El titulo es:Una oportunidad

Últimas noticias

13:58

La obra, que mide 8 metros de largo por 2,5 de alto, se...

13:57

El capturado es acusado por el crimen de Erlindo Naspirán...

13:51

Además se negó la solicitud hecha por la defensa del...

13:51

Aún no hay cuórum decisorio en la Comisión Tercera de...

12:34

La red criminal operaba en seis EPS y operaba en ...

El presidente del Grupo Argos, Jorge Mario Velásquez, interviene en la Asamblea de accionistas de Cementos Argos.
12:28

La asamblea de accionstas realizada este viernes en...

Lenys Hernández, mujer asesinada.
12:06

En la terraza una vivienda, donde habitualmente se sentaba...

11:40

Estudio de MinAmbiente señala que Bolívar es uno de los...

11:38

En 2019 la cifra llega a los cerca de 300.000, entre...

11:32

“El PND desaparece a los pobres e infla a la clase media en...

Editoriales
Actualizado hace 1 años

Una oportunidad

Con la decisión de prorrogar el plazo para que los inmigrantes venezolanos normalicen su situación en el país, se confirma que la política migratoria especial es sensata y se sostiene en premisas humanitarias.

Con la decisión de prorrogar el plazo para que los inmigrantes venezolanos normalicen su situación en el país, se confirma que la política migratoria especial, dirigida a los ciudadanos que huyen del régimen de Maduro y de la crítica situación económica y social del vecino país, es sensata y se sostiene en premisas humanitarias.

La medida, que fue dada a conocer el pasado martes por el director general de Migración Colombia, Christian Krüger, consiste en ampliar hasta el próximo 21 de diciembre el plazo para que los venezolanos inscritos en el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos (RAMV) realicen el trámite del Permiso Especial de Permanencia (PEP).

A pesar de las bondades de este trámite: es gratuito, hace legal la permanencia de los venezolanos en Colombia por dos años, facilita el acceso a trabajo, estudio y seguridad social, tan solo 272 mil personas provenientes del hermano país, de las cerca de 1 millón que han entrado a nuestro territorio hasta el pasado agosto –según cifras de Migración Colombia– han expedido el PEP.

Lo anterior no solo justifica la ampliación del plazo, sino que hace urgente reforzar los canales de comunicación que informen a los migrantes acerca de la necesidad de regularizar su situación.

Y en nuestra región las cifras tampoco son las mejores. Tan solo en Atlántico, el censo RAMV registra 47 mil venezolanos de los cuales cerca de 23 mil se han inscrito en el PEP, eso sin contar con que hay una cantidad indeterminada de migrantes aún no censados, y con que diariamente cientos de venezolanos continúan llegando al departamento con el ánimo de establecerse indefinidamente.

Aunque la problemática de los venezolanos que siguen llegando a Colombia, y a la Costa en particular, no parece tener una resolución a la vista, al menos mientras las condiciones políticas que mantienen en el poder a Maduro no cambien, esta y otras medidas que ha tomado el gobierno contribuyen a mitigar la tragedia de estas personas que buscan en nuestro país refugio y una oportunidad de seguir adelante.

Es por eso que no sobran las acciones institucionales complementarias que se tomen en el futuro para enfrentar la problemática migratoria, siempre y cuando cuenten con el apoyo de la comunidad internacional y sean producto de estrategias coordinadas con los demás países de la región.

A este esfuerzo del gobierno se le debe sumar una actitud generosa de los demás sectores de la sociedad, los cuales tienen el deber ético de acoger a los ciudadanos venezolanos que huyen de la crisis. Porque la tolerancia, la solidaridad y la empatía son tal vez las mejores herramientas con las que cuentan quienes nos necesitan tanto en estos momentos de aflicción e incertidumbre. 

Imagen de cheyenn.lujan
Ya soy suscriptor web