Descripcion de la foto
Por: Keryl Brodmeier

En La Arenosa,‘Vida hay una sola’

La canción producida por Iván Benavides junto a Juventino Ojito y la interpretación de Linica, busca promover a Barranquilla como destino turístico. La iniciativa del proyecto fue de ProColombia.

“Porque en Barranquilla te pongo a gozar, vida hay una sola para el Carnaval”, reza un alegre verso que retrata mucho del sentir currambero. Escondida en esas líneas sale a relucir una invitación sugerente que anima al visitante a comprar un tiquete y hacer un periplo por la ‘Puerta de Oro de Colombia, capital de la alegría’.

Vida hay una Sola, es el nombre de una canción producida por Iván Benavides en colaboración con Juventino Ojito, que fue estrenada este mes por Marca Colombia con el fin de darle un espaldarazo al turismo en la ciudad.

La cantante Lina Rodríguez, conocida en el mundo artístico como Linica fue la voz protagonista de este proyecto. Esta“hija adoptiva de Barranquilla”, llegó a la ciudad hace siete años de su natal Aguachica para dejarse seducir por ese “encanto” de esta ciudad Caribe, agregó.

“Le puse mi esencia con mi interpretación”, describió la artista que se mostró feliz por haber hecho parte de la campaña ‘Colombia tierra de la Sabrosura’ de ProColombia, en la que artistas de diferentes géneros como Sebastian Yatra, Maía, Herencia de Timbiquí, Piso 21, Martina La Peligrosa, entre otros, se sumaron a mostrar lo más emblemático de sus ciudades y regiones en 11 videos musicales.

“Nos reunimos con el director artístico del proyecto, el maestro Iván Benavides, y el equipo de producción que siempre me acompaña en Barranquilla y ABC Records. Él ya me había adelantado detalles de cómo quería que concibiéramos el tema. Le presenté una idea, la aprobó y nos pusimos manos a la obra. Trabajamos durante cuatro días en la grabación de la orquesta y la voz de Linica. El proceso de mezcla y masterización fue realizado en Bogotá”, explicó Juventino, líder de la orquesta de música del Caribe colombiano Juventino Ojito y su Son Mocaná.