“La literatura le enseña al periodismo el cuidado del len ...

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Incendios en la cuenca amazónica de Brasil.
00:00

Por su parte, las Fuerzas Armadas de Brasil iniciaron este...

Una habitante de Leña  recoge agua que recolecta en una alberca de su vivienda.
00:00

Según la Encuesta de Calidad de vida del Dane, en el...

00:00

Treinta y cuatro candidatos están en el partidor para...

Aspecto del debate en la Comisión Primera de la Cámara  sobre el proyecto de cadena perpetua.
00:00

EL HERALDO consultó con los sectores a favor y en contra en...

Un hombre apunta con una arma.
00:00

Los 55 homicidios registrados este año frente a los 48 de...

Mujeres de la comunidad Kepischon, en Uribia, cargan a una bebé durante una jornada de la Unicef y el Bienestar Familiar.
00:00

La Unicef y el Bienestar Familiar aplican desde hace un año...

Julio Avelino Comesaña.
00:00

El DT Julio Avelino Comesaña no quedó satisfecho con...

Hernández tratando de juntarse con Teófilo.
00:00

El volante antioqueño lamentó y analizó la derrota ante el...

Vista aérea de las áreas quemadas de la selva amazónica, cerca de Boca do Acre, estado de Amazonas, Brasil.
00:00

El Río Amazonas y sus afluentes irrigan un área de 5,5...

Una mujer observa el interior de una nevera en venta en un almacén en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

Expertos coinciden en que las diferentes administraciones...

“La literatura le enseña al periodismo el cuidado del lenguaje”: Santiago Gamboa

El escritor colombiano dialogó con los periodistas de EL HERALDO sobre su obra y experiencia periodística.

Josefina Villareal
Josefina Villareal
Grupo de periodistas de esta casa editorial compartiendo con el escritor colombiano Santiago Gamboa. Josefina Villareal
Por: Estefanía Fajardo De la Espriella @Estefaniafd

El escritor colombiano dialogó con los periodistas de EL HERALDO sobre su obra y experiencia periodística.

“Es importante terminar lo que se comienza”, fue la primera y más destacada lección que le dejó el periodismo al escritor colombiano Santiago Gamboa, la misma que ha cumplido con rigurosidad durante los años que lleva dedicado a la escritura. 

Él, oriundo de Bogotá, llegó a Barranquilla a hablar con los periodistas de la Casa Editorial EL HERALDO para compartir sus experiencias desde el ámbito literario y periodístico, así como la línea en la que ambas profesiones convergen. 

En un diálogo de cerca de dos horas, el escritor habló del proceso creativo de sus textos, acompañando su relato con anécdotas que fueron definitivas en la construcción de historias, como en su novela negra Perder es cuestión de método. 

Gamboa explicó cómo en el inicio de su carrera la realización de perfiles periodísticos de políticos, cantantes y artistas le permitieron hacer una construcción más sólida de cada uno de sus personajes en toda su obra literaria.

Con una sala de redacción de fondo, escenario que afirmó disfrutar desde siempre, se declaró un “enamorado” del periodismo, profesión a la que llegó para subsistir en París, cuando solo tenía 19 años. Inicialmente lo contrató la Agencia France Presse por recomendación del escritor peruano Julio Ramón Ribeyro. De ahí pasó a Radio Francia Internacional y posteriormente a ser corresponsal del periódico El Tiempo, donde cubrió de cerca el conflicto de Sarajevo. De ahí partieron varias historias de esos días de corresponsal de guerra.

“París es la ciudad en la que me hice adulto, me hice escritor. Es el centro de todo lo que fue mi vida intelectual. Soy formado en el pensamiento francés, en la literatura francesa, el lugar donde empecé a hacer periodismo y comenzó mi pasión por el periodismo. Es el lugar donde nació mi hijo. Es una ciudad fundamental y lo seguirá siendo, voy como mínimo dos veces al año”, confesó. 

Bogotá, la urbe sudamericana donde era “extremadamente tímido”, se convirtió en el lienzo que con palabras dibujó en sus primeras novelas. 

“En esa época Bogotá tenía pocas referencias literarias. Una ciudad que yo recuerdo fría, gente vestida de oscuro, más bien malgeniada. La Bogotá de mi infancia no era como la de hoy, que la han convertido en una ciudad más alegre. Todo el mundo era serio y ahora es muy distinta, caótica. Fascinante por muchas cosas y terrible por otras”. 

En su conversación con los periodistas contó que la crítica es una “herida de guerra” y que no hay un lineamiento para establecer o calificar una obra como buena o mala. 

En últimas “la literatura es un mundo carente de reglas”, señaló.

Así, a partir de la lectura y discusión de una de sus obras, Gamboa se acercó con el recurso de la palabra a los reporteros presentes, que a diario hacen uso de ella para contar lo que sucede día a día.

