“Las pesas son mi alma, ya no puedo vivir sin ellas”: Ca ...

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Mujeres emprendedoras trabajan en la elaboración de calzado femenino.
00:00

Unir esfuerzos, recursos y capacidades para sacar adelante...

19:50

La prenda, que lleva el número 23, fue utilizada por el...

Avión accidentado en La Macarena.
19:34

Es la segunda vez en menos de un mes que un avión de Sarpa...

19:01

El multimillonario habría confiado sus activos -que...

18:27

En menos de 48 horas han ocurrido dos doble homicidios en...

Mariano Miguel Rosales Cruz fue asesinado en la tarde de este lunes festivo de un tiro, cuando se encontraba en la calle 6 A con carrera 18 del barrio Simón Bolívar.
18:16

Entre el 17 y este 19 de agosto se registraron 9 ...

Los tres ocupantes de este camión quedaron aprisionados tras colisionar con una moto cerca de Dibulla.
17:59

Un empleado de cultivos de banano y un motociclista...

Los integrantes de la selección Atlántico celebran la obtención del título.
17:56

Con gol de Kevin Gutiérrez, la delegación rojiblanca venció...

Buques de la marina estadounidense.
17:47

El jefe del Comando Sur hizo estas declaraciones en Rio de...

Carlos Caballero Figueroa en el Colegio Barranquilla, donde forma pesistas.
Carlos Caballero Figueroa en el Colegio Barranquilla, donde forma pesistas.

Entrevista

“Las pesas son mi alma, ya no puedo vivir sin ellas”: Carlos Caballero Figueroa

Por: Rosember Anaya @rdeportes

Fue junto a Ney López, el primer pesista colombiano en representar al país en unos Juegos Olímpicos, en Melbourne, Australia en 1956. También estuvo en las olimpiadas de Roma en 1960.  A sus 91 años sigue formando pesistas en el Colegio Barranquilla y levantando pesas como cualquier jovencito. 

Es el ‘Caballero’ de las pesas. Tiene 91 años, y a esa edad aún se ejercita levantando los discos de hierro. Está lúcido. Su memoria recuerda, como si fuese ayer, cada momento vivido en este deporte en el que se consagró. Nació en Arjona, Bolívar, pero se enamoró de Barranquilla en 1945. Esta ciudad lo acogió y lo formó  como pesista y entrenador. Carlos Caballero Figueroa y el vallecaucano Ney López fueron los primeros pesistas colombianos en representar al país en unos Juegos Olímpicos (Melbourne-1956).

Cosechó medallas en Juegos Nacionales, Centroamericanos y del Caribe y muchos de los torneos en los que participaba. Ahora, desde el Colegio Barranquilla tiene un espacio donde sigue formando pesistas. 

P. ¿Qué ha pasado con Carlos Caballero Figueroa?

R.

Soy el entrenador de la Liga de levantamiento de pesas del Atlántico. Comencé en el deporte de las pesas el 10 de junio de 1951. Fui campeón nacional 12 veces, dos veces campeón Suramericano, dos veces campeón Centroamericano y del Caribe. Estuve en los Juegos Panamericanos de Canadá y en los Juegos Olímpicos de Melbourne, Australia (1956), en los de Roma (1960)  y estuve seleccionado para los de Tokio (1964). Fui el primer pesista colombiano en asistir a unos Juegos Olímpicos. 

P. ¿A qué se debe esa entrega y ganas de seguir trabajando a sus 91 años?

R.

Gracias al buen vivir. A tratar de no ser una persona viciosa. Cuando voy a una fiesta me tomó uno o dos traguitos. Como bien, nada de comida chatarra. Estoy siempre alegre y con ganas de seguir viviendo.

P. ¿A los 91 años aún levanta pesas?

R.

 Sí. Yo no dejo de entrenar, todos los días lo hago. En la mañana entreno en mi casa, también antes de acostarme  y aquí en el gimnasio dos o tres veces a la semana levantó pesas.

Carlos Caballero en su época como pesista.
Carlos Caballero en su época como pesista.

P. ¿Por qué decide ser pesista?

R.

Yo trabajé en Avianca y allá había un soldador que se llamaba Ciro Gutiérrez, ese muchacho en el mediodía se ponía a hacer ejercicios con los yonkes con los que trabajaban allá y la gente le hacía rueda para verlo. Eso me gustó mucho y me la acerqué, y entonces empezamos a ir juntos al centro de cultura física a entrenar, en esa época yo tenía como 24 años. La primera vez que me puse a hacer ejercicios me dio la pálida y me puse a vomitar, pero no me desmayé, así que seguí entrenando como lo hago hoy en día.

P. ¿Cómo fue su infancia?

R.

Soy de Arjona, Bolívar. Me vine a Barranquilla a prestar el servicio militar, soy segundo contigente del año 1945. Cuando se hicieron los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1946 en Barranquilla, estuve aquí. Yo participé en esos Juegos, pero no como deportista, como soldado, nos llevaron a barrer y a recoger escombros en la inauguración. Yo llegué a Barranquilla en noviembre de 1945.

