Últimas noticias

16:19

Además de los homenajes del mexicano de la calle, que desde...

José Manuel Maza, Fiscal General del Estado español.
16:17

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y...

Se espera una asistencia masiva al ciclopaseo.
16:02

La medida empíeza a regir a las 5 p.m. de este sábado para...

Mariana, la encargada de generar las emociones en la pista de Bureche.
15:56

Mariana ganó con autoridad las tres mangas y avanzó a la...

Robert Lewandowski.
15:51

Con doblete de Lewandowski, el equipo alemán se ubicó...

15:39

El plan de robar la mayor cantidad posible de joyas y salir...

15:34

Para refutar los argumentos que tuvo la Corte a la hora de...

El satélite fue lanzado en un cohete Delta II.
15:26

El satélite orbitará la Tierra 14 veces cada día de un polo...

El "ARA San Juan".
15:17

También recibió ofrecimientos de Brasil, Chile, Perú,...

Acción en la que ‘el Piojo’ simula un penal ante América.
Acción en la que ‘el Piojo’ simula un penal ante América.

Entrevista Émerson ‘El Piojo’ Acuña - Ex delantero del Junior

“Si hoy simulo me meten $100 millones y me mandan para la cárcel de El Bosque”

El titulo es:“Si hoy simulo me meten $100 millones y me mandan para la cárcel de El Bosque”
X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

‘El Piojo’ se ganó con su fútbol el cariño y la admiración de la exigente afición rojiblanca. El atacante barranquillero logró dos títulos con los ‘tiburones’ e hizo parte del equipo que se salvó de irse al descenso. Cuenta anécdotas y habla del penal que simuló y marcó su carrera.

‘El Piojo’ Acuña fue uno de esos jugadores del ‘patio’ que logró ganarse a pulso el cariño y la admiración de la exigente afición currambera. 

Sus dos títulos con Junior, la cantidad de años que vistió la camiseta rojiblanca y las múltiples experiencias que vivió como ‘tiburón’, lo hacen un jugador recordado e importante en la historia reciente del club.

P. ¿Qué hay de la vida del ‘Piojo’ Acuña?

R.

En estos momentos dedicado a la familia, a los niños, a la casa, porque la verdad es que el fútbol nos quita bastante tiempo. Uno cree que ese tiempo lo va a recuperar después del retiro, pero eso es mentira, ese tiempo no se recupera nunca más. Trabajo en la Secretaría de Deportes, en un programa que se llama ‘Todo bien por Killa’. Ahí estoy, junto a otros exjugadores, brindándoles las experiencias que vivimos en el fútbol a los niños. También tengo una escuelita de fútbol en Campo Alegre,  junto a Leonardo Rojano y la asesoría de Roberto Peñalosa. Un proyecto muy hermoso, el cual comparto, además, con mi esposa y mi hijo.

P. ¿Feliz con lo que fue su carrera como futbolista?

R.

A todo el que me hace esa pregunta le digo que esa experiencia ha sido lo más lindo de la vida, la cual no la cambiaría por nada del mundo. Jugar en el equipo amado (Junior), ponerse esa camiseta, quedar campeón, jugar torneos internacional… o sea, lo máximo.

P. ¿Cómo se dio su llegada al Junior?

R.

Como todo niño, empecé jugando en el barrio El Bosque. Me fui destacando y se fue ‘regando la bola’. Entré a una escuela llamada San Lorenzo, luego pasé a La Victoria, con la que quedé campeón en varios torneos en Barranquilla y subcampeón a nivel de pueblos. Un profesor (William Iturriago) de las divisiones menores del Junior me vio y me llevó. Ahí empezó la carrera en el equipo de mis amores. Realicé todo el proceso, incluido participación en Selección Atlántico y Selección Colombia sub-20, hasta que me ascendieron al primer equipo.

P. ¿Y cuándo se da su ascenso al primer equipo?

R.

