Últimas noticias

Estado de la vía
03:17

El proyecto consta de 48 kilómetros entre Palermo y...

El teniente de la Policía, Juan Carlos Agámez Pájaro en la audiencia de imputación de cargos.
03:06

Juan Carlos Agámez, quien hacía curso para capitán de...

Panorámica de varios conjuntos residenciales ubicados en el norte de Barranquilla.
02:58

Actualmente la ley no faculta a los entes territoriales a...

Pékerman entregará la lista de convocados a la prensa el viernes en Bogotá.
02:37

El técnico de la Selección Colombia oficializará este...

Dos trabajadores del sector de la construcción.
01:45

La Corte tomó la decisión, luego de fallar a favor de una...

El equipo rojiblanco utilizará hoy la misma alineación que ante Millonarios.
01:35

Junior recibe hoy a Millonarios, a partir de las 8:00 p.m...

Audiencia contra los reclusos fugados.
01:28

Los operativos de búsqueda de otros 26 fugitivos continúan...

Los ‘bici-ballos’ o las ‘caba-cletas’ son producto de Tobón, de su imaginación y su talento.
01:25

La XX edición de El Caribe Cuenta, del 27 de agosto al 3 de...

Xavier Escorcia, Joaquín Berrocal y Santander Cueto dijeron que no sintieron el temblor en Malambo.
01:23

Geólogo de la Uniatlántico dice que estos movimientos son...

Mary Luz Escorcia abraza a su hijo Fernando Antonio en medio de una actividad. Hoy el joven permanece en cuidados intensivos con graves quemaduras.
01:20

Fernando Castro Escorcia, de 25 años, presenta quemaduras...

Roberto ‘Bobby’ Polo fue uno de los umpires de sóftbol y béisbol más respetados en el Atlántico.
Roberto ‘Bobby’ Polo fue uno de los umpires de sóftbol y béisbol más respetados en el Atlántico.

Entrevista

La última entrevista con Roberto ‘Bobby’ Polo

El titulo es:La última entrevista con Roberto ‘Bobby’ Polo
X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

El expelotero y umpire barranquillero falleció por problemas renales el pasado lunes a los 82 años. El año pasado contó anécdotas de su vida a EL HERALDO. 

A las 7 y 50 de la mañana, del lunes 7 de agosto, un mensaje llega a mi celular. Apenas despertaba y, con la mirada aún borrosa, leo que Roberto ‘Bobby’ Polo había muerto. Recordé que en mi grabadora, guardada siempre en la gaveta de mi escritorio en EL HERALDO, había una entrevista con aquel expelotero y umpire que partió de este mundo por afectaciones renales a los 82 años. 

Nuestro encuentro fue en 2016. El día ya se ha extinguido de mi memoria, pero fue el día en que cumplía años su esposa Yolanda González Rico y también, su fallecida madre Ignacia Tous. ‘Bobby’, luego de contarme sus anécdotas, unas dolorosas y otras divertidas, le llevaría flores a su amada. 

Su deceso, pese a que no éramos conocidos –nuestra cita se dio por medio del periodista William Vargas Lleras– lastimó mi corazón porque sentí que le había incumplido a su deseo, salir en la sección ‘¿Y qué hay de la vida de...?’.

Nunca imaginé que esa entrevista, de 33 minutos y 54 segundos de duración con el ‘Bobby’ Polo, sería la primera y la última.

P. ¿Qué día nació usted?

R.

Nací un 4 de diciembre de 1935, en el barrio San Roque en Barranquilla.

P. ¿A qué edad comenzó a jugar béisbol?

R.

A los 17 años inicié en el campo de San José. No jugué en ninguna categoría inferior, pero me enfrenté  ante profesionales. Dejaban a jugadores de primera en banca y me metían a mí.

P. ¿En qué equipos jugó?

R.

En casi todos. Comencé en el equipo Quirofina de un señor llamado Oswaldo Roca, a él lo bautizaron el ‘Quijote del Béisbol’. Luego pasé a Cementos del Caribe, Kolcana, Policía del Atlántico donde fui campeón, y ‘champion bate’. También jugué en Vanitor, Willard,  Celanese, Pizano, entre otros. Le dediqué toda mi vida a este deporte. Todo lo que hice es para que hubiese estado como en 10 nacionales y solo jugué en Barrancabermeja. Jugué en los octavos Juegos Nacionales y yo lloraba cuando no me veía en el periódico.

Roberto Polo (en el suelo) cuando jugaba con el equipo Vanitor.
Roberto Polo (en el suelo) cuando jugaba con el equipo Vanitor.

P. ¿En qué posición jugaba?

R.

Jugaba de utility, pero pasé la mayor parte de mi carrera, 26 años, jugando como centerfield. Los venezolanos y los cartageneros me tenían miedo. “Cuidado, que corre mucho. Ojo que es músico (que solo tocaba la bola)”, gritaban en el campo (risas).

