El titulo es:Hacia la catástrofe

Últimas noticias

Embarcación fondeada en uno de los muelles de la zona portuaria de Barranquilla.
00:45

El gremio realizó un convenio con Cormagdalena para...

Momento en el que Yenis Pacheco y Daniela Ramírez dialogan con Luis Alberto García.
00:35

Yenis Pacheco y Daniela Ramírez, tía y prima del joven...

La animalista Leidy Iregui asistió a la actividad con su gata Negrita. Al fondo se aprecia la patrulla animal.
00:30

El Distrito puso al servicio de la comunidad las unidades...

Una caja de luz permite la captura precisa de la imagen para ser subida a la base de datos web del Herbario UNO, en la Universidad del Norte.
00:30

Varias carpetas del Herbario UNO, de la Universidad del...

El político y militar Benito Mussolini, durante el acontecimiento conocido como ‘Marcha sobre Roma’, que lo llevó al poder en 1922.
00:30

Hace cien años, Benito Mussolini creaba las primeras...

Las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP deberán ser estudiadas en el Congreso de la República.
00:30

Constitucionalistas analizan lo bueno y lo malo de la...

Jon Bilbao, actual gerente de Monómeros.
00:30

Participará en la reconstrucción de la empresa petrolera,...

El ejemplar conserva su agilidad a la hora de correr con la dirección del patrullero Eduardo Rebollo.
00:30

Los días de patrullaje del ejemplar equino cesaron en el...

Presentación de Alondra De la Parra en México.
00:30

La experiencia humana ayudó en el proceso creativo.

El ciclista barranquillero Nelson Soto, de 24 años, es uno de los mejores esprínter del Caja Rural.
00:30

El ciclista barranquillero, de 24 años, integra la nómina...

Editoriales
Actualizado hace 11 dias

Hacia la catástrofe

El informe que acaba de divulgar la ONU sobre el medio ambiente del planeta no puede ser más alarmante. Si no se toman medidas urgentes y radicales, advierte el documento, el mundo se verá abocado al desastre. 

Hay que tomar medidas de fondo. Y con urgencia. De lo contrario se producirá una catástrofe medioambiental de consecuencias incalculables en el planeta.

La voz de alarma la acaba de dar el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), que ha hecho un diagnóstico sobre la salud ecológica de la Tierra con base en la información científica hasta ahora disponible.

En un informe de 740 páginas titulado ‘Perspectivas del medio ambiente mundial’, el Pnuma hace un repaso pormenorizado de las mayores amenazas para nuestro planeta, y cita desde el inquietante cambio climático hasta la contaminación del aire, pasando por la calamitosa reducción de la biodiversidad, la invasión de los océanos con material plástico o el agotamiento de las fuentes de agua dulce.

El informe señala que, salvo contadas excepciones, los países no están cumpliendo los compromisos establecidos en los distintos acuerdos ambientales. Y que aún predominan modelos insostenibles de desarrollo que no invitan al optimismo en este terreno.

Si no se produce un cambio radical de actitud, advierten los expertos, la situación se agravará irremediablemente hasta que no exista una marcha atrás. A ello hay que sumar que, si se mantienen los pronósticos en materia demográfica, la población del mundo, que asciende hoy a la nada desdeñable cifra de 7.500 millones de habitantes, alcanzará los 10.000 millones a mitad de siglo. Ello no significa otra cosa que habrá muchas más bocas que alimentar, en unas circunstancias notablemente más adversas.

No faltarán quienes califiquen de exagerados los llamados perentorios del Pnuma. O quienes opinen que, si bien pueden existir motivos de preocupación, las medidas que se están tomando son suficientes para acometer el desafío que se plantea. Incluso habrá quienes lisa y llanamente nieguen que exista problema alguno, y digan que todo el alboroto lo generan  unos grupúsculos cuyo objetivo es destruir un sistema con el que no comulgan.

Pero no hay que ser un lince para ver que el problema, sea cual fuere su magnitud exacta, está ahí, ante nuestras narices. Y que, entre la urgencia y la lentitud para abordarlo, más aconsejable es la primera.

Y en esa tarea cualquier contribución es importante. No solo la que puedan hacer los gobiernos mediante la adopción de políticas públicas, o los empresarios mediante el desarrollo de modelos productivos más generosos con el entorno ambiental, sino la que hagamos los ciudadanos de a pie.

Todos debemos aportar nuestro grano de arena para conjurar la catástrofe anunciada.

Imagen de sandra.carrillo
Ya soy suscriptor web