El titulo es:Legitimidad no reconocida
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Regístrate a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

19:50

Los magistrados habían rechazado previamente por cuatro...

19:46

Medicina Legal reportó que mientras hace dos años se...

Edder Farías.
19:17

El jugador venezolano habló sobre sobre su situación actual...

19:02

En su solicitud de medida de aseguramiento el Fiscal sexto...

18:36

En las víctimas hay niños, un líder social y colaboradores...

18:28

Los partidos se disputarán en septiembre en los Estados...

18:27

Y en el Magdalena, la gobernadora rindió homenaje a los...

18:22

En la década de 2008 hasta 2017, se registró un aumento del...

18:03

Los reptiles fueron recuperados por expertos del...

Sector del barrio La Sierrita donde fue atacado a bala el adolescente de 17 años.
18:02

Según las autoridades, la víctima cometió un hurto en el...

Editoriales
Actualizado hace 5 meses

Legitimidad no reconocida

Días antes de la posesión de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, el Grupo de Lima anunció que no reconocerá la legitimidad del nuevo gobierno, al tiempo que le exige que entregue el poder.

Días antes de la posesión de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela –lo que continuaría por un período más la presencia del Chavismo en el poder–, el Grupo de Lima, un organismo creado precisamente como reacción a la crisis política de nuestro vecino, anunció que no reconocerá la legitimidad del nuevo gobierno, al tiempo que le exige que entregue el poder provisionalmente a la Asamblea Nacional mientras se convoca a unas nuevas elecciones. 

El principal argumento de esta declaración, la cual también contiene la decisión de no permitir la entrada a los territorios de los países signatarios a ningún funcionario del país bolivariano, se fundamenta en la convicción de que los comicios de mayo pasado no contaron con las garantías suficientes y que, por lo tanto, la elección de Maduro carece de legitimidad.

A este pronunciamiento se ha unido en las últimas horas el realizado por el Parlamento en el mismo sentido. Los asambleístas, de mayoría opositora, aseguran, además, que Maduro es un “usurpador”, y llaman al pueblo a no reconocerlo como presidente. Sin embargo, la falta de poder real del organismo legislativo, el cual fue despojado de sus competencias por la oficialista Asamblea Constituyente, hace que cualquier declaración suya tenga un carácter meramente simbólico.

A esta ola de presión sobre el régimen que se niega a dejar los privilegios que conlleva el ejercicio del poder, se sumará la semana próxima una reunión extraordinaria de la OEA, en la que se espera que los países miembros ratifiquen la decisión de no reconocer a Maduro como presidente sino como un dictador. 

El consenso internacional alrededor del carácter espurio del régimen venezolano es un intento por acorralar al gobierno de Maduro, que ha llevado a Venezuela a la mayor crisis económica, social e institucional de toda su historia, sin que haya sido posible lograr un espacio de transición a través del diálogo con la oposición –fragmentada ahora en diversas facciones–, y sin que la oleada de protestas sociales de 2017 haya surtido un efecto distinto del ruido de las cacerolas. 

Mientras los organismos multinacionales, los líderes opositores –atomizados y erráticos– y la sociedad civil, temerosa de las represalias, se pronuncian unánimemente en favor de la tesis del dictador usurpador, Maduro sigue contando con el apoyo, además del confirmado por potencias como Rusia y China, de las Fuerzas Armadas, el verdadero sostén de un régimen que bajo otras circunstancias ya hubiese colapsado bajo el peso enorme de su ineptitud y de sus crímenes.

Resulta poco probable que este nuevo acorralamiento al Chavismo y sus esbirros, resulte en la salida del poder de un presidente que continuará agravando la ya insostenible situación de un país que se debate entre la corrupción, la criminalidad y una inflación de 10.000.000%, una oprobiosa realidad que ha obligado a más de 2 millones de personas a abandonar su tierra y sus familias. 

Pero, se espera que por lo menos estas declaraciones, y sus consecuencias, produzcan las condiciones necesarias para que el régimen chavista comprenda que no podrá seguir por mucho tiempo sumiendo al pueblo en la vergüenza, la pobreza y la falta de libertades. 

Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí