Editoriales
Actualizado hace 9 meses

Criminales sueltos

Cada vez es más frecuente la noticia de que algún acusado de graves delitos ha quedado en libertad por vencimiento de términos. La justicia debe actuar con urgencia ante un problema que alarma a la sociedad.

Casi no pasa día sin que nos despertemos con la noticia de que algún individuo acusado de graves delitos quede en libertad por vencimiento de términos. Es decir, que salga de su encarcelamiento preventivo porque, por una u otra razón, expiraron los plazos que estipula la ley para juzgarlo.

Dos ejemplos recientes de esta alarmante situación son los de Franklin Javier González Luna, alias Malembe, y Wilmer Alvarado Masías, alias Billete, dos peligrosos delincuentes con amplio prontuario a sus espaldas. El primero es el jefe de la banda criminal ‘los Papalópez’, que impone su ley del terror en el suroriente de Barranquilla; el otro es cabecilla de ‘Los Rastrojos Costeños’, que tiene su centro de operaciones en el barrio Rebolo.

La libertad por vencimiento de términos es un beneficio penitenciario que establecieron en su momento los legisladores para proteger a los procesados frente a dilaciones abusivas de la justicia. Sin embargo,  una cosa es el loable espíritu que animó la ley, y otra, muy distinta, es la deriva inquietante que ha tomado su aplicación en muchos casos.

No vamos a entrar en una disección legalista sobre los motivos que llevaron a la liberación de los dos citados delincuentes. Sea por las artimañas de la defensa, por la venalidad de algún togado, por la enfermedad de un testigo, por la acumulación de expedientes en los despachos judiciales, el hecho es que el beneficio de la libertad por vencimiento de términos, que debería concederse solo en circunstancias extraordinarias, se ha convertido en plato de cada día.

La preocupación de la sociedad –sobre todo en los sectores donde estos delincuentes ejercen su dominio– es naturalmente comprensible. Si ya estamos viendo cómo los jefes de bandas criminales siguen manejando sus negocios desde las prisiones donde se hallan recluidos, qué no harán cuando se pasean como Pedro por su casa por la ciudad gracias a que expiraron los tiempos para el juicio. 

Las autoridades judiciales deben poner coto a esta situación. Sancionando severamente a los jueces en el caso de que la liberación del preso haya obedecido a fallos procesales o, peor aún, a actos de deshonestidad. O reforzando los despachos judiciales, si el problema es que no dan abasto para atender con mínima diligencia las causas.

Lo que no pueden es permanecer cruzadas de brazos, como si el problema  no les concerniera. Insistimos: nada tenemos contra la existencia del beneficio penitenciario. Lo intolerable es que la desidia, la incompetencia, la trampa, la corrupción o la falta de recursos estén alentando su uso, en detrimento de la seguridad ciudadana.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web