Deportes

¿Hay un mejor juez de línea que Jesús?

Este niño, de solo 10 años de edad, que usa prótesis por una discapacidad en su pierna derecha, se abre paso en el arbitraje local.

Futuro brillante. Jesús Adrián González no es un árbitro del montón. Apenas a sus 10 años, el pequeño sorprende a propios y extraños con su dominio de las situaciones, su conocimiento del fútbol y su corazón para impartir justicia desde la banda como juez de línea.

Los diferentes partidos de la Liga del Atlántico cada fin de semana tienen un nuevo foco de atención. Las habituales jornadas, donde la competitividad está a flor de piel y el inclemente sol observa desde las alturas los cotejos, ahora presentan un blanco de elogios inusual. Las flores y comentarios de admiración no solo se los lleva el mejor jugador del encuentro o el equipo ganador. Jesús, que viene haciendo sus pinitos como juez de línea, tiene los reflectores hacia él.

Orlando Amador

Ni la lluvia ni el calor ni mucho menos una prótesis en su pierna derecha impiden al jovencito realizar la labor por la que tanto se ha esmerado y preparado. El muchacho toma su banderín, amarra sus tacos y doma las problemáticas que se presentan en su costado. Cuando tiene que regañar, regaña; y cuando tiene que frenar una opción clara de gol por fuera de juego, no le tiembla el pulso para alzar su bandera.

Su ejercicio es sin reproche. La vida le dio la oportunidad de marcar diferencia y él acepta el reto como tal. Se mueve con libertad durante todo el juego ante la vigilancia de un juez suplente que, por lo general, se cansa esperando a que el pequeño Jesús Adrian se quede sin energías.

Su vocación se inició temprano. A los 8 años, Juan empezó a seguir los pasos de su padre, Elkin González, un árbitro atlanticense con más de 16 calendarios de experiencia. Su madre, Loraine Sanjuán, se divertía mucho cuando su hijo no paraba de saludar a su progenitor en medio de los partidos. Era su héroe y un ejemplo a seguir.

Orlando Amador

Para ellos Jesús es todo, la principal motivación, el motor de vida, la felicidad, la satisfacción. Loraine tuvo un embarazo tan normal que ninguno de los doctores que acompañaron su proceso se dieron cuenta que su pequeño iba a necesitar una prótesis. Al soltar las primeras lágrimas en este mundo, su mamá fue la que se dio cuenta de su discapacidad en su extremidad inferior diestra.

Sin embargo, el no contar con su pie derecho jamás ha sido un impedimento. Mucho menos, una excusa. Juan como buen emprendedor - término utilizado por su padre - siempre tuvo la habilidad de conseguir todos sus logros a pulso. Nunca ha dejado de sorprender a sus parientes ni a todas las personas que hacen parte de su vida.

Orlando Amador

Siempre al pie del cañón de todas las clases arbitrales, Juan no fue el típico niño que se decantaba por un deporte en específico. Ni las cestas del baloncesto, ni los pedales del ciclismo le llamaron la atención. Su gusto estaba en la sensación de hacer justicia dentro de un terreno de fútbol.

Las clases tácticas no le hicieron cosquillas y el nivel físico necesario no le quitó el sueño. Con esfuerzo, aquel niño de nueve años de edad (hoy diez) pudo trabajar hasta hacer realidad su debut como juez de línea en un partido de la Liga del Atlántico.

Su padre lo recuerda como si fuese ayer. El Estadio Moderno como epicentro y un clásico como Santo Tomas vs. Baranoa como plato fuerte. Las miradas de todos los jueces de la Asociación de Árbitros del Atlántico estaban a la expectativa.  Las de sus familiares eran de orgullo. Para la felicidad de todos, Juan se desempeñó al 100%, como si su experiencia fuera vasta.

Orlando Amador

Ese fue el primer bloque para construir todo un muro de ilusiones. Sus compañeros del colegio se empezaron a dar cuenta de su talento para arbitrar, y los profesores no dejaban de felicitarlo. El mejor amigo de todos, y el sueño de Elkin González hecho realidad.

“Para nosotros es un gran orgullo. Lo amamos. Su buen rendimiento no solo es en la cancha, también es de los mejores en el colegio. Del top-3 no se baja. No podemos pedir más. Antes, por el contrario, le damos gracias a Dios por darnos este niño tan maravilloso. Solo nos queda apoyarlo cuanto más podamos”, afirmó su padre a EL HERALDO.

El presidente de la Asociación de Árbitros de Fútbol del Atlántico, Jorge Acosta, también se unió a los elogios en medio de todo el legado que va construyendo el pequeño juez de línea.

Orlando Amador

“Es una sensación muy gratificante cuando tenemos este tipo de personas dándonos ejemplo. Jesús es una muestra de lucha, disciplina y voluntad. Con él, nos damos cuenta que los límites no existen. Todo es mental. Ha desarrollado una condición importante. Es muy receptivo, aprende rápido y acata todas las instrucciones de sus profesores. Si sigue por ese camino, podrá cumplir todos sus sueños”, expresó.

‘Ñañu’, como le dicen sus familiares más cercanos, debido a que cuando era pequeño no sabía decir niño, disfruta de su presente y se emociona por su futuro: “Mi mayor sueño es ser cuarto árbitro del fútbol profesional colombiano. También quiero impartir justicia en unos Juegos Paraolímpicos”, declaró.

Su buen rendimiento en las canchas le ha permitido compartir momentos con varios jugadores del Junior de Barranquilla como Sebastián Viera, Teófilo Gutiérrez, Luis Díaz, jugador al que espera volver a ver, y Juan Guillermo ‘el Carachito’ Domínguez, quien fue la primera persona que le regaló una prótesis.

Así mismo, sigue compartiendo con sus ídolos del medio como Jhon Alexander Ospina, árbitro que lo invitó para que este sábado vaya a verlo impartir justicia en el encuentro entre Junior y Nacional en el estadio Metropolitano.

Orlando Amador

Mientras sueña despierto, Juan Adrian González no solo espera seguir anulando muchos goles, sino haciendo del fútbol, el deporte que tanto ama, una disciplina mucho más justa para todos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.