El Heraldo
Editorial

Altura de miras

El Consejo Superior de Uniatlántico debe saber sobreponerse a sus divisiones internas y lograr hoy un acuerdo en la elección del sucesor provisional del rector Prasca, suspendido por la Procuraduría.

El Consejo Superior de la Universidad del Atlántico tiene previsto reunirse hoy para escoger al reemplazo del rector Carlos Prasca, suspendido durante tres meses por la Procuraduría General de la Nación mientras lo investiga por supuesto acoso sexual.

Las probabilidades de lograr un acuerdo en torno a alguno de los cuatro candidatos se perfilaban ayer escasas, debido a las divisiones manifiestas que existen en el seno del órgano superior de la universidad. Este está compuesto por ocho miembros, aunque la decisión solo la podrán tomar seis, ya que los asientos de dos de los colectivos representados –estudiantes y gremios– se encuentran en este momento vacantes.

Como se trata de una votación por mayoría cualificada, la opción ganadora requiere un mínimo de cinco votos, lo que en las actuales circunstancias implicaría casi una decisión por unanimidad. Y, a juzgar por  el clima de confrontación existente entre diversos sectores, es difícil que hoy haya ‘fumata blanca’ en el Consejo Superior.

Ojalá que no sea así, por supuesto. Lo deseable es que, por el bien del centro académico, los consejeros logren sobreponerse a las divisiones y ofrezcan una salida a este problema transitorio.

Porque el problema de fondo sigue pendiente, y es qué salida se le dará al caso de Prasca, que se encuentra en el ojo del huracán desde que se filtraran conversaciones íntimas entre él y una supuesta estudiante de la universidad que dirige.

La Procuraduría, con base en esas revelaciones, abrió una indagación preliminar al rector, que desembocó hace una semana en la apertura de una investigación formal tras acopiar otras pruebas. Entre ellas la denuncia concreta de una estudiante sobre una llamada “muy vulgar” que recibió una amiga suya por parte de Prasca, tal como reveló este diario.

El Consejo Superior tomó días atrás la decisión, sin duda susceptible de controversia, de mantener en el cargo a Prasca  a la espera del resultado de la investigación de la Procuraduría. Ahora, sin embargo,   está en la necesidad de buscarle un reemplazo provisional tras la suspensión del rector ordenada por el Ministerio Público.

Todo este embrollo es, sin duda, desagradable y poco edificante para la proyección pública de una universidad de admirable historia que merece otra suerte.

Por ello, esperamos que los consejeros muestren hoy altura de miras y sepan resolver el escollo que supone un nombramiento provisional. Ya les llegarán desafíos más serios, como el de definir la suerte del rector Prasca. Y, más allá, disipar las turbulencias institucionales en la universidad.

Ahora disponible en: Spotify
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
Ver más Editoriales
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.