandante del Batallón Cartagena que tiene jurisdicción sobre la zona en disputa, teniente coronel Wilson Miguel Cardozo, sostuvo que ellos recibieron de manos de los indígenas un solo hombre y con este cumplieron el protocolo que indica que debía ser puesto a disposición de la Fiscalía. “Nuestros hombres llevaron el capturado hasta la Fiscalía de Riohacha y fue dejado a disposición del funcionario que estaba en turno, lo que nos informaron fue que la consideración de las autoridades judiciales fue la de dejar en libertad al detenido, pero eso ya no era de nuestro resorte”, dice el oficial del Ejército.

El militar indicó que al tener información sobre la desaparición del campesino y las denuncias que se han formulado por sus familiares, se dispuso de un grupo especial del Gaula el cual en la actualidad se encuentra en este sector de la Sierra Nevada haciendo las verificaciones del caso, para lograr ubicar al hombre desaparecido.

Cabe destacar que El Naranjal y las zonas vecinas fueron escenarios de violencia con homicidios a los nativos wiwas por parte de los actores de la violencia de ese momento que fueron identificados como reductos de paramilitares que acabaron con la vida de hombres y mujeres y otros fueron desaparecidos hace cerca de quince años.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Viaje a las entrañas de la Sierra

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
El Heraldo
Hansel Vásquez
Magdalena

Anuncian cumbre mundial en favor de la Sierra Nevada

Conferencia se llevará a cabo a inicio de mayo con la participación de expertos y altas autoridades de la ONU en materia de temas indígenas.

Una conferencia internacional denominada ‘S.O.S por la Sierra Nevada de Santa Marta’ se llevará a cabo en la capital del Magdalena, entre el 7 y 8 de mayo, con el fin de que la Unesco pueda declarar la montaña como Patrimonio Inmaterial y Natural de la humanidad.

El anuncio fue realizado por el secretario del Interior del Magdalena, José Humberto Torres luego de finalizar una reunión con el defensor del Pueblo, Carlos Negret, Sandra Vallejo, secretaria de Seguridad y Convivencia de Santa Marta y miembros de la fuerza pública.

“La cumbre tiene como finalidad mostrar al mundo l situación ambiental qué hay en la Sierra y como el turismo ha afectado la montaña. Estarán invitados expertos y altas autoridades de la ONU en materia de temas indígenas y la participación de ellos, por supuesto”, señaló Humberto Torres.

El funcionario departamental señaló que ha sostenido “varios encuentros” con los gobernadores de los cuatro cabildos indígenas de la Sierra, para “avanzar” en estrategias en favor de la montaña.

El defensor Negret señaló que el anuncio nació de “la preocupación” que tiene todo el país para convertir la Sierra Nevada en un tema icono en asuntos ambientales.

“Será un evento importante donde se podrá debatir y poner en la palestra los graves problemas de la Sierra Nevada. Eso supone un buen clima para trabajar en favor de la montaña de la mano de la gobernación del Magdalena y del Distrito de Santa Marta”, dijo el defensor del Pueblo.

El encuentro se dio, luego de que una misión de la Defensoría del Pueblo visitara, durante cinco días, los pueblos indígenas de la Sierra Nevada para recoger sus necesidades y expresarlas al gobierno Nacional.

En el encuentro también estuvo el general Gerardo Melo Barrera, comandante de la primera división del Ejército, quien señaló que “se ha reforzado los dispositivos de seguridad” en conjunto con la Fiscalía para investigar quién son los actores que delinquen en la Sierra.

“Se sabe que hay un grupo delincuencial armado que opera en la zona son ‘Los Pachencas’. A la fecha llevamos 16 capturas de integrantes de esta estructura”, manifestó el alto uniformado.

A su turno, Sandra Vallejo, secretaria de Seguridad y Convivencia de Santa Marta, manifestó que desde la alcaldía que busca “respetar” a los indígenas tratando de que el turismo no los afecte.

