Economía

Temporada escolar arranca con útiles más costosos

Por la crisis del comercio internacional, el alza del dólar y la escasez de papel, los precios han subido en algunos casos hasta el 60 %.

Con incrementos de precios en los útiles escolares, que en algunos casos superan el 60 %, arranca una nueva temporada escolar en el territorio colombiano, donde se estableció el 100 % de presencialidad en las instituciones educativas.

En medio de este panorama los sectores de la papelería, libros, confecciones y calzado, entre otros, avanzan en su reactivación económica en este 2022 con gran expectativa tras dos años de caídas en las ventas.

La crisis del comercio internacional, el aumento del dólar, el colapso de molinos y escasez de papel y sus productos derivados explican  el alza que presenta los útiles escolares, especialmente los relacionados con papelería.

Dina Luz Pardo, presidenta de la Asociación de Comerciantes del Centro de Barranquilla (Asocentro), indicó que pese a estas dificultades los empresarios locales se vienen preparando para poder suministrar al público los productos enfocados a los útiles escolares e implementos de colegio.

“Desde el mes de diciembre los mostradores, vitrinas y stands empezaron a llenarse de libretas, lapiceros, bolsos y demás elementos. Ya se siente el ambiente de la temporada escolar, cosa que no ocurrió en el 2021”, afirmó Dina Luz Pardo.

Señaló que el año pasado el comercio relacionado con la temporada escolar tuvo una disminución del 30 % en sus ventas, lo que incluso abrió paso a la comercialización de otros artículos en sus locales para tratar de mitigar los efectos de estas pérdidas.

La presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) seccional Atlántico, Yilda Castro, explicó que el sector de útiles escolares sufre los efectos de la escasez de insumos.

“Empresas nacionales que proveen papel tienen su producción comprometida en los próximos meses para atender mercados de exportación que dejan un mejor margen para su negocio y no garantizan en el corto plazo suministrar material al mercado nacional. La crisis de contenedores y la poca disponibilidad de papel genera que cada importación de material proyecte incrementos de precios en el corto plazo donde las listas de precios no superan los dos meses de vigencia”.

Papelería

La crisis en la producción de papel ha llevado una subida en los precios de los productos de papelería como cuadernos, cartulinas y otros, ante esto y para evitar alzas exageradas, los comerciantes decidieron reducir sus márgenes de ganancia. A esto se suma  la caída en las ventas que ya venían de los últimos años.

Las estrategias de ventas que desarrollan incluyen descuentos por compras de kits escolares, entregas a domicilio y ventas por canales virtuales.

“Los precios se han incrementado en gran medida, la pandemia fue dura para nosotros, también el aumento del dólar nos afectó junto a la crisis de los contenedores y del papel a nivel mundial, y aunque Colombia es productora de cuadernos, muchos insumos son importados, así que el tema de crisis nos ha afectado al punto de elevar nuestros precios entre un 30 % y 40 %”, añadió Omar Zuluaga, administrador de una papelería en el centro de Barranquilla.

Añadió que “las pérdidas fueron incalculables en 2021, las bodegas se llenaron, nos endeudamos, y eso también es un motivo por el cual los precios aumentaron para este 2022”.

Inés Bernal, compradora de útiles escolares, se mostró preocupada por el incremento en los precios, debido a que “la plata no le alcanza para comprar todos los útiles que necesita”.

El aumento en los precios del papel con respecto al año pasado es superior al 20 %, e incluso en algunas referencias es hasta del 100 %.

“El año pasado un cuaderno sencillo costaba $1.350 y actualmente está en $1.700. La cartulina en junio de 2021 costaba $500 y actualmente está en $1.200. Todo lo de papel subió más del 40 % y todo lo importado está más costoso, los fletes han aumentado”, afirmó un comerciante.

Recuperar empleos

Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCyA), explicó que pese al incremento de la producción en el sector manufacturero en un 23 % y de las ventas en un 20 % en 2021, los puestos de trabajo se redujeron y esto será un gran reto para el sector en el 2022.

“Tenemos como desafío recuperar estos puestos de trabajo, y más ahora en esta temporada escolar donde las confecciones de camisetas, sudaderas y toda la indumentaria de colegio se viene encima, pero hay que ser claros en que los costos subieron por la crisis de contenedores y el notorio aumento del dólar”, manifestó Rodríguez.

No obstante, sostuvo que esta temporada será una oportunidad para que la producción recupere los puestos de trabajo, más allá de que la misma materia prima “esté encareciéndose”.

Los zapatos que más se venden para este mes son los colegiales.
Calzado espera recuperación del 80 %

El sector del calzado ha tenido un alza de precios considerable en el mercado debido a la carencia de insumos para la producción y al alza de las importaciones.

En la temporada escolar el calzado clásico para uniformes de niños y niñas junto con los zapatos deportivos, especialmente negros y blancos, son los que tienen una mayor demanda para el mes de enero.

“Es lógico que la gente se queje por los precios tan elevados que tienen los zapatos actualmente, sobre todo cuando pasamos de noviembre a diciembre el cambio fue considerable, las personas comenzaron a especular, pero no podemos hacer nada ya que los insumos están escasos y los precios suben en hasta un 20 %”, puntualizó Hugo Meneses, asesor de ventas de un local de calzado en Barranquilla.

Si embargo, la proyección de los comerciantes de calzado es que en esta temporada con la  entrada a clases presenciales, logren recuperar sus ventas en al menos un 80 %, de los niveles que tenían antes de la llegada de pandemia.

El inventario de libros es amplio, pero las ventas no son las mejores.
Presente incierto en el sector de libros

Si hay una actividad que ha tenido pérdidas y sigue enfrentando un presente incierto es el de la venta de libros, donde la virtualidad le ha ganado espacios a la lectura en papel. Los vendedores afirman que lo poco que han generado en ventas les sirve “a duras penas para comer”.

“En el 2021 nos fue muy mal, igual que en 2020, los que más sufrimos somos nosotros porque nadie compra un libro, la virtualidad nos ha restado importancia”, afirmó Rubén Ramírez, vendedor de libros en el centro de Barranquilla.

Rubén manifiesta que hay veces en las que ellos eligen los libros más gastados de su inventario para venderlos en reciclaje y así “poder comer”; sin embargo, mantienen la esperanza en este año de aumentar así sea un poco las ventas.

“Los locales que están aquí adelante a duras penas vendemos algo, pero los de atrás están comiendo cable, no tenemos acceso a créditos, solo nos aferramos a Dios en que desde la tercera semana de enero las cosas cambien un poquito para este sector”, finalizó Ramírez.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.