P. ¿Cómo se enamoró de Barranquilla?

R.

Cuando me dieron la baja en el ejército regresé a mi pueblo, pero allá me sentía raro, ya no me amañaba. Entonces le dije a mi mamá que me quería ir para Barranquilla a trabajar y me vine a donde unos primos. Ellos vivían en la calle 43, entre Aduana y Olaya. 

P. ¿Para usted que significan las pesas?

R.

Para mí las pesas son mi alma, ya no puedo vivir sin las pesas. Es un deporte que siempre me ha gustado. Yo, antes de ser pesista, jugué béisbol, pero después me vine para las pesas. Ya no puedo competir por la edad, amo y amaré las pesas hasta el último día de mi vida.

P. ¿Qué ha sido lo más duro en las pesas?

R.

El estar seleccionado para las olimpiadas de Tokio de 1964 y faltando 10 días recibí una llamada donde me decían que habían recortado el cupo en las pesas por falta de presupuesto.

P. ¿Qué significa para usted ser el primer pesista en representar al país en unos Juegos Olímpicos?

R.

Es un orgullo. Yo fui el que abrió la puerta para que Colombia lograra la primera medalla de oro en unos Olímpicos en las pesas. Primero fue con Marías Isabel Urrutía, en Sidney 2006, y luego con Óscar Figueroa, en Río de Janeiro en 2016.

P. ¿Qué recuerda de esos Olímpicos de Melbourne?

R.

Fue magnifico. Nosotros viajamos a Melbourne en un avión DS4 de Avianca, el HK136, a ese avión le decían el olímpico. Fueron 60 horas para llegar a Melbourne y de regreso fueron 64 horas. Después de toda esa travesía de casi cuatro días, sin entrenar y sentado en esa silla, a veces nos tocaba acostarnos en el piso para estirarnos. Llegamos y al día siguiente nos tocaba competir. Me lesioné una rodilla. Fue difícil.

P. ¿Recuerda el peso que levantó?

R.

Yo era mediano, mi peso era de 75 kilos. En aquella época se hacía fuerza, arranque y envión. En el último arranque fue donde me lesioné. En el envión, cuando me ponía las pesas en el pecho, no resistía el dolor y no pude levantar. Pedí levantar menos peso, pero no aceptaron.

P. ¿En Roma como le fue?

R.

Quedé de decimotercero de 37 participantes. Eso fue una maratón. En mi época eran 9 movimientos, tres de fuerza, tres arranque y tres de envión. Cuando yo hice el primer movimiento en envión con 140 kilos, para el segundo pedí 150. Del primer movimiento al segundo demoré dos horas para volver a cargar. Eso fue una maratón. En Roma mi primer movimiento en fuerza lo hice a las 5 de la tarde de un sábado y el último del envión lo hice a las 5 de la mañana del domingo, toda la noche compitiendo. Yo era uno de los pesistas que salía de primero porque levantaba menos peso. Fueron casi 24 horas competencia.

P. ¿A qué se deben todos lo éxitos que tuvo?

R.

Yo siempre, cuando estaba en mi pueblo Arjona decía que tenía fuerza y me ponía a competir con los pelaos y los cargaba, entonces cuando llegué a las pesas siempre quería ser el mejor. Yo no fallaba un entrenamiento, eso es lo que yo recomiendo a todos. En el deporte para tener éxito hay que entrenar, continuamente. 

P. ¿Cómo cree que han ido evolucionando las pesas en el Atlántico?

R.

El Atlántico tuvo una época en la que a su equipo de pesas le decían la aplanadora, uno iba a todos los campeonatos nacionales y ganábamos. En aquella época había una cantidad de pesistas buenos, pero eso aquí se ha perdido. Los pelaos de ahora se dedican es al vicio y a la parranda. 

P. ¿Hoy cómo ve el nivel de las pesas en el Atlántico?

R.

Hay unos muchachos que van más o menos, ellos están en selección Colombia. Pero el nivel de las pesas en el Atlántico ha decaído mucho. Vienen los Juegos Nacionales y cuando mucho tres muchos harán parte de la selección de varones y que pueden subir al podio. 

P. ¿Cuánto tiempo duró como pesista activo y cuando empezó su carrera como entrenador?

R.

Fui competidor desde 1951 hasta 1970. Mi última competencia fue en los Juegos Nacionales en Ibagué, no seguí compitiendo porque ya era monitor y me pagaban mil pesos. Me retiré porque las demás ligas buscaron la forma de sacarme porque sabían que yo ganaba en esa división. 

P. ¿Qué ha sido lo más bonito de formar pesistas?

R.

María Isabel Urrutía en 1992 entrenó conmigo en el Coliseo Cubierto. Óscar Figueroa entrenaba conmigo en el Romelio Martínez. Y así muchos pesistas de Colombia entrenan conmigo. Tuve muchachos de nivel internacional como Julio Samper, Carlos Zapata, Dolcey Caballero (su hijo), Carlos Suárez, Pedro Echeverría y Sergio Rada.

