El Heraldo
Deisy Maury con dos de sus hijos, Alejandra y Rafael Santos. Archivo particular
Deportes

Habló Deisy Maury, la ‘comandante’ de Borré: “El llanto se apoderó de mí”

Lágrimas de felicidad invadieron el rostro de la madre del goleador barranquillero que se coronó campeón de la Liga de Europa con el Eintracht.

Todavía está emocionada y con las lágrimas a flor de piel. Deisy del Carmen Maury García, madre de Rafael Santos Borré, no ha parado de reírse, erizarse y llorar en medio de la felicidad por la gloria de su hijo, que el martes anterior condujo al Eintracht Frankfurt hacia el título de la Liga de Europa.

Ese Rafa, que salió de su vientre y que ella acompañaba de cancha en cancha durante cada fin de semana en Barranquilla, anotó el gol del empate 1-1 durante 120 minutos y selló la histórica victoria en la final ante Rangers con una ejecución perfecta en la definición por tiros desde el punto penal.

“Estoy muy emotiva, llena de satisfacción. Siento una felicidad enorme. Todo esto es indescriptible, no puedo describir lo que viví… es maravilloso. Estaré eternamente agradecida con Dios”, comentó Deisy del Carmen, en diálogo con EL HERALDO.

El partido se lo vio en la sala de su casa en Barranquilla, junto a Alejandra, de 13 años, la hermana menor de Rafael Santos Borré. Las dos gritaron, vibraron, gozaron y lloraron.   

“Me lo vi al lado de mi hijita, que es con quien vivo y comparto. Yo trataba de controlarme, no tanto con los gritos, con el llanto sí, eso era llanto, llanto y llanto. El llanto se apoderó de mí como el Espíritu Santo”, cuenta la progenitora del goleador.  

Para ella el momento más dichoso no fue el penalti que sentenció el éxito del conjunto alemán. “El gol de Rafa para igualar 1-1 sí. Cuando estalló ese estadio, ¡por Dios!, es indescriptible ver la alegría que provocó mi hijo en tantos corazones”.

Deisy no es de esas madres de futbolistas que se ponen tan nerviosas que hasta se quitan de la pantalla del televisor o se tapan los ojos con las manos en una tribuna de un estadio. “Yo me vi el partido completo. Se trató de dañar la imagen al alzarle el volumen y ahí sí me desesperé. Era en un momento decisivo”.

NOSTALGIA. Mientras Borré celebraba entusiasta, cubierto de la cintura para abajo con la bandera de Colombia, su mamá elevaba oraciones de agradecimiento y recordaba con algo de nostalgia aquellos días en que estaba totalmente apasionada con el proceso formativo de su retoño. Hasta el punto que a veces invadía los terrenos del entrenador.

“El profesor Henry Perlata Valentierra te puede decir. Yo casi que le quería quitar la dirección técnica del equipo a él (carcajadas). Él era el técnico de Neogranadinos (donde jugó Borré antes de que Agustín Garizábalo se lo llevara al Deportivo Cali)”.

 “Yo le gritaba que hiciera tales cambios, mira eso, dile a tal niño que ponga el pase, baja a aquel, ojo con eso, situaciones así. Rafa me miraba y se sonreía, a veces se estresaba. Yo animaba mucho a mi hijo en las canchas. Todo ese proceso fue muy bonito”, agregó.

Guarda pocas fotos de esas épocas. “Yo simplemente agarraba la vuvuzela y las tapas de la cocina para animar, no llevaba celular de alta gama ni nada (risas)”.     

