Descripcion de la foto
Por: Keryl Brodmeier

El cierre centroamericano y su fiesta ‘silvestrista’

Llovieron los elogios a Barranquilla y a la organización de las justas en el cierre de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

“¡Se sobró Curramba se sobró”!, está exclamación que asistentes a la clausura de los Juegos Centroamericanos y del Caribe gritaron al unísono resumió lo que fue el espectáculo final de las competencias deportivas con sede en Barranquilla.

Las luces, juegos artificiales, apoyo en imágenes y vídeos, efectos especiales y demás recursos de la producción mostraron una vez más un show de altísima tecnología que cerró el capítulo de los Centroamericanos en la ciudad como empezaron, por todo lo alto. 

Garabatos, marimondas, monocucos, negros cimarrones, negritas puloy, cumbia entre otras expresiones que abundan en las fiestas barranquilleras desfilaron haciendo una semblanza de la Batalla de Flores que tuvo como escenario el gramado del Estadio Metropolitano Roberto Meléndez. 

En cabeza de la reina del Carnaval, Valeria Abuchaibe Rosales, la música y las expresiones propias del folclor del Carnaval se mostraron ante las delegaciones deportivas, autoridades y los miles de espectadores que desde las tribunas observaron el evento. 

“La clausura estuvo a la altura de la inauguración. El espectáculo fue más sencillo pero emocionante porque fue una fiel expresión del sentir Caribe”, expresó María González, que asistió al show de apertura y cierre de los Juegos. 

Otros espectadores destacaron la puntualidad y en orden al ingresar al estadio. 

“Al llegar las 8 de la noche  ya estaban proyectándose los videos de lo que fueron  las competencias, hubo mucho orden a la entrada y el evento estuvo muy bonito y asequible. Ojalá seamos sede de próximos juegos, esto fue maravilloso”,  dijo Luis Carlos Bermúdez  al término de la clausura.