“Los mismos indígenas nos pidieron el cierre del Tayrona por un mes y así se ha cumplido. Buscaremos acuerdos para determinar cuáles son los espacios en los que no se debe dar e entrada a los turistas. Habrá una gran participación de los involucrados para definir esas zonas de resguardo”, expresó Vallejo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Hansel Vásquez
El Dominical

Turismo y evangelización, las inquietudes de los koguis

La comunidad manifestó a la misión de la Defensoría su preocupación por una nueva ola de violencia, la aparición de los turistas y la pérdida de su cultura.   

Debajo de un palo de algarrobo, autoridades de los diferentes asentamientos del pueblo kogui en la Sierra Nevada anuncian los temas que le harán llegar a la misión de la Defensoría del Pueblo. La reunión es cómo una especie de concejo. Varios de los líderes y autoridades intervienen. Hablan en su lengua, sonríen, mueven las manos. Todo ocurre delante de la misión y del defensor del Pueblo, Carlos Negret

El encuentro, en su lengua, demora casi 10 minutos y Silvestre Gil, quien estaba presente en la reunión se prepara para traducir o hacerle llegar los mensajes a Negret. Los puntos los discutieron la noche anterior hasta las 2:00 de la madrugada.

«El turismo es algo que necesita ser regulado. Hay quienes dicen ser turistas y son grupos ilegales que se quieren adueñar en la Sierra y se convierten en un peligro latente porque quieren pasar por encima de la autoridad», dice Silvestre, un hombre un poco robusto, blanco de 34 años.

Resalta el indígena que la paz los ha acompañado desde hace algunos años, pero pone de relieve que en los últimos años «los turistas» han llegado para «violentar» su cultura y señala que la Sierra ha sido víctima, a lo largo de la historia de las siete plagas, haciendo referencia  a la llegada de Colón, las Farc, los paramilitares, marihuana, coca, evangélicos y turistas.

«Hay incumplimientos por parte de Parques Nacionales al dejar entrar a los visitantes hasta los sitios sagrados que tenemos. Ellos saben lo importante que eso para nosotros», dice.

Juan José Nolavita interviene. Es una autoridad de San Antonio y señala que el tema de los turistas  es algo que se tiene que controlar con la ayuda de todos «con urgencia».

«Los turistas llegan y dejan basuras en los ríos y a lo largo del camino. Eso nos afecta ambientalmente, no solo porque contaminan la Sierra, sino porque irrespeta a los espíritus de la montaña», señala Nulavita.

Silvestre retoma la palabra y añade que megaproyectos, que se llevan a cabo en las ciudades al pie de la montaña, están «afectando» el equilibrio ambiental de la Sierra.

«Los picos están desapareciendo y eso hace que el nivel de los ríos bajen. La tala de los árboles también fomentan a que el suelo se erosione y se vaya volviendo no apto para la siembra, que es de lo que nosotros vivimos», apunta.

De momento, todos hacen silencio. Llega el mamo Zaleh Nulavita y todos lo saludan. En medio de la conversación, el mamo mayor pide a los miembros de la misión ver el dron que será usado en horas de la tarde en una actividad preparada por la misión.

El defensor del Pueblo, Carlos Negret solicita a su equipo encender el artefacto con cuidado, para que los presentes lo puedan observar. El dron se enciende ante la mira de casi 100 hombres pertenecientes a la comunidad kogui. El objeto se eleva y los asistentes se ríen, otros miran sorprendidos el aparato.

Posteriormente, el objeto se baja ante los pies del mamo Zaleh, este lo repara fijamente con la mirada y es retirado de su presencia. Las autoridades dan permiso para sobrevolar y hacer registro en la Sierra.

La reunión de las peticiones se retoma. Silvestre denuncia que el mestizaje y la evangelización es algo que también los está preocupando.

«Llegan nuevas comunidades al pie de la Sierra y comienzan a llevarse a los indígenas. Ya no hay hombres que tienen el poporo y visten de civil, eso está haciendo que se pierda la cultura», explica Gil.

