El titulo es:Un paso inaceptable

Últimas noticias

09:42

"Lo más sensato, lo más razonable y lo más democrático hoy...

Sector donde fue hallado el cuerpo sin vida de la víctima.
09:30

Los proyectiles impactaron en la cabeza y maxilar superior...

Urshela felicitado por Austin Jackson al llegar a la cueva de los Indios de Cleveland tras anotar la única carrera de su equipo por la vía del jonrón
09:15

El colombiano despachó el primer jonrón de la actual...

08:39

En medio de la tragedia por el terremoto, los mexicanos se...

08:25

En la plataforma de la aerolínea no hay vuelos disponibles...

Rescatistas permanecen en el centro de la calle en Ciudad de México luego del temblor de 6,1 grados que sacudió al país este sábado.
08:14

El movimiento tuvo como epicentro el estado de Oaxaca sur...

07:54

El Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS) indicó que...

El mapa muestra el epicentro en Panamá
07:23

La Red Sismológica Nacional de Colombia reportó que el...

Viajeros esperan ser atendidos en la zona de check-in de Avianca en el aeropuerto Ernesto Cortissoz.
00:15

Hasta ayer el paro había afectado a más de 52.000 viajeros.

Diseño de sonrisa realizado a una mujer adaptado a sus necesidades.
00:15

Especialistas hablan de los pros y los contras de someterse...

Editoriales
Actualizado hace 2 meses

Un paso inaceptable

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

El trino del expresidente Uribe en que tacha al periodista Daniel Samper de “violador de niños” no merece otra reacción que la repulsa. Las redes sociales deberían dejar de ser instrumento para la propagación del insulto.

El expresidente Álvaro Uribe dio el viernes pasado un paso inaceptable dentro de su frenética actividad en las redes sociales, al calificar al periodista Daniel Samper Ospina de “violador de niños”. 

En un Estado democrático, más allá de las derivaciones judiciales que se puedan desprender del incidente, el trino del exmandatario y senador de la República no merece otra reacción que la repulsa, pese a los intentos del propio Uribe de matizar con posterioridad sus palabras. Estamos ante un tipo de mensajes que pueden causar un daño enorme al destinatario, por aquel viejo principio del “calumnia, que algo queda”.

En diversas ocasiones nos hemos referido en este espacio editorial al fenómeno de las redes sociales. Hemos señalado que, si bien son instrumentos de enorme utilidad para la comunicación y el conocimiento, también pueden ser plataforma para propagar y magnificar el insulto y la mentira, como ha sucedido en este caso concreto y como ocurre, lamentablemente, en muchos otros episodios con diversos protagonistas.

Los esfuerzos por evitar los excesos en las redes sociales no han dado los frutos esperados. Mientras llegue el día en que las hoy turbulentas aguas se encaucen por la senda del sentido común y el respeto, sería aconsejable que las personalidades con ascendencia en la sociedad den ejemplo y contribuyan a fomentar una discusión política con altura, sin claudicar por ello a sus posiciones ideológicas.

A Álvaro Uribe le cabe una responsabilidad especial en esta tarea por su condición de exjefe de Estado. Su enorme influencia en una parte considerable de la población colombiana, que se refleja en los más de cuatro millones de seguidores de su cuenta de Twitter, debería obligarlo a ser riguroso en sus opiniones y afirmaciones. Lamentablemente, son ya varios los episodios como el de Samper Ospina en que se ha visto inmerso el exmandatario. 

No nos cansaremos de repetir que el mejor favor que se puede hacer a un país es contribuir a la convivencia pacífica de sus ciudadanos. Ello no exige, ni mucho menos, hurtar a los colombianos el debate público, sino orientar este por cauces en que prime la razón sobre las emociones.

Por supuesto, este empeño no debería ser obligante solo para el expresidente Uribe. Las redes sociales se han convertido para muchos en un enconado campo de batalla donde impera el principio ‘todo vale’, y en algún momento habría que poner coto a esta intolerable situación.

Sin embargo, esta constatación sobre los abusos generalizados en Internet no puede llevarnos a diluir la responsabilidad del exmandatario en la difusión de un trino que nunca debió emitirse.

 

Imagen de adriana.puentes

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web