El Heraldo
Editorial

El Editorial | ¡Nos relajamos!

Bogotá, Medellín y Cali, entre otras regiones, tendrán cuarentenas totales ante la rápida expansión del virus y el riesgo de colapso de sus sistemas de salud. Barranquilla envía ventiladores a la capital del país para apoyar control de la emergencia.

Cuenta regresiva para el inicio del Plan Nacional de Vacunación contra la Covid-19, previsto para febrero, una vez lleguen al país las primeras dosis de Pfizer-BioNTech. El objetivo es vacunar a un 70% de la población, cerca de 35 millones de ciudadanos, para inicialmente reducir la mortalidad y la incidencia de casos graves, protegiendo a los sanitarios y personas vulnerables, y a largo plazo alcanzar la inmunidad de rebaño que permita el retorno a una cierta normalidad.

Gestionar la vacunación de millones de personas aparece hoy como el gran desafío del Ministerio de Salud que requerirá el respaldo de las entidades territoriales y de los ciudadanos para lograr la meta. De nada servirá asegurar los biológicos en los 44 ultracongeladores dispuestos en los ocho centros de acopio del país, 4 de ellos en el Laboratorio de Salud Pública del Atlántico, ubicado en Barranquilla, si no se cumple con el agendamiento de las citas, las EPS e IPS hacen su trabajo notificando a la población priorizada para inmunizar de acuerdo con el cronograma previsto y las personas acuden a aplicarse los dos inyectables.

Una estrategia que debe funcionar como un reloj suizo para evitar desastres similares a los que afronta España, donde se ha denunciado en Cataluña y Madrid demoras en el ritmo de vacunación, lo que también sucede en Estados Unidos, donde, a pesar de la disponibilidad de las vacunas de Moderna y Pfizer, su distribución es inadecuada y lenta. La deficiente coordinación entre gobiernos centrales y locales sumada a fallas de logística y a enfrentamientos políticos son los principales obstáculos. Un espejo en el que Colombia debería verse para anticipar eventualidades, como por ejemplo la falta de vacunadores.

En todo caso, el inicio de la vacunación no puede hacernos creer que llegó el fin de la enfermedad o la garantía de su erradicación definitiva. A los vacunados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) les ha pedido seguir manteniendo el uso de tapaboca y el distanciamiento social, mientras trata de establecer cuánto durará la protección por el biológico; si las vacunas, además de evitar que las personas enfermen, previenen que se infecten y al ser portadoras puedan transmitirla. Hasta que llegue la inmunidad de grupo a nivel global, lo cual es muy difícil indicar cuándo será, el virus continuará siendo una amenaza real frente a la que nadie debe bajar la guardia.

Insistir en ello es esencial ante los nuevos registros históricos que la Covid-19 está alcanzando en los primeros días del año en Colombia, donde muchos creen que el virus se fue con el 2020. Está claro que los excesos se pagan caro y en varias regiones, entre ellas Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca, tras las fiestas de Navidad y Año Nuevo, se registra un crecimiento significativo del número de contagios y fallecidos con saturación de sus sistemas de salud y riesgo de inminentes colapsos en las unidades de cuidados intensivos, cuyas ocupaciones están por encima del 85%, en promedio – en Cali llega al 95%–, lo que ha provocado la adopción de duras medidas restrictivas como prolongados confinamientos durante este puente festivo.

¡Nos relajamos! ¿Alguien lo duda? Los llamados a guardar las medidas de autocuidado y prevención hicieron agua ante la emotividad de la época que nos deja hoy un virus en expansión y una curva de contagios al alza en la mayor parte del territorio nacional.

En Barranquilla, de acuerdo con la información oficial, la ocupación de ucis está en 55%, la tasa de positividad es del 19,2% – por debajo del promedio nacional de 24,2%– y la letalidad se ubica en 0,87%, en diciembre, último período evaluado, cuando en junio era de 6,38%. Las autoridades insisten en que la situación epidemiológica se encuentra bajo control, pero actuar a tiempo y de manera preventiva es la clave para evitar que la última palabra la tenga el impredecible y desafiante Covid. Depende de cada uno y de todos seguir actuando con responsabilidad y coherencia en un momento tan complejo como el actual o afrontar las consecuencias de nuestros actos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

El Editorial | Talento y disciplina

Como ‘la princesa del sentimiento’, así se dio a conocer María Liz Patiño, la niña soledeña que conquistó con su talento, voz y presencia los votos de los seguidores del reality La Voz Kids y ganó esta nueva edición del concurso que fi

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.