Luego del torneo sub-20 con la Selección, en Tandil, Argentina, tenía que presentarme en las divisiones menores del Junior, pero el profesor me dice que vaya a hacer fútbol en el estadio Metropolitano. Ese día íbamos a ser ‘sparring’ del primer equipo dirigido por el ‘Zurdo’ López. Me metieron en el segundo tiempo y gracias a Dios pude hacer un buen entrenamiento, al punto que el ‘Zurdo’ me dijo que me fuera a entrenar con ellos. Y ahí empezó todo.

P. ¿Cómo fue su infancia?

R.

Una infancia jodida. Cuando yo empecé mi carrera, El Bosque era un barrio complicado, no había alcantarillado, ni pavimentación. Las pandillas prevalecían, la venta de vicio, droga, el sicariato. Fue una experiencia muy dura, porque la familia de uno era pobre. Mi papá era ebanista, se ganaba la vida arreglando y haciendo muebles, y mi mamá trabajaba como ama de casa. Gracias a Dios se brinda la oportunidad, por medio del fútbol, de salir adelante. Fácilmente pude ser un expendedor de droga, sicario o pertenecer a una pandilla, porque tuve amigos que me convidaron a matar, a que fuera el sicario más reconocido del barrio, pero le saqué el cuerpo a todo eso, porque tenía claro que lo que yo quería era ser futbolista.

P. ¿Quién le puso el apodo del ‘Piojo’?

R.

‘El Zurdo’, que fue el técnico que me ascendió al primer equipo. Él decía que yo jugaba como Claudio ‘el Piojo’ López, el argentino. Y desde ahí todo el mundo me empezó a decir el ‘Piojo’. Recuerdo que para ese año salió la regla del sub-20, que tenían que jugar dos por obligación y uno debía estar en el banco… Bueno, yo era el tercero en la ‘fila’, tras Hayder Palacios y ‘Ringo’ Amaya, que eran los titulares. Yo viajé pa’ todos lados con el equipo, disfruté mucho de esas concentraciones, de los premios, del vestuario, de todo... eso sí, nunca jugaba, porque esos locos (Hayder y Amaya) nunca se lesionaban, querían jugar todos los partidos. Hasta que un día el ‘Zurdo’ me dio la oportunidad y ya me miraba con otros ojos.

P. Siempre se decía que ‘el Piojo’ era un jugador de segundos tiempos. ¿Lo consideraba así?

R.

Sí, lógico, eso lo sentía la gente, porque la verdad había partidos que de pronto me colocaban de titular y las cosas no salían como uno las quería, pero cuando me metían en los segundos tiempos, volaba. Creo que la clave estaba en que yo era muy analítico y andaba muy pendiente del partido que se estaba jugando, cómo el rival se paraba, por qué lado se le podía hacer daño. Cuando me metían sabía lo que tenía que hacer y, con mi gambeta, velocidad y picardía, marcaba diferencia.

P. ¿Qué técnico lo marcó en su carrera?

R.

‘El Zurdo’ López... porque pa’ qué, ese man creyó en mí, en mis condiciones y me dio la oportunidad de iniciar mi carrera profesional en Junior. Otro entrenador que me marcó fue el profesor Julio Comesaña. Recuerdo aquel equipo que le decían el ‘kínder’ de Comesaña. Él nos dio confianza y minutos, y nos decía, ‘jueguen, jueguen, jueguen, que ustedes son los que van a quedar aquí mandando la parada’ (risas). Hubo otros que me aportaron algo como Peláez, Peluffo, Pinto y Miranovic.

P. ¿Qué recuerda de Miranovic?

R.

Me acuerdo que uno con él no sabía si se estaba entrenando bien o mal, porque terminaba el partido de entrenamiento y se iba, no nos decía nada. Al día siguiente era que comenzaban las críticas. Agarraba uno por uno. A mí me decía: ‘Hey Piojo, ven acá, tú corres pa’ allá, corres pa’ acá, tiras bola pa’ allá, tiras bola pa’ acá… yo no sé de qué juegas tú. Yo te meto, tú corres’. Y yo por dentro decía: ‘Ñerda este man me va a coger y me va a putear’. Y después me decía: ‘¿Sabes qué?, me agradas, porque haces cosas buenas’ (risas). Joda, qué viaje con ese man (risas), primero te criticaba y luego terminaba elogiándote.