Rafael Santos Borré y Alexis Pérez el día que se fueron a probarse al Deportivo Cali de la mano de Agustín Garizábalo. Archivo particular

Deisy no era la única que estaba enfocada en lo deportivo. Su vástago se encontraba mucho más consciente y centrado en sus objetivos. Ella cree que es algo que vino en su ADN y se lo admira tanto que le pide al periodista de EL HERALDO, con su espontaneidad y desparpajo: “Recálcalo en mayúsculas”…

“Su responsabilidad para afrontar las situaciones en todos los aspectos me la demostró desde pequeñito”, asegura la orgullosa mamá, quien refuerza su afirmación con una anécdota: “Mi niño tenía dos añitos, apenas caminaba y estaba empezando a hablar. Cuando conducía una motico plástica, el mantel de la mesa del comedor se le quedó enganchado en el cacho de la moto, y se ha llevado una frutera decorativa que tenía yo en la mesa. Esa frutera cayó por allá, ¡bang! Explotó. Yo me quedo viendo la cara del papá (Ismael Borré Aguilera) que estaba atendiendo la visita de un compañero de trabajo. Nos miramos todos. A mí me dio esa neura propia de las mamás al ver que el niño hizo un daño. Él apenas tenía uso de razón y se bajó de la motico, la lanzó por allá, se vino caminando hacia mí, me puso sus manitos y me dijo: mamá, pégame”.

“¿No crees que eso desarma a cualquiera?”, pregunta Deisy un poco conmovida.

LA VIDEOLLAMADA. El mismo martes, después de besar la gloria, Borré y su madre no se pudieron comunicar.  “Tiene que estar afónico de tanto que ha gritado. Lo comprendo, está en sus festejos, con el cambio de horario, con el acoso de la prensa, seguro me llama ahorita”, le expresó a EL HERALDO, ayer al filo del mediodía.

Dicho y hecho, media hora después de la entrevista con este diario, Deisy recibió la ansiada llamada. Borré, en plena caravana triunfal en Frankfurt, en un carro descapotado, se comunicó con su querida madre.     

“¡Acabo de hablar con él!”, revela Deisy en una nueva charla con EL HERALDO. “Está en la celebración en Alemania. Está con los latinos. Nada más se escucha: “¡Colombia! ¡Colombia! ¡Colombia!”.

La alegría que se ha tatuado en el rostro de Borré es puramente futbolística. “No toma alcohol, es demasiado disciplinado”, afirma su madre.

“Una vez que vino de Cali, estaba ese calor de Barranquilla llegando a los 40 grados, y yo me estaba refrescando con una cerveza. Se la ofrecí y me dijo: no, mami, yo no puedo tomar eso. Solo tenía 17 años en ese entonces. Estaba enfocado en lo que quería. Y ahora es más maduro. Es un deportista de alto rendimiento que se ha cuidado mucho. Yo me le quito el sombrero. Tiene claro qué es bueno y qué no. Eso es lo que me gusta de él”.

Captura de pantalla de la llamada que Rafael Santos Borré le hizo a su mamá.

JUNIORISTA. Aunque Borré se terminó de formar en el Cali y ahí debutó profesionalmente, sus afectos hacia Junior están intactos, según su madre.

“Una vez me encontré con unos directivos de Junior en la Clínica General de la Costa, cuando jugaba una final con Cali. Ellos iban hablando de fútbol. Yo, que soy frentera, me presenté y les dije: soy la mamá de Rafael Santos Borré, el que les va a hacer el gol. Ese muchacho no está en Junior porque ustedes no le abrieron las puertas”, rememora.

“Todo se da en el tiempo de Dios. Estaba escrito que tenía que jugar en el Cali”, añadió Deisy, que, de todas formas, se declara juniorista como su hijo.

“Por supuesto, soy hincha de Junior como también lo es él, eso quiero que le quede claro a la hinchada. Mi hijo está muy pendiente de Junior, y sus triunfos siempre lo han hecho muy feliz como buen barranquillero que es”, dice sin titubeos.

“¡Claro! Iba al estadio a ver a su equipo amado. Los tíos lo llevaban al estadio a ver a Junior, claro que sí”, ratificó.

Rafael Santos Borré con su esposa, Ana Caicedo, durante las celebraciones en Frankfurt. EFE
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.