El titulo es:Esperanza para el Cari

Últimas noticias

Germán Vargas, Álvaro Cepeda y Gabriel García Márquez a fines de los años sesenta.
00:00

En 1967, Germán Vargas Cantillo se anticipaba al eco que...

00:00

El camino más largo siempre comienza cuando damos el primer...

Germán Vargas Cantillo y su esposa Susie Linares Ruiz le sonríen a Darío, el primero de sus tres hijos.
00:00

De Germán, mi papá, escucho todavía su ...

20:24

Gobierno nacional insiste en el desbloqueo de las...

20:07

Un proyecto parlamentario que autorizaba la interrupción...

19:24

El cantante vallenato cumpliría este domingo 65 años de...

Luis C. Ruiz, delantero.
19:00

El samario estaba en la titular que tenía pensada Luis...

Nicolás Maduro, presidente chavista de Venezuela.
18:44

El gobierno chavista señala como “organizador” a Roberto...

Iván Luna Loaiza, José Mosquera Hurtado y Jesús Lozano Ortiz, soldados fallecidos.
18:07

Los uniformados cayeron en una trampa tendida por...

Altos de la Sabana es el único y más ambicioso proyecto urbanístico en altura que tiene Sincelejo en la zona  norte, y que es gratuito.
17:11

De acuerdo con el director del Fondo de Vivienda de...

Editoriales
Actualizado hace 2 meses

Esperanza para el Cari

Lo que hace menos de 10 años era un hospital abarrotado de pacientes en consultas, intervenciones, exámenes y operaciones a sectores marginales, es hoy un centro asistencial en espera de una fórmula que lo retorne a lo que ha sido.

En 15 meses el Cari debe salir del atolladero en el que por varias e injustas razones quedó sumida esta institución de gran servicio en el departamento y en la región. Ese plazo fue el que el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, le dio al nuevo gerente, Ulahy Beltrán López, para que aplique sus conocimientos médicos y administrativos y le vuelva a dar vida al que fuese, en otros tiempos, una tacita de plata de la salud para los sectores populares, con la más moderna tecnología.

El Hospital Universitario Cari E.S.E. de Alta Complejidad, como reza su rimbombante nombre, ha pasado por varios procesos quirúrgicos internos. Ha logrado salir a flote, pero parece que, en esta última etapa, quien fuera su timonel, pretendía, por su tozudez, irse a pique con él. La  remoción de la anterior gerente se tornó en una especie de telenovela de la burocracia llevada a los estrados judiciales con movidas leguleyas constantes para poder seguir atornillada al cargo.

Esa página pasó y el nuevo capitán tiene el deber profesional y ciudadano de sacar al Cari de la crisis en la que está. En plata blanca le deben 60 mil millones de pesos. En ese mismo saco de deudores está el impacto de la quiebra de varias EPS morosas que han incumplido con el pago de sus compromisos.

Otro frente es la desfinanciación de la entidad por la caída de la estampilla Pro Hospital Universitario Cari, cuya ausencia le ha dejado sin 125 mil millones de pesos en el último lustro. Los antecedentes del viacrucis del Cari se originan en la intermediación en la salud impulsada por el Estado desde 1993. Por los pagos atrasados y el fortalecimiento galopante de las clínicas privadas la situación financiera de las instituciones públicas de salud es de riesgo, casi de UCI.

Hay que ver. Lo que hace menos de 10 años era un hospital abarrotado de pacientes en consultas diarias, intervenciones, exámenes y operaciones de corazón abierto a sectores marginales de la población, es hoy un centro asistencial en espera de una fórmula que lo retorne a lo que ha sido. Y esa población que acudía en masa lo hacía porque el Cari, como se le conoce a secas, ha brindado un gran servicio. Y aún tiene con qué.  

La esperanza está viva y la percepción es positiva, estimando el interés del gobernador Verano y de diferentes estamentos de la sociedad. Se necesita mayor participación de quienes tienen y han tenido el contacto profesional con este gran hospital para que vuelva a brillar y servir como antes.

 

Imagen de jesika.millano
Ya soy suscriptor web