P. ¿Cuál fue el gol que más le gustó de todos los que hizo con Junior?

R.

Tengo dos goles, uno que le hice a Millonarios, en el ‘Metro’, con un remate cruzado, y otro que le hice al ‘Pato’ Abbondanzieri, en un Junior-Boca. Esos dos fueron los más bellos, pero el que más disfruté fue el de penal que le marqué a Nacional en la tanda definitiva para el título de 2004 (risas).

P. ¿Qué recuerda de ese campeonato?

R.

Fue especial, un título bacano, porque tuve más participación en el juego del equipo. Entraba y resolvía, entonces ‘el Zurdo’ me tenía fe. Lo valoramos bastante porque ese equipo, la mayoría, éramos puros jugadores costeños, jóvenes, que querían la gloria. La forma como se dio, donde se dio (en el Atanasio), al rival que derrotamos (Nacional) y como lo hicimos. Fue lo máximo.

P. ¿Pensó que la perdían cuando les remontaron?

R.

Cuando Nacional nos remonta la serie, recuerdo que todo el mundo estaba desconcertado, parecía que nos hubieran metido un taponazo en la cabeza. Todo era un incertidumbre, después de tener ese título agarrado. Pa’ más piedra entra Mackenzie en Nacional, y el ‘Nene’ comenzó a burlarse de nosotros. Me decía: ‘Joda ‘Piojo’ están fregados, se dejaron sacar la plata del bolsillo’. Esas palabras dolían. Pero yo le dije: ‘Está bien, pero el partido aún no se ha acabado, aquí nos van a tener que matar, pero lo vamos a pelear hasta el final’. Y mira al final se dio ese gol de Ribonetto, que se inició con un centro mío, y nos volvió a meter en la lucha por el título. Todavía me pregunto qué carajo hacía Ribboneto allá arriba, pero gracias a Dios estuvo ahí, en el momento y el lugar preciso (risas). Cuando marcamos le dije a los pelaos: ‘Este título no nos lo quita nadie’. ¿Y sabes por qué?, porque nosotros con ‘el Zurdo’ terminábamos todos los entrenamientos pateando penaltis, eso era de lunes a domingo, así que perfeccionamos el tiro. Y mira que todos cobramos nítido (risas).

El delantero Émerson ‘el Piojo’ Acuña celebra un tanto anotado con el Junior.
El delantero Émerson ‘el Piojo’ Acuña celebra un tanto anotado con el Junior.

P. ¿Alguna anécdota que recuerda de ese título?

R.

Cuando ya nos vamos a los penales recuerdo que los que habitualmente cobraban no estaban, es el caso de Hayder (Palacios), que esta lesionado, Leonardo Rojano, que lo habían sacado, y Ballesteros, que ni siquiera había viajado. O sea, tú mirabas la nómina y los únicos fijos eran Arzuaga, que ese man tenía tronco de personalidad, Ómar Pérez, que era el capo del equipo, y Ribonetto, que era el otro extranjero. Recuerdo que ‘el Zurdo’ estaba todo nervioso, desconcertado por todo lo que había pasado, así que los que estaban armando la lista eran el profesor David Pinillos (AT) y Peñalosa (el capitán). Qué susto teníamos todos sentados en la grama. Le preguntaron a (Ever) Salas: ‘¿Vas a cobrar?’. Y él respondió: ‘Nombe ‘Peña’, que voy a cobrar, mira cómo me hacen las piernas’. Y me preguntan a mí: ‘Nombe ‘Peña’, qué voy a cobrar. Tú te imaginas que yo bote ese penalti, será para que le tumben la casa a la vieja en El Bosque’. Y así fue con todos, nadie quería cobrar. Y otra vez vuelve Peñalosa y me dice: ‘Hey, ven acá, ¿a quién vamos a poner a cobrar? ¿Tú quieres que coloquemos a Racero (q.e.p.d.), que se pega él mismo en los tobillos? ¿Tú quieres que vaya Salas, que nunca ha pateado un penalti y está cagado? ¿Quién más va a patear, marica? Patea tú, que le pegas bien, deja el miedo’. Conclusión, el man me convenció y le dije: ‘Nojoda, vamos pa’ esa’. Y el otro que se postuló fue Alvear, pero como que lo hizo en privado con Peñalosa, porque recuerdo que nosotros nunca llegamos a saber quién iba a ser el quinto pateador. Omar Pérez cobró primero, yo fui el segundo y cuando vemos es que Alvear sale a cobrar el tercero, ahí nos enteramos que ese otro loco se había atrevido a patear (risas). Y bueno, gracias a Dios todos cobramos bien. Qué risa esa vaina (risas).

