El desembarco del primer crucero de lujo en Atlántico

Últimas noticias

12:06

Con fotografías, videos y textos, usuarios de redes...

Personas solicitando el servicio del ‘burro-Uber’.
11:58

En la calle 77 con carrera 60, en el barrio La Concepción,...

11:44

A partir de las 12:30 del mediodia, siga el minuto a minuto...

11:42

Los municipios que tienen mayor índice de niños desnutridos...

Integrantes de la Banda de Baranoa afinan su presentación en la Batalla de Flores.
11:06

Los palcos improvisados con techos de plástico y lona son...

Estación de Gas donde ocurrió el hecho, a las 7 de la mañana.
09:31

Ocurrió en la carrera 10 con calle 56. Testigos afirman que...

Carrera 6 con calle 21 del barrio La Luz, donde fue encontrado el cuerpo.
08:33

Con el hallazgo se elevan a quince los casos de...

La reina del Carnaval, Stephanie Mendoza, junto al grupo folclórico Chandé de Gamarra, en una selfie con el público de Baila la calle.
01:26

A lo largo de nueve cuadras del Par Vial de la carrera 50...

00:45

70 grupos folclóricos y 200 disfraces colectivos e...

00:25

A las 11:00 a.m. arrancará el tradicional desfile en el...

El titulo es:El desembarco del primer crucero de lujo en Atlántico

El desembarco del primer crucero de lujo en Atlántico

El barco de vela Sea Cloud II empezó a tocar costa del departamento del Atlántico, frente a Puerto Velero, desde las 7:55 de la mañana.

César Bolívar
César Bolívar
César Bolívar

Temas tratados

El barco de vela Sea Cloud II empezó a tocar costa del departamento del Atlántico, frente a Puerto Velero, desde las 7:55 de la mañana.

El primer crucero de lujo que llega a la Marina Puerto Velero desembarcó a 65 extranjeros dispuesto a conocer una aventura que empezó en ese balneario de Tubará en una mañana de aguas tranquilas.

El Sea Cloud, de bandera de Malta, con una eslora de 117 metros, 17 metros más largo que el Buque Gloria colombiano, había recogido sus velas en los tres mástiles. Santa Marta lo despidió la noche del jueves y, siete días antes, había iniciado su trayecto de navegación en Curazao. 

El velero fondeó en el canal navegable de 5 kilómetros, que tiene una carta náutica publicada en el servicio geográfico del Reino Unido, precisó Germán Escobar, capitán de fragata y del Puerto de Barranquilla. En tierra los anfitriones de la Marina Puerto Velero, encabeza del director Javier Júlvez, y Eduardo Verano de la Rosa, gobernador del Atlántico, esperaban a los visitantes.

“Esto es un sueño, el resultado de toda la tarea que hemos hecho en el sector público y el privado con inversiones importantes en materia de infraestructura”, dijo Verano de la Rosa.

“Con la llegada de este primer crucero espero que sean muchos los que le sigan y sobre todo estos cruceros de súper lujo que tienen tarifas 10 veces más que un crucero”, agregó Javier Júlvez.

En el velero Sea Cloud II navegan 65 turistas, de los cuales 37 son mujeres y 28 son hombres, y con edades entre los 43 y 92 años. 59 de los visitantes son de Estados Unidos  y el resto: dos de Alemania, uno de Inglaterra, uno de Bélgica y otro de Canadá.

Donald Mayer Blinken, de 92 años y con residencia en Estados Unidos, es el pasajero de más edad  a bordo del crucero. Y el más joven de los navegantes es William Brice, de EEUU, de 43 años. Mayer Blinken es economista, miembro del ejército de Estados Unidos en la segunda guerra mundial, diplomático, embajador en Hungría y escritor.

No todos los navegantes pisaron tierra del departamento del Atlántico, según informó Capitanía del Puerto. Pero los que lo hicieron después de las 9:15 de la mañana, expresaron su agrado de visitar por primera vez a Colombia, Puerto Velero y Barranquilla.

 

Uno de esos fue el alemán Norbert Gerhard Labitzke que llegó en compañía de su hermana Helene, desde una ciudad a 75 kilómetros de Hamburgo, en el norte del país teutón. 

El turista de 65 años, cuerpo delgado de más de 1,85 metros de talla, piel blanca, camisa de cuadros, pantalón pescador, tenis con medias cortas y un sombrero de tela para pescar, tenía cruzada una cámara fotográfica, que preparó para captar algo exótico de las tierras caribeñas. 

Norbert expandió su sonrisa para mostrar una dentadura de comercial y solo decir ante lo que empezaban a contemplar sus ojos escondidos detrás de unas gafas de sol. “Me gusta. Es la primera vez que vengo a Colombia”.

La hilera de turistas, recibidos además por autoridades marítimas, Armada Nacional, Natking Coll, alcalde de Tubará y las agencias turísticas, fue conducida por un camino y piso de madera hacia uno de los quioscos que atraía con el canto de Diana Guerrero. 

La voz quejumbrosa de las primeras letras de la Camaberrochona en ritmo bullerengue sentado, en un tono de lamento de la canción, encantó a los turistas. El complemento fue el jugo de guanábana y las frituras de arepa de huevo que los recibieron.

 

El ambiente se sacudía con el golpe de los tambores, las maracas, las gaitas del grupo Pablo Santo y Diana Guerrero tocando fibras. La cantante del piercing entre los orificios de la nariz cerraba y abrías sus ojos negros de emoción en Para mi tambó, un canto en ritmo de chalupa con letras y con un coro oportuno: /Hay un cuero/…Tráigame un cuero/. 

Al final de su presentación y el ver salir a los turistas rumbo a tres buses que los llevaría a conocer algunas manifestaciones del Carnaval, reconocería que vio caras o ademanes de sorpresa y algo extraños desde las mesas o la barra del quiosco, como la mujer que se tapó los oídos, pero movía su cabeza. “¡Uff qué bonito! Vi algunas caras como de sorpresa, que no sabían qué expresar, pero sé que les gustó”, dijo Diana Guerrero.

Andrea Lozano, directora comercial de Marina Puerto Velero, leyó en inglés los servicios que podían recibir en tierra y tras su intervención estaba seducida con el espíritu de los visitantes. “La mayoría tiene más de 60 años y tienen un alma aventurera. Ellos buscan experiencias en playa y ecología”.

Marie Antonella Scheyven, una ciudadana belga, con residencia en Londres, que vivió en Colombia, estaba fascinada de volver, aunque fuera por unas siete horas. “Viví lo más lindo de este país, con la gente más querida del mundo. Esperamos ver algo de Barranquilla, los colores de su Carnaval”. 

La orden de la tripulación, que es minoría: 62 integrantes, fue subir ancla y empezar la navegación después de 8 p.m. a Cartagena, donde hoy pasarán el día y partirán en la noche a Panamá. 

 

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Economía
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!