Especiales | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí

Adaptación y fortaleza ciudadana.


Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp


Las crisis no siempre sacan lo peor de la gente: También son una oportunidad para crecer y salir más fuertes.

Desde el pasado 24 de marzo, Barranquilla, como todo el país, se encuentra en aislamiento preventivo por un lapso de 19 días debido al brote del COVID-19, lo que significa cierre de fronteras, suspensión de vuelos nacionales e internacionales, restricción del libre tránsito de los ciudadanos, entre otras medidas para evitar que el virus se propague.

Por esta razón, se cancelaron las actividades públicas, así como las clases en colegios y universidades y muchas empresas optaron por el teletrabajo para así reducir los contagios por el coronavirus.

Sin embargo, en los hogares de Barranquilla nos encontramos con diversos tipos de personas que pueden padecer estrés y ansiedad. Por este motivo la doctora en psicología de la Universidad del Norte, Olga Hoyos, da algunos consejos para que los ciudadanos puedan sobrellevar la cuarentena y el aislamiento social. La fortaleza es necesaria en estos tiempos que se están viviendo por el coronavirus. Estas son sus recomendaciones:

  • Es importante tener en cuenta lo que aprendemos de la psicología y de lo que nos dicen con relación a las consecuencias frente a situaciones como esta. También está la experiencia y los resultados de investigación en otros países frente a otras pandemias. En este sentido es indiscutible que hay que abordar los problemas de salud mental que se pueden generar en este tipo de cuarentena.
  • Creo que es necesario que podamos dar un espacio a reconocer que durante este tiempo van a ser muchos y distintos los sentimientos y emociones que se experimenten, más allá de que en este periodo exige unas posibilidades de cambio de hacer las cosas de manera diferente, del encuentro con la familia, de valorar las cosas más importantes.
  • También hay que tener claro que la manera en que se vivirán estos días va a depender la historia individual de cada persona. En este sentido debemos dar un espacio a reconocer que habrá cosas que no serán buenas durante la cuarentena, vamos a sentir muchas cosas que pueden generar sentimientos negativos y eso también se vale.
  • El miedo y la ansiedad van a estar presentes son emociones que se activan en situaciones de peligro y son motores para iniciar acciones para protegernos. Es necesario que podamos abordarlos, el miedo o la ansiedad excesiva nos va a llevar a una parálisis o desencadenar comportamientos o acciones dañinas para nosotros o para los demás. Por eso se vale sentir miedo y ansiedad.
  • De igual manera, es importante que, así como se emprenden acciones para la atención de la salud física de los pacientes afectados y poder dar continuidad a la atención de quien lo vaya a necesitar, es necesario empezar a trabajar en la atención a la salud mental de la población. Esto exige que haya una comunicación transparente basada en evidencia científica evitando tintes políticos, sesgos de cualquier tipo y favoreciendo una información clara y transparente, que la persona pueda manejar y pueda entender lo que está ocurriendo.
  • Lo ideal es que la información no sea general, que sea una información que tenga mensajes particulares de acuerdo con los grupos culturales, cada persona va a entender el mensaje relacionada con su contexto, a su historia, a su formación, por lo tanto, debemos procurar que llegue de manera clara a todos los sectores.
  • Con relación a esto, el hecho de que algunos en nuestra sociedad persisten en las reuniones, fiestas o celebraciones, está indicando que el mensaje no está llegando de manera adecuada, por lo tanto, se requieren esfuerzos adicionales para que la población pueda comprender. No siempre se trata de que la gente no tenga ganas, no sea responsable o tenga falta de solidaridad, puede estar ocurriendo que no se está entendiendo el mensaje, de modo que es bueno pensar en cómo traducimos ese mensaje, hay que pensar en cómo hacemos ese mensaje de manera muy particular teniendo en cuenta la idiosincrasia. La cultura del ‘cógela suave’ a veces hace que tergiversemos y minimicemos situaciones apremiantes cómo esta.
  • Esta información transparente va a minimizar en alguna medida los sentimientos de paranoia que también van a estar presentes. El miedo y la paranoia son una mezcla que genera unas reacciones importantes y peligrosas para el cuidado, tanto para nuestra propia salud, como la de los demás.
  • En la cuarentena vamos a tener diferentes dificultades y vale la pena tenerlas presentes. Distintos estudios han señalado por situaciones similares en otros contextos que los tiempos de cuarentenas pueden generar sensaciones de miedo, frustración, enojo y a mediano y a largo plazo situaciones postraumáticas, teniendo en cuenta ese conocimiento tenemos que prepararnos para atender en salud mental a nuestra población.
  • En el Colegio Colombiano de Psicología y en las universidades, se generan distintas acciones dirigidas para apoyar a la población y brindarle un acompañamiento durante este tiempo. Es importante que las instancias gubernamentales estén presentes y faciliten el trabajo de quienes puedan apoyar en este momento.
  • Los problemas de salud mental exacerban en alguna medida problemas físicos, por tanto, el abordaje temprano que hagamos de las consecuencias de salud mental generadas por el COVID- 19 va a ser importante para minimizar enfermedades físicas que pueden ser fatales para muchas personas.
  • Se ha dicho que las redes sociales pueden ser útiles, pero cuando se recargan de información de toda índole que no siempre es clara, es confusa y genera sesgos en su análisis contraproducente. Por eso es importante empezar a identificar cuáles fuentes nos está ofreciendo información real, verídica y confiable para minimizar el exceso de la información que estamos manejando.
  • En situaciones como esta es común la sensación de falta de control, la impotencia, la incertidumbre, cuando esto se da el estrés aumenta, por ello es importante tener una red de apoyo social. Si el exceso de información te está haciendo daño evita estarla consumiendo y realiza otra actividad: escuchar música, ver una película, leer un libro, una actividad que te resulte placentera y te permita tomar distancia de lo que te está generando estrés.
  • Se ha planteado que organizar una rutina es un punto que ayuda a manejar los tiempos y la vida durante la cuarentena. La mayoría de la población se ha visto abocada al teletrabajo, enfrentándose a unas situaciones en la cuales hay una sobrecarga, porque en el mismo espacio y de manera simultánea se están dando demandas que en otros momentos no se tenían de esa manera, porque la persona salía del trabajo y durante ese tiempo de alguna manera no se ocupaba de las situaciones que se daban en la casa, pero hoy día están ocupándose de los hijos y de las demandas que exige el cuidado del hogar.
  • En ese sentido es importante pensar no solo en que es una oportunidad para consolidar las relaciones, para acercamiento familiar, sino también es importante dar espacio y voz a aquellos que necesitan apoyo porque la convivencia no es fácil, el estado debe generar unas líneas que puedan consultar de manera fácil, rápida, confiable y que brinde seguridad a las personas que están expuestas a situaciones de maltrato por la cuarentena por el permanente encuentro.
  • El llamado a la solidaridad es necesario, pero tiene que ser súper intencional porque dado que surge el miedo una de las primeras reacciones es a protegernos y a protegernos de los demás, y a veces eso en vez de afianzar la solidaridad genera distancia y exacerba otro tipo de situaciones. No debemos favorecer mensajes o actitudes que marginen a las personas que están contagiadas, es contraproducente porque exacerba el odio y el rechazo social.