P. ¿Por qué no pudo llegar a ser profesional?

R.

Por la sencilla razón de que yo era muy ‘pelaito’ en la primera campaña del béisbol profesional y para la otra temporada era un adulto mayor y ya me había dedicado al arbitraje del sóftbol y el béisbol.

P. ¿Le duele no haber llegado al profesionalismo?

R.

Si aquí hubiese existido un scout no solo yo llego. Aquí estaba Milciades Mejía, Gerardo Guzmán, cátcher campeón mundial, Ubaldo Salinas, segunda base, Luis De Arco, pitcher. Éramos muchos buenos y grandes jugadores. Si aquí hubiesen sido honrados conmigo también tuviera como 15 guantes de oro.

P. ¿Pudo llegar a la Selección Colombia?

R.

Me cogían para reforzar, pero la verdad es que siempre me marginaban. Me dolieron los Juegos Bolivarianos porque el entrenador Antonio ‘Manía’ Torres  no me llevó. Él estaba enamorado de una de mis hermanas (Leonor Polo Tous) y nunca supe el por qué no me citó. El hombre que jugó por mí, Alfonso ‘Cabecita’ Morales, bateó un hit en la serie y ya.  En ese momento pensé en retirarme del béisbol.

P. ¿Usted alcanzó a jugar hasta los 44 años?

R.

Así es. Nadie ha llegado a jugar hasta esa edad en Colombia. Yo empecé en el 1953, llegué a la primera categoría que era difícil llegar. Todos se retiraron antes de 1979 que fue el año en que me retiré. Bateando y corriendo estaba. Fabio Poveda sacó una nota que se titulaba ‘Los abuelos del béisbol’.

P. ¿Cuál fue el partido más difícil que jugó?

R.

Cuando quedé campeón con Vanitor. Jugábamos ante Willard, que era toda la Selección Atlántico. Nosotros éramos desconocidos y terminamos ganando. Los dos primeros juegos fueron nuestros, ellos ganaron el tercero y el cuarto. El último fue el de nosotros. Los de Willard tenían sancocho, picó y perdieron.  Recuerdo que mi vieja, Ignacia Tous (se le salen las lágrimas) me felicitó. Lloré ese día. Ella me acompañaba y veía todos los juegos. Como buena cartagenera le gustaba el béisbol, incluso tenía un equipo de baloncesto que se llamaba San José. Le gustaba el deporte.

P. ¿Usted también se animó a jugar fútbol?

R.

Y también era bueno. En mis épocas se jugaban con cinco hombres en ataque. Yo era puntero derecho. Cuando el defensa volteaba ya yo iba lejos (risas). Hasta baloncesto jugué.

P. ¿Y cómo llega al arbitraje?

R.

Un día vino un equipo de Dominicana. Yo estaba en el colegio de árbitros y Álex Cueto era el presidente. Me nombraron para ese partido árbitro de home. Me fue bien y luego, en 1979, Julio Blanch me dice que si quería ser profesional. Duré como 26 años como árbitro profesional. No me gustaba el sóftbol, pero gracias a Dios le tomé cariño y conocí toda Colombia. Estuve en Cartagena en los Juegos Centroamericanos, en el Suramericano y Panamericano en Medellín.

P. ¿Tuvo algún hijo pelotero o árbitro?

R.

Mi hijo Rolando Polo le gustaba, pero no fue profesional.

P. ¿Cómo está su salud (señalo su brazo derecho)?

R.

Ahí vamos. Tengo problemas renales y me hacen diálisis los lunes, miércoles y viernes.

Polo y su esposa Yolanda González Rico.
Polo y su esposa Yolanda González Rico.

P. ¿Cómo conoció a su esposa Yolanda?

R.

En un baile que se llamaba ‘Fuego que me consume’. Recuerdo que el 19 de julio de 1956 yo me la llevé a la casa de mi prima María y el 20 tenía partido y lanzaba. Gente del Servicio de Inteligencia Colombiana (SIC) se presentaron en el estadio y me metieron preso porque ella tenía 20 años y en ese entonces era menor de edad. Me la quitaron, pero seguimos a pesar de que la suegra no gustaba de mí. 

P. ¿Lograron casarse?

R.

Sí. Mi hermana Soledad que era modista le hizo el vestido de novia y un compañero del Colegio San Roque me fió los zapatos. El taxi se dañó en la puerta del Teatro Caldas (risas) y dónde pasaba un taxi a las 6 de la mañana. Yolanda estaba donde mi prima María que vivía detrás del Cementerio Universal. La rescaté, la llevé a la iglesia y después se nos olvidaron los anillos (risas). Entonces me devolví a buscar a mi prima y estaba en el mercado de Chiquinquirá. No encontrábamos las llaves del escaparate, eso fue un cuento largo. Y ya de eso son 59 años de casados. Una calidad esa mujer. Está cumpliendo ahorita, luego de esta entrevista, le voy a llevar unas flores.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Deportes
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web