El titulo es:Vuelve y juega con el Amira

Últimas noticias

Fachada de las oficinas de Electricaribe, ubicadas en el norte de Barranquilla.
00:35

El Gobierno propuso un capítulo especial dentro del PND,...

La valla del partido Centro Democrático.
00:14

“Víctimas: No JEP/Victimarios: JEP”, se lee en la del CD....

Antes de la práctica, los 23 jugadores y Queiroz posaron para el lente de la FCF.
00:10

El extremo del Junior podría ser una de las novedades en el...

Aspecto de las audiencias preliminares contra Brayan Rivera Hernández.
00:10

Brayan Rivera Hernández, capturado el domingo en la mañana...

Un barco transporta una plataforma exploratoria costa afuera.
00:06

El presidente de la ANH dice que la Costa Caribe recibirá...

Armando José Figueroa Moreno.
00:06

A sus 82 años, Armando José Figueroa aún sigue teniendo...

00:05

Investigaciones, acuerdos globales y metas nacionales hacen...

Gafur Rakhimov anunció el viernes su dimisión como presidente de la AIBA.
00:05

El polémico empresario uzbeco Gafur Rahimov dimitió como...

Yerry Mina ante Japón.
00:05

El central espera que la Amarilla vuelva a verse compacta...

A partir de los 20 años, las personas empiezan a perder coenzima Q10 y colágeno, esto repercute en el área del párpado inferior.
00:05

La pigmentación oscura alrededor de los ojos es ocasionada...

Editoriales
Actualizado hace 13 dias

Vuelve y juega con el Amira

El Banco de la República está manejando unas fechas bien distintas –y más lejanas en el tiempo– a las que asume el Distrito para el proyecto del teatro Amira. Expertos cuestionan los plazos que plantea el Emisor.

 Vuelve y juega. Cuando creíamos que ya había claridad sobre el proceso de reconstrucción o rehabilitación del teatro Amira de la Rosa, resulta que el Banco de la República está manejando unas fechas bien distintas –y más lejanas en el tiempo– a las que asumen en su agenda las autoridades de Barranquilla.

En respuesta a un cuestionario que le envió EL HERALDO, el Emisor señaló días atrás que, en el segundo semestre del presente año, comenzará el desarrollo de los diseños del teatro. Añadió que el tiempo estimado para esta fase es de 18 meses, al cabo de los cuales radicará el proyecto definitivo en el Ministerio de Cultura, entidad responsable de la validación del proyecto por tratarse de un bien de interés patrimonial.

Es decir, que el registro en el Ministerio se produciría entre el primero de enero y el 31 de julio de 2021, dependiendo de cuándo se inicie la fase de preparación de los diseños. El Distrito de Barranquilla tenía entendido que dicha radicación se produciría en julio próximo, es decir, al menos 18 meses antes del plazo que baraja Banrepública.

Por si no bastara con este desfase de calendarios, el Emisor eludió en su respuesta comprometerse con un calendario tentativo para la entrega de la obra, cosa que sorprende en una institución habituada a predecir algo mucho más complejo y volátil que la ejecución de un proyecto arquitectónico, como lo es el comportamiento de la economía nacional.

Entendemos que no es sencillo establecer una fecha fija para el final de la obra, pues dependerá de factores como los repartos que pueda poner Mincultura al proyecto o la agilidad con que se tramite la licencia de construcción. Pero en cualquier caso sería importante conocer cuál es el cálculo que hace el Banco, para tener unos tiempos de referencia.

En un informe que publicamos en nuestra edición de hoy, expertos consultados consideran  demasiado largos los plazos manejados por el Emisor para el desarrollo de los diseños. Y los atribuyen no a razones técnicas, sino a que el proyecto no cuenta con la debida financiación o a la lentitud de la maquinaria burocrática. ¿Están en lo cierto? Sería pertinente que el Banco se pronunciara al respecto.

Así están las cosas con el principal escenario cultural con que cuenta la ciudad y que permanece cerrado desde hace más de dos años tras la detección de fallas en su estructura.

Y así seguirán las cosas, a menos que nuestros líderes administrativos, políticos, empresariales y culturales actúen y hablen con una sola voz ante las autoridades e instituciones centrales. Para ello, por supuesto, nos tiene que importar la cultura.

Imagen de sandra.carrillo
Ya soy suscriptor web