El Heraldo
José Antonio Ocampo volverá al cargo que ya ocupó bajo la presidencia de Ernesto Samper, en 1996. EFE
Economía

La reforma tributaria: el reto de José Ocampo en el Minhacienda

Expertos en economía y política y dirigentes gremiales del país consideran que es “una buena decisión” del presidente electo la designación de su ministro de Hacienda.

La noticia de la designación de José Antonio Ocampo como nuevo ministro de Hacienda para el Gobierno del presidente electo, Gustavo Petro, ha generado un gran impacto en materia política y económica, en el que muchos aseguran que es una buena decisión, debido a la amplia experiencia que tiene en su vida pública.

“Muy honrado por la designación señor presidente. Encantado de servir al país”, manifestó Ocampo a través de su cuenta de Twitter.

Sobre este nombramiento, Cecilia López Montaño,  economista y exsenadora y exministra, sostuvo que es una sabia decisión, dada su amplia trayectoria en muchos campos a nivel nacional e internacional.

“Es una persona que conoce mucho el país, tiene todo el bagaje para afrontar este cargo, y esto también es una expresión de lo que el presidente electo quiere hacer, y es llevar experiencia para afrontar los retos que él mismo ha planteado”, dijo López a EL HERALDO.

Agregó que uno de los desafíos más importantes que tendrá en materia de hacienda será la reforma tributaria, llevando en contexto las realidades actuales.

“El objetivo fundamental de Ocampo se basa en acelerar el crecimiento económico del país, logrando una mayor equidad, pero sobre todo diversificar el sector productivo, lo cual implica impulsar sectores como agroindustria, turismo, entre otros, con el fin de nuevamente estimular una producción para la exportación”, afirmó la exsenadora.

Entre tanto, Adriana Otálora, coordinadora de la línea de investigación en política del Doctorado en Estudios de Desarrollo y Territorio de la Universidad de La Salle, sostuvo que el principal reto es la gestión de reforma tributaria para recaudar los $50 billones propuestos por Gustavo Petro.

“Esta reforma debe ser progresiva y debe privilegiar el cobro de impuestos a aquellas personas y empresas que generan altos ingresos sin lesionar el empleo”, detalló Otálora.

A su vez, Jorge Quintero, coordinador del Doctorado en Economía de la Universidad del Norte, insistió que una de las prioridades que José Ocampo debe tener como próximo jefe de la cartera es abordar un buen manejo macroeconómico que conlleve a una estabilidad en las finanzas públicas, mejorando así los indicadores para el país.

“Se deben ofrecer condiciones para un crecimiento económico sostenible en Colombia, pero al mismo tiempo amigable con el medio ambiente, así como también reducir la desigualdad y afrontar las reformas más importantes como la tributaria, agraria, laboral y pensional”, explicó el analista.

Ángel Tuirán, docente e investigador del programa de Ciencias Políticas de la Universidad del Norte, indicó que este nombramiento puede generar gran confianza en materia política en el país.

“Este será un ministro que debe liderar proyectos trascendentales en la agenda legislativa del nuevo Gobierno como la reforma tributaria y la transición en términos energéticos”, dijo Tuirán.

Agregó que otro desafío es generar la suficiente confianza hacia la ciudadanía en general y con la sociedad civil, en particular de cara al trámite de las reformas, ya que las mismas generaron grandes tensiones en el pasado a nivel social.

“Este punto genera gran expectativa para este Gobierno”, finalizó.

Trayectoria del nuevo minhacienda

Ocampo, de 69 años y profesor de la Universidad de Columbia (EE. UU), es un prestigioso economista de la Universidad de Notre Dame en Estados Unidos, que comenzó su vida en la política económica en el año 1989 como asesor del gobierno nacional en asuntos cafeteros, identificándose como centro-izquierda del Partido Liberal. Fue ministro de Agricultura en el año 1993, bajo la presidencia de César Gaviria, cargo que dejó al año siguiente para pasar a dirigir el Departamento Nacional de Planeación con Ernesto Samper, de quien también fue ministro de Hacienda.

Entre los años 1998 y 2003, Ocampo fue secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y hasta mediados de 2007 fue secretario general adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Económicos y Sociales, convirtiéndose  así en el colombiano con la más alta posición en la historia de la Organización de las Naciones Unidas.

En 2012, fue nominado por varios países en desarrollo como el candidato para presidir el Banco Mundial, en reemplazo de Robert Zoellick.

En el año 2008, el nuevo ministro de Hacienda recibió el Leontief Prize otorgado por el Global Development and Environment Institute de la Universidad Tufts, mientras que para 2013 obtuvo el doctorado honoris causa por parte de la Universidad Nacional.

La visión de José Antonio Ocampo para afrontar el nuevo Gobierno

Para el designado ministro de Hacienda, el punto en que debe enfocarse el nuevo Gobierno es en trabajar para disminuir la desigualdad social y económica del país, ya que se vio muy fracturada a raíz de la pandemia ocasionada por la covid-19.

A su vez, habló sobre los problemas de calidad en materia de servicios, en especial para las familias más pobres y en la zona rural dispersa, además de los niveles altos en materia de informalidad laboral.

Ocampo sostiene que para intentar disminuir la desigualdad y la informalidad se evidencia que los trabajos no remunerados en el país se convierten en un peso capital para las mujeres.

“Los retos son esencialmente de largo plazo y exigen lograr mayor gasto público social y mayor eficiencia en todos los ámbitos de gobierno, así como un aumento de los ingresos tributarios”, dijo Ocampo en una reciente columna de opinión publicada en El Espectador.

Agregó que las incertidumbres más inmediatas provienen del contexto internacional, tanto en materia de actividad económica como de inflación.

Otro reto que Ocampo sostuvo en liderazgo de cambios es que de un lado, se disminuyan las presiones sobre la deuda del Gobierno, al tiempo que le pone el acelerador a la actividad agropecuaria nacional, como uno de los jalonadores de la economía colombiana.

Ocampo reiteró que el salto de la productividad del país y las mejoras de las condiciones macroeconómicas se explican entendiendo que los recaudos tributarios en Colombia son inferiores al promedio de América Latina y de la OCDE.

“En muchos casos las tasas son altas, pero los beneficios tributarios también lo son, lo que significa que la carga tributaria está mal distribuida. Los principales problemas están en el impuesto a la renta de las personas naturales, pero también a múltiples beneficios a sectores empresariales”, puntualizó Ocampo en su columna.

En materia de comercio exterior, explicó que la productividad es también crítica. “El aumento y la diversificación de las exportaciones debe ser una de las principales prioridades de la política económica, dado el altísimo déficit en cuenta corriente del país: 5,7 % del PIB en 2021, según los datos del Banco de la República, nuevamente uno de los más altos de América Latina. Esto exige revisar por qué hemos logrado tan poco con los tratados de libre comercio y quizá renegociar algunas de sus normas, pero hay que ser cuidadoso en este frente”, detalló el nuevo ministro.

Agregó que en la agricultura, se necesita un mejor acceso a la tecnología, con el fin de mejorar el sistema de asistencia directa.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.