P. ¿Y qué pasó por su mente cuando caminaba al punto penal?

R.

Joda, yo decía: ‘Este penalti lo tengo que hacer como sea, porque si no me la montan ahora que llegue a El Bosque, y ni Dios lo quiera me van a hacer algo ese poco de locos. A este penalti le voy a pegar con el almaaa’ (risas)... Joda, que cagalera (risas).

P. ¿Qué le dijo la familia cuando llegó a Barranquilla, luego del título?

R.

Cuando yo llego a El Bosque, me dice mi papá: ‘joda mijo, nosotros sí estábamos asustados cuando fuiste a patear ese penalti, porque tu hubieses botado ese penalti y quién sabe qué nos hubiesen hecho a nosotros acá en el barrio. La gente estaba ardida con ustedes porque se habían dejado remontar, ya todos daban por perdida la estrella y ya se habían ido de acá de la casa’. Y yo le pregunto: ‘ajá y ¿qué pasó después?’. Y me dice: ‘ya cuando Ribonetto marca el gol, la gente volvió a la casa pa’ ver los penaltis’. En ese tiempo mi mamá tenía un estaderito en la casa y ese día ella había sacado un televisor. Cuando Arzuaga cobra el último penalti, que es el que nos da el título, todo el mundo sale a celebrar por las calles de El Bosque. Mi papá, mi mamá y un tío, que estaban supuestamente pendientes del negocio, también salieron corriendo a celebrar y han dejado los enfriadores ahí solo, y la gente sacaba cerveza a ‘tutiplén’. Cuando vinieron a ver, ya los enfriadores estaban vacíos y nadie le respondió a mi papá por esas ‘frías’. Y yo le digo a mi viejo: ‘ajá y ustedes por qué se fueron a celebrar si lo que tenían que hacer era estar pendiente del negocio’... Y mi papá me respondió: ‘yo no sé pero aquí está la cuenta para que la pagues tú’. Joda me salió caro ese título (risas).

P. Usted también hizo parte del equipo que se salvó del descenso. ¿Cómo vivió esa dura experiencia?

R.

Eso fue duro... duro. Teníamos un equipazo, con Giovanni Hernández a la cabeza. Lastimosamente las cosas no se nos daban y siempre que íbamos a jugar, tanto de local como de visitante, se sentías esa cruz encima. La gente te gritaba que te ibas para la ‘B’, que no servías. Era bravo, una experiencia bien jodida. Pero afortunadamente, gracias a la capacidad de todos, jugadores y cuerpo técnico, logramos que el equipo se mantuviera en la ‘A’.

P. ¿Falló el ‘Sachi’ Escobar en la planificación de aquel equipo?

R.

Claro, porque nos llevó a prepararnos por allá por Venezuela. Las pretemporadas buenas son aquí mismo. Tú no ves que Pinto y todos esos entrenadores nos dejaban aquí a chupar sol, porque el fuerte de Junior es el sol, la temperatura, el ambiente. ¿Para qué nos vas a sacar a otro lado donde hace frío? Claro, cuando regresamos acá solo aguantábamos 30 minutos y ya estábamos fundidos. Ahí se falló.

P. ¿Qué recuerda del título de 2010?

R.

Ahí quedó un sinsabor, porque yo comencé jugando con el profesor Umaña, que me brindó la confianza, pero de un momento a otro comenzó a poner a ‘Vlacho’ (Vladimir Hernández). Ese semestre jugué bastantes partidos, pero en los importantes, o sea, en las finales, no estuve ni en el banco, me mandaron para la tribuna. Igual estuve ahí, hice parte del equipo y me considero que aporté algo en la consecución de ese título.