P. ¿Cuál ha sido su alumno más aventajado?

R.

 Julio Samper y Carlos Zapata. Julio fue el primer pesista que levantó 180 kilos en Colombia, lo hizo en los Juegos Nacionales de Montería en 1988.

P. ¿Qué se necesita para que un pesista del Atlántico esté en unos Olímpicos?

R.

Entrenamiento continúo y que lo ayuden en lo que necesite. Desde vitaminas hasta implementación deportiva. El problema de los pelaos de aquí es el transporte, yo tengo que sacar de mi bolsillo para que puedan venir a entrenar. Para ser buen pesista hay que enamorarse de las pesas.

P. ¿Cree que en el Atlántico hay jóvenes con talento para que aspiren a unos Olímpicos?

R.

Sí los hay. Pero para Tokio 2020 no lo hay, pero para más adelante sí. 

P. ¿Cree que lo han valorado en el Atlántico y en Colombia?

R.

Acord me ha hecho homenajes. Me dio una placa al igual que Indeportes. Pero que tenga un recurso que me estimule económicamente, no. Me pagan mi sueldo que es de un millón de pesos. A mí me declararon pionero del deporte en el Atlántico junto a Antonio Rada, Elías Chegwin y a Roberto Meléndez. Fui con ‘Toño’ Rada a Bogotá y nos premió el presidente Pastrana con 13 millones de pesos, hasta ahora es lo único que he logrado.

P. ¿Usted cree que Barranquilla necesita un gimnasio de pesas que lleve su nombre?

R.

Yo sí creo, modestia aparte. Yo estuve postulado para el que el nuevo coliseo llevará mi nombre, decían que era el favorito por mi trayectoria, pero a última hora le pusieron Sugar Baby Rojas. Yo sí creo que las pesas necesitan su propio espacio. 

Caballero levantando  un disco de hierro.
Caballero levantando un disco de hierro.

P. ¿Ha sido dura la lucha con las pesas?

R.

No tiene ni idea. Para salir del coliseo al Romelio fue por cuenta de nosotros. Y del Romelio al Colegio Barranquilla fue por cuenta de Mario Moreno, hablamos con el profesor Severo Rodríguez, quien fue el que nos cedió un espacio y es ahora donde estamos. Entrenábamos en una cancha de basquetbol descubierta y teníamos un cuartico donde guardábamos la pesas, eso era un camello. Cuando llovía no podíamos entrenar.

P. ¿Cuál cree que es el gran problema de las pesas en el Atlántico?

R.

La falta de estructura. Claro que ahora se van a solventar un poco las cosas porque nos van a dar un espacio en el Sugar Baby Rojas. En el colegio hay gran talento humano. Les pido a los entes tanto departamentales como distritales que por favor miren el deporte del levantamiento de pesas.

P. ¿Qué es lo primero que le dice a un pesista?

R.

 Que se enamore del deporte. 

P. ¿Cómo es usted como entrenador?

R.

Me considero un buen entrenador porque he hecho buenos pesistas. Yo soy suave con los alumnos, pero sí en algunos momentos muestro carácter, pero no soy como otros que pasan regañando. Pero hay momentos en los que se me sale el Caballero (risas).

P. ¿Ha escuchado hablar de algún caso de dopaje en la pesas de Atlántico?

R.

 Hace poco hubo un muchacho que entrenaba en el estadio Metropolitano, pero después le comprobaron que fue una sustancia que le dio una vecina. Lo sancionaron, pero no fue culpa del muchacho.

P. ¿Qué piensa del dopaje en las pesas a nivel mundial?

R.

 Para mí no es lógico, eso no es lo mejor para el deportista. Dicen que eso da fuerza, pero uno tiene su fuerza innata. Lo que hay es que entrenar y entrenar.

P. ¿Hoy cuál es su pupilo más aventajado?

R.

Anthony Bonett y Sergio Rada, que se va a venir nuevamente para Barranquilla. Él quiere ir nuevamente  a unos Olímpicos, él tiene 33 años. Yo competí hasta los 43 años. Después que uno entrene y se cuide, puede durar en las pesas.

P. ¿Tenía algún ritual ante de levantar las pesas?

R.

Yo siempre he sido amante del ejercicio respiratorio, también hago yoga. Para levantar bien hay que tomar bastante aire, llenar los pulmones.

P. ¿Cuál es el logro que más recuerda?

R.

 El que obtuve en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Y las medallas que me dieron como participante de unos Juegos Olímpicos.

P. ¿Cómo ve el nivel de las pesas en Colombia?

R.

Está bien, pero últimamente no ha habido ascenso, no veo el progreso. Son los mismos y las mismas.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Deportes
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí

Te invitamos a registrarte gratis en EL HERALDO

Has disfrutado el total de 6 contenidos gratuitos en el mes que ofrecemos a nuestros visitantes.

¿Ya tienes una cuenta?Inicia sesión aquí

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado