El Heraldo
Deportes

Palestra deportiva: Aquel 31 de diciembre, pero de 1916...

Este artículo debió haber salido en este periódico el pasado 31 de diciembre, pero se nos traspapelo – cosa nada rara en tratándose de cronistas deportivos – y no queda mas remedio que una vez corregido aparezca hoy en las columnas que alimentamos en EL HERALDO. ¿Por qué tuvimos empeño en que hubiera salido el pasado 31 de diciembre 2.010? Pues, hombre, porque el 31 de diciembre de 1.916, cuando ya el béisbol barranquillero que trajo de EE.UU. don Ramón Urueta Mendez y catequizó a una juventud ávida de practicar deportes, había deambulado por varios años en plazoletas y campos abiertos.

El béisbol no comenzó en Barranquilla como lo hiciera el fútbol en 1.909, cuando el intrépido Arturo De Castro Palacio ( hombre que no conocía el miedo, como lo demostró acabando de llegar en “raid” a Cartagena- cuando carreteras no había-desde Barranquilla y le dijo a miles de cartageneros que lo recibieron con tremenda algarabía en su automóvil marca “Reo”) señalando el cerro La Popa, que “en ese automóvil suyo lo iba a subir hasta el copito”. Y desoyendo los consejos que le daban, para que se abstuviera de ese alarde innecesario, montó en el “Reo” y le metió “primera”, la que por lo visto no sacó el pie del acelerador ni por un segundo, hasta llegar a la cima.

Pero perdónesenos el desvío de esta croniquilla, porque era de un aniversario beisbolero que queríamos saludar históricamente, no futbolero, cuando dos equipos barranquilleros de pelota chica inauguraron el campo “Obregón”, cedido por la familia que los viejos barranquilleros tanto quisieron por la filantropía que se gastaban para favorecer a la ciudad que los vio nacer y que por esta vez nos abstenemos de señalar para tener espacio y hablar sobre ese acontecimiento deportivo. En el caso del fútbol primigenio que se jugó en Barranquilla, desde un principio se debutó con un campo de juego técnicamente trazado, reglamento en la mano, que Arturo De Castro trajo de Londres y él mismo tradujo al español.

Un detalle de aquel partido, observando en unas viejas fotografías de los jugadores: estos todos pertenecían a la alta sociedad de Barranquilla. En esto era lo mismo que en fútbol, demostrándose que los deportes todos llegados a playas barranquilleras y colombianas fueron jugados inicialmente por las capas aristocráticas, y con el curso del tiempo los practicantes fueron después miembros de la clase media y finalmente ambos deportes llegaron a las huestes extraordinarias del pueblo nuestro, surtidor inmancable de nuestros grandes jugadores, como posteriormente pudo comprobarse.

¿Y quiénes fueron esos precursores deportivos? Aquí tiene una parte de ellos: Ernesto Cortissoz, Luis E. Pochet, Ramón Urueta y su hermano, Alberto, Antonio Salcedo Cotes, Marco Tulio De Castro, Luis Pardey, Jorge Salazar, Carlos Caballero, Augusto Hanaberg, Jose Ma. Verano, Venancio García, Eugenio González Porrati, Luis R. Fuenmayor. ¿Seguimos? Seguiríamos, pero el bendito espacio se agotó. Será en otra ocasión. ...

Por Chelo de Castro C.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.