En efecto, en comunidades como Palmor y sus veredas hay un auge de iglesias cristianas. «En casa cuadra hay una. Son libres también, pero deben respetar. Ya mucho nos ha tocado pagar a lo largo de la historia», enfatiza.

Otro problema que expone el hombre es que el gobierno Nacional, a través del Ministerio de Interior encabezado por Alicia Arango Olmos, está permitiendo la creación de una organización dentro del asentamiento con algunos miembros disidentes de los kogui para representarlos antes las autoridades.

«Ese reconocimiento se quiere dar por el desconocimiento de nuestra realidad. No deben permitir que nos dividan así. Somos un pueblo ancestral con nuestra cultura, con nuestra forma de cuidar la Sierra», explica.

En efecto, el pasado 20 de febrero la ministra de Interior emitió el decreto 252 que permite a las asociaciones indígenas celebrar contratos de manera directa con las entidades estatales.Dice Gil que ese reconocimiento se da por intereses de corporaciones que quieren «explotar la Sierra» de todas las formas posibles.

El defensor escucha atentamente, toma notas en una libreta de rayas. Le toca intervenir. El funcionario les da la razón a las autoridades al indicar que «la Sierra es de los indígenas y son espacios que hay que respetar».

«Todas estas peticiones se las llevaremos al Gobierno Nacional y la discutiremos. Nos toca un trabajo duro e intentaremos hablar con los operadores de la mejor manera. Esas malas energías, no consultadas con ustedes, debemos tratarlas», prometió el defensor.

En medio del acto, el defensor devolvió al mamo Zaleh unas piedras que habían sido usadas para la realización de collares. «Esto es de ustedes. Está de regreso a sus manos», apunta Negret.

Esos objetos, según los mamos, fueron «arrancados» y muchas veces dificultaban la comunicación con los guías espirituales.  En el encuentro, la misión dio como ofrenda a los mamos tres hilos de lana, tres paquetes de algodón y un saco de caracuchas (conchas de mar que es usada en el poporo).

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

El Heraldo
Hansel Vásquez
El Dominical

Una casa ‹que se conecta› con la naturaleza

La ‹Juw› se construye de barro, piedras y palos. 

Manuela, con timidez, está parada en la puerta de su choza. La acompañan su hija y su pequeño nieto. «Nosotras estamos en la casa y los hombres salen a cultivar», dice la mujer.

La ‹juw› está a la entrada de las aldeas, llamadas por los kogui como kuibolos. La edificación es circular, como de tres metros de diámetro y está construida de piedras, barro y palos.

El techo de la choza o del ‹juw› (en nombre kogui) está hecha de hojas de palma como de 7 metros de altura. En la parte superior de la casa tiene dos puntas que representan las antenas de un escarabajo y son utilizadas para comunicarse con la naturaleza.

Entre el techo y las paredes hay una pequeña abertura que permite la circulación del aire y la salida del humo de la cocina. En ese mismo espacio hay como una especie de repisas donde ponen objetos.

La casa no tiene división. Es un grande salón donde está todo agrupado y sirve para todas las funciones.

«Cocinamos acá adentro con leña. Es una tradición. Solo se cocina fuera de la casa cuando hay eventos especiales o alguna actividad», señala Manuela, en un mediano español.

De noche, la casa es alumbrada por el mismo fuego de la cocina y sus habitantes se acomodan alrededor, para comer, hablar y esperar la hora de dormir.

Una familia completa (de 10 personas) puede habitar la choza. «Acá vivimos todos. Nos cuidamos, preparamos los alimentos y tenemos todas nuestras pertenencias», afirma la mujer.

La ‹juw› de Manuela está a dos casas de la ‹nuhue› (una cabaña grande donde solo se permiten la entrada de los hombres). En ese recinto se discuten situaciones de la vida cotidiana de los kogui.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Páginas

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.