P. Un episodio que lo marcó fue aquella simulación contra el América, que le costó una fuerte sanción...

R.

Yo la verdad digo que fue una jugada fortuita, que uno cree que va a pasar desapercibida y no va a tener tanta repercusión. Fue una acción en la que yo tiro a hacer una pared, y al ver que no alcanzaba a agarrar nuevamente  el balón, me lanzo, pero la verdad sin malicia, lo hice por hacerlo. Pero yo no sé qué le pasó al árbitro, que no vio la acción y pitó el penal.

P. ¿Recuerda alguna anécdota de ese episodio?

R.

Recuerdo que Hayder agarró el balón para cobrar el penal y Adrián Berbia, que era el arquero del América, le decía: ‘Hey, Hayder, puto, bota el penal, ‘el Piojo’ se tiró. Bótalo, bótalo, puto, juego limpio’. Y yo le decía a Hayder: ‘Hey loco, en otros estadios nos han pitado jugadas injustas, no vayas a botar ese penal, méteselo, métele un chuzo, que cuando a nosotros nos pitan huevonadas sí tenemos que aceptarlas’. Recuerdo que lo último que le dije, porque lo veía como dudando, fue: ‘Hayder, ve que el premio contra el América es doble, asegura esa vaina…’ (risas). Ese Hayder le pegó un chuzo... (risas). Son experiencias del fútbol que me tocó vivir. Ahora me dicen el ‘piscinero’ mayor, pero cómo hace uno (risas).

P. ¿Qué hubiese pasado si esa acción ocurre hoy, con todo lo exigente que está la Dimayor castigando a los simuladores?

R.

No, en esta época me meten 100 millones de pesos de multa y me mandan para la cárcel de El Bosque, ahí al lado de mi mamá (risas).

P. De los jugadores con los que compartió en su carrera, ¿cuál fue el que más le sorprendió?

R.

Para mí el ‘monstruo’ de toda esa vaina fue Ómar Pérez. Ese pelao llegó a Barranquilla y nadie creía en él. Llegó con su rodilla chueca y le pagaban por partido jugado. ¿Tú puedes creer eso? Y después mira, quedamos campeones y todos los directivos buscándolo para que firmara contrato y Ómar celebrando con nosotros en los ‘techos azules’. No recuerdo qué directivo llegó hasta allá para que firmara y él le dijo: ‘No, señor, ahora espérate, que ahora el que tiene el sartén por el mango soy yo’. Ómar era un tipo que marcaba diferencia, que sentía la camiseta, metía unos pases ácidos, cobraba tiros libres, todo. Yo compartí con otros buenos jugadores como Giovanni Hernández, ‘Vlacho’, Bacca, Teo, Hayder, pero el monstruo de monstruos, para mí, fue Ómar Pérez. 

P. ¿Y cuál fue su principal socio en Junior?

R.

El ‘Toro’ Arzuaga. Con él viví una época linda, conformando un tridente bello, junto a Ómar Pérez. Siempre que nos encontrábamos los tres poníamos a gozar a la gente. 

P. ¿Le dolió, en su momento, la salida del Junior?

R.

Claro, porque no esperaba salir de esa manera. Pero bueno, tú sabes que uno en la vida tiene que ser agradecido y yo la verdad con esa institución solo tengo palabras de agradecimiento. De seguro que si no hubiese sido por ellos no tendría lo que tengo actualmente, mi casita, mi carro, mi familia, el reconocimiento de la gente. ¿Qué más puedo pedirles? Simplemente decirles a ellos gracias.

P. ¿Qué opina del Junior actual?

R.

Yo lo veo fuerte. Teníamos rato que no veíamos a un Junior jugar así, tanto de local como de visitante. Bacano. Este Junior va a dar mucho de qué hablar.

P. ¿Se puede soñar con la ‘triple corona’ (Liga, Copa y Sudamericana)?

R.

Claro que sí, Junior está para eso. Ojalá se dé, no será fácil, pero hay un grupo muy bueno como para soñar. Seguro que sí lo logramos.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Deportes
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio
Regístrate

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web