Descripcion de la foto
Por: Rafael Castillo Vizcaíno

...Y después de la tormenta, les llegó la calma a Hubert y a Lucero

El DT del Once Caldas acusó de racismo al arquero uruguayo, quien se defendió diciendo que el cartagenero es xenófobo. Finalmente los dos dialogaron en un programa radial y le bajaron el tono a la polémica.

El entrenador del Once Caldas, Hubert Bodhert, acusó al arquero uruguayo de Águilas Rionegro, Lucero Álvarez, de lanzar insultos racistas contra uno de sus dirigidos, el joven atacante Johan Carbonero, durante el juego que el equipo manizalita perdió 1-0 ante el cuadro paisa, el lunes en la noche en el municipio antioqueño.

La denuncia pública del timonel cartagenero se dio en la rueda de prensa posterior al partido. “Sucede algo que no es sano. ¿Qué pasó? Sencillo. Todo el partido, el señor Lucero cogiéndome al chico Carbonero: negro, la p… que te parió, e insultándome al pelao. Estoy saludando al árbitro y (Lucero) pasa, le digo que tiene que respetar. Ya eso no, nosotros no somos indígenas, hermano. Aquí no van a venir extranjeros a hablarnos de qué, a intratarnos, a maltratarnos, nosotros somos negros a mucho honor, ¡a mucho honor! Somos orgullosos de ser negros, pero no puede venir un jugador tan grande a maltratar un chico de 20 años, no señor, aquí en Colombia no estamos para eso”, se desahogó Bodhert. 

“Lo único que le he exigido a ese jugador es respeto, no más, el árbitro estaba presente, fueron las únicas palabras que han salido de mi boca, no ha salido más nada, que tiene respetar, está en un país donde está trabajando y debe respetar a los colegas, porque son colegas”, agregó Bodhert.

En medio de las declaraciones del orientador del Once Caldas, irrumpió el presidente y accionista de las Águilas Rionegro, José Fernando Salazar, gritándole algunas cosas a Bodhert que no se alcanzan a escuchar a través de los videos que circulan en redes sociales.      

“Venga presidente, venga presidente y hablamos aquí, ¡venga presidente y hablamos aquí! ¡A mí no me va a venir a gritar! ¡A mí me respeta también!”, le respondió Bodhert levantándose de su silla y en tono airado. 

Lucero Álvarez, arquero de Águilas, se defendió de los señalamientos de Bodhert y lo acusó de xenófobo. “El técnico del Once Caldas vino a insultarme y yo le contesté, pero nada que ver con racismo. Me dijo una mala palabra y yo se la contesté. Son calenturas, ellos venían con el invicto y por suerte se lo sacamos, pero bueno. En una calentura de un partido uno putea a quien se le ponga adelante”, declaró el charrúa en diálogo con el programa El Alargue, de Caracol Radio.

“Bodhert dice la verdad, pero de que me insultó, me insultó y yo contesté. A mí el árbitro me expulsó. Ojalá que esto se aclare, fue un malentendido. Yo no dije nada de tema de racismo, jugué un año y medio acá y no tuve problemas, ahora no lo voy a tener”, agregó el uruguayo sin explicar bien lo que le dijo a Carbonero.

Ya después, a través de su cuenta de Instagram, Lucero aseguró que Bodhert le expresó ofensas xenófobas. “Triste recibir insultos por mi condición de extranjero. Celebrando el triunfo con mis compañeros, en actitud hostil, el técnico del Once Caldas ingresó a la cancha profiriéndome ofensas xenofóbicas, exigiéndome que respete, faltándome él el respeto, diciéndome extranjero hp, y al responder he sido expulsado”, puntualizó el cancerbero de Águilas.

El Once Caldas emitió un comunicado en el cual “lamenta y reprocha las humillaciones reiteradas proferidas por el señor Álvarez” y pide que se le aplique el Código Único Disciplinario de la Federación Colombiana de Fútbol, que castiga las situaciones de racismo en el fútbol local.

Reconciliación

Ya en la tarde de ayer, después de la tormenta de dimes y diretes de ambos (cada uno por su lado) en diferentes medios durante la mañana, Bodhert y Álvarez dialogaron con un tono más reposado y conciliador en el programa Blog Deportivo, de Blu Radio, y mutuamente se presentaron disculpas, con lo cual le bajaron el tono a la polémica. Se calmaron.