Archivo particular"El guineo, que se produce como la verdolaga al otro lado del Magdalena, está a $200 la unidad. ¡Como si fuera importado!"

“Al tendero no le queda más remedio que apretar al cliente, porque uno en el mercado se encuentra con que los precios están por las nubes”, dice Juan Pablo Pimiento, dueño de la tienda Brisas II.

“Casi todos los productos se han disparado”, agrega Juan Pablo. Curiosamente la papa, que viene de las entrañas de la tierra boyacense, en vez de subir, bajó. Estaba en $800 la libra y se compra en las tiendas a $600.

Asegura que uno de los precios que más se ha disparado es el del queso. Llegó a venderse a $3.500 y hoy subió a $5.500 (hay tiendas especuladoras que lo venden a seis y siete mil pesos la libra). La carne también escasea, lo que despierta en el alma de muchos tenderos el monstruo de la especulación que casi todos llevan dormido.

La leche se mantiene en mil setecientos el litro, “pero a los tenderos nos quitaron todas las promociones que teníamos con este producto: nos daban hasta siete litros adicionales por pedido, como bonificación”, dice Juan Pablo.

“Los mayoristas que nos traen los productos de los santanderes, Cundinamarca y Boyacá nos dicen que, como consecuencia de los derrumbes e inundaciones en la vía, todos los productos se han encarecido”, dice Joaquín Pinilla, expendedor en una de las colmenas del mercado de la calle 30.

Pinilla sostiene que él vendía cebolla blanca a $800, ahora la vende a $1.300 la libra. La cebolla roja estaba en $1.200, pasó a $1.600.

trabajos lentos. Casi todos los productos que se expenden en los mercados de Barranquillita, calle 30, mercadito de Boston y Central de Abastos vienen por la troncal que conecta a la Costa con el interior por Bucaramanga. Esta ruta quedó bastante deteriorada.

Para colmo de males los trabajos de recuperación de esta vía son, en términos generales, muy lentos, a juicio del director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, quien ayer viajó desde Bucaramanga hacia los primeros tramos en el Cesar. Declaró que “pude comprobar que en algunos tramos de la vía las obras se han adelantado aceleradamente, pero en otros se hacen con lentitud”, por lo que pidió un mayor compromiso de los contratistas que tienen a su cargo las obras de recuperación de esta carretera.

El general Palomino dijo que si es necesario trabajar las 24 horas del día se debe hacer, ya que la situación que se está viviendo en esta zona del país es de emergencia.

Durante el recorrido, el oficial estuvo acompañado de funcionarios del Ministerio del Transporte y autoridades regionales.

Travesuras de ‘La Niña’. Alejandro Duarte, presidente del gremio de los tenderos (Undeco), dice que el invierno atípico que azotó al país como consecuencia del fenómeno de La Niña es el causante de estos desbordamientos en los precios de casi todos los artículos de la canasta familiar. Las carreteras de la mayoría de las regiones de Colombia quedaron deterioradas por derrumbes, caída de árboles y desbordamiento de ríos, ciénagas, arroyos y quebradas. El transporte se encareció. Las cosechas se perdieron. En la Costa Caribe muchos sembradíos y pastizales quedaron bajo el agua. El productor del campo quedó arruinado.

En las frutas la situación no es mejor. Con el agravante de que son productos perecederos que tienen muy poca capacidad de resistencia ante estos climas tan cambiantes.

Reinaldo Rivera, vendedor de frutas dice que el lulo casi ni se consigue y la maracuyá que estaba a $800 la libra, ahora está en $1.400. El melón de $800 pasó a $1.200.

La papaya estaba a $450 la libra ahora está en $900. La pera es un artículo de lujo.

“Vea, cuadro, hasta el guineo subió. Estaba en $90 ahora cada guineo tenemos que venderlo a $200. Las ventas han bajado en un 50 por ciento. Las frutas se nos pudren porque la gente no las quiere comprar porque han subido una barbaridad”, sostiene Rivera.

Menos mal que la yuca y el ñame se mantienen, más o menos, estables, lo mismo que el arroz y los huevos. Ante lo cual no queda más que ir pensando seriamente en cambiar los hábitos alimenticios. Del sancocho trifásico y arroz ‘puentiao’ (con un guineo maduro encima), habrá que pasar a tortillas de huevos con suero, papa, yuca o ñame, y el ‘volcán’ de arroz ‘volao’ sin ají topito ni ajo, que también están por las nubes.

“Se disparó el plátano”

“Oiga, compadre, lo que sí está inalcanzable es el plátano. La mano llega a costar cuatro mil pesos. Estaba a dos mil. El cebollín bogotano está a cuatro mil la libra. Estaba a dos mil. A nosotros todo se nos ha complicado, porque nos traen los productos a precios por las nubes. No sé cómo le van a cuadrar las cuentas a los trabajadores que recibieron de aumento el 3,4 por ciento y, desde comienzos de año se les trepa la canasta familiar con estos aumentos desorbitados”, indica el vendedor Joaquín Pinilla. Precisamente por ello, Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General de los Trabajadores (CGT), aseguró que tras la revelación de la inflación en 2010, el Gobierno queda en deuda con los asalariados del país. Pedirán un reajuste de 3 o 4 puntos en el salario mínimo, teniendo en cuenta los aumentos en la canasta familiar, el transporte y demás servicios. A pesar de que la meta de inflación oscilaba entre el 2 y 4 por ciento, la cifra revelada (3,17 por ciento) es mayor que la proyectada por los expertos, y en ese sentido debió aumentar el salario mínimo

Por Rafael Sarmiento Coley

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.