Con Gabo

El escritor bogotano recordó su amistad con Gabriel García Márquez, la historia de cómo él lo apoyó para ser diplomático y la noche que, en medio de una cena en España, una joven se acercó a saludar al  Nobel colombiano. 

Recordó que al llegar a la mesa la mujer le pidió un autógrafo, a lo que García Márquez respondió que solo lo hacía en libros. Ella, con toda la honestidad del momento, le contó que estaba allí con su novio, que al día siguiente sería su esposo. Ambos se encontraban en ese restaurante de un hotel como parte de un regalo. 

“Él llamó a un empleado del restaurante y le pidió que subiera a su habitación, tomara un libro naranja y se lo bajara. Al llegar a la mesa le entregó Cien años de soledad. Luego, Gabo pidió que llamaran a la joven y le aseguró que el problema ya estaba resuelto, pero que además llamara a su novio”, aquella firma que relata Gamboa, iba acompañada del mensaje en el que se leía: “su primer regalo de bodas”. 

Otro mencionado en sus historias fue Roberto Bolaño, a quien empezó a leer en el 97 y lo conoció en el 99. “Lo quise muchísimo y fue uno de los amigos que más me ha influenciado”, confesó. “Siempre le admiré esa hiperseguridad en su talento, cosa que yo no he tenido”, dijo.

“Él estaba completamente seguro que su literatura tenía el sello de aquella que va a trascender. Murió antes de su gran éxito, pero alcanzó a verlo venir. Su literatura es muy importante porque une la generación del Boom Latinoamericano con la mía, es donde tienen los jóvenes una gran importancia”. 

Crónica y novela

 El análisis de sus personajes por parte de los periodistas llevó a la pregunta de aquél doble sufrimiento que normalmente se ve reflejado en las páginas. Personajes comunes, creados a partir de personas conocidas y situaciones vividas, y cómo a través de los diferentes dramas buscaba un refugio. 

“Consiste en imaginar y darle vida a una persona. Para hacer eso conviene haber hecho perfiles de personas ya reales. Eso te enseña cómo crear una persona creíble”, respondió. 

Agregó que la literatura tiene un problema que no tiene el periodismo: “todo debe ser creíble”. “En el periodismo, en cambio, lo que se lee en el periódico la gente lo cree, eso no es un problema de la escritura periodística”. 

La crónica y la novela, que por mucho tiempo se han visto lejanos el uno del otro, para Gamboa son dos géneros muy cercanos casi que literarios. “La realidad tiene que ser respetada, pero el trabajo de una crónica buena es muy parecido al de una novela. La academia sueca ya le dio el premio de literatura a la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich por sus crónicas.

Cuando eso sucede está reconociendo que es un género literario”.

Así como el periodismo enseña al escritor a terminar y escribir pensando en el tiempo, considera que la literatura le enseña al periodismo el cuidado del lenguaje, la palabra correcta. 

“Las palabras adquieren un brillo que no tenían antes. El periodista que logra escribir una crónica con toda la fuerza, intensidad y talento literario se destaca. Ese es Alberto Salcedo Ramos, Martín Caparrós, Juan Villoro, Leila Guerriero, grandes autores de crónicas que brillan porque escriben sus libros de crónicas como si fueran novelas, con todo el cuidado literario”.

Ahora, décadas después de haber partido de Bogotá, de llegar a París y lavar platos, cuidar niños y vivir de cerca con inmigrantes, cree que miraría a los ojos a ese Santiago que llegó a la Ciudad Luz sin haber escrito nada, pero con hambre de mucho. 

“Más que darle consejos yo lo miraría a los ojos y le preguntaría ¿qué opinas de mí?, ¿te he traicionado?, ¿respetas lo que he hecho? Más que un consejo quisiera que me juzgara… y me moriría de miedo”.  

Para Gamboa la vida consiste en vivir las cosas de manera intensa, y la literatura es una manera de vivir intensamente. “Ese joven no sé qué pensará hoy de mí, pero a veces creo que a pesar de que lo pasaba muy mal y vivía cosas terribles lo extraño y lo envidio. Esa fuerza y libertad, resistir esas cosas tan terribles que pasaba”, dijo. 

Resaltó que no ha dejado a medias casi nada, un elemento adquirido del periodismo, la herencia que le dejó ese mundo. “De hecho no tengo proyectos inacabados, cuando termino de escribir algo tengo que arrancar de la nada”.

Su mensaje final a los reporteros asistentes a la charla fue el de no temer a unir la literatura con la crónica, encontrar en las palabras el brillo necesario, pero también “buscar la realidad, leer a los mejores, establecer los perfiles” y así, dar rienda suelta a la creatividad periodística.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Entretenimien...
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí