El Heraldo
Carlos Espósito, exárbitro argentino. Cortesía
Deportes

Ex árbitro contó que ‘Popeye’ lo amenazó para favorecer a Nacional

El juez argentino Carlos Espósito dirigió el partido de vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores ante Danubio, en 1989.

No es un tema nuevo. Siempre ha sido considerado un secreto a voces. Pocos se atreven a tocarlo, y mucho menos a hablarlo, porque es un episodio que recuerda, en parte, una época oscura en nuestro país en la cual también estuvo involucrado nuestro fútbol.

El exárbitro argentino Carlos Espósito reveló, una vez más, pero quizá con más detalles, la experiencia que le tocó vivir en Medellín, en 1989, cuando fue designado como juez para el encuentro que disputaron Atlético Nacional y Danubio, por las semifinales de la Copa Libertadores de América.

La historia, en esta oportunidad, tiene como protagonista a Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, lugarteniente del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Espósito contó el encuentro inesperado que, junto a sus asistentes, Juan Bava y Abel Gnecco, tuvieron con ‘Popeye’, en el hotel de concentración en Medellín, un día antes del duelo entre el cuadro verdolaga y el equipo charrúa. El relato también revela la complicidad de un árbitro colombiano, quien fue el encargado de ser la guía de los réferis argentinos en el trayecto del aeropuerto al hotel.

“Llegamos a Medellín, nos subieron a un carro para llevarnos al hotel con los árbitros colombianos, uno de ellos de apellido Sierra y, durante el trayecto, nos hablaron de los lugares donde habían tirado los cuerpos de árbitros que habían asesinado por no acceder a sobornos”, contó Espósito en diálogo con el programa ‘Buen Momento’ de Argentina.

“Luego del recorrido llegamos al hotel. De un momento a otro nos tocaron la puerta. Nosotros pensando que era una de las trabajadoras del hotel, a la que le habíamos pedido la compra de agua potable, abrimos sin precaución. Entraron cuatro hombres, uno de ellos con una ametralladora y atrás, de último, el famoso ‘Popeye’ con una maleta con 250.000 dólares. Nosotros los rechazamos y nos dijo: ‘la vida de ustedes acá no vale nada y en Buenos Aires puede costar mil dólares cada una’. Luego se fueron”, recordó.

Espósito afirmó que esa noche no pudieron dormir y que durante el tiempo que estuvieron en la capital de la montaña fueron “vigilados desde afuera del hotel, como forma de intimidación”.

El árbitro argentino manifestó que cambiaron el itinerario de regreso a Buenos Aires, para después del partido, por miedo a las intimidaciones. En el vuelo de regreso coincidieron con el plantel de Danubio, que esa noche cayeron 6-0 con Nacional en el Atanasio.

“El presidente de Danubio nos vio en el avión y nos dijo: ‘Carlos, ¿la pasaron mal, no?’, como insinuando que ellos también habían sido amenazados”, relata.

“Al llegar a la Argentina, nos comunicamos con el entonces presidente de Atlético Nacional, Sergio Naranjo, pero no hubo ninguna respuesta frente a lo sucedido. Menos mal que Nacional ganó ese partido 6-0. Si no, no sé qué habría pasado”, agregó.

Durante la entrevista, Espósito reiteró, una y otra vez, que este ha sido el relato más cercano de lo que realmente sucedió las horas previas a ese partido y lo que pasó después. “Se han contado versiones, pero esta es la más exacta de lo que sucedió”, aseguró.

Nacional finalmente clasificó a la final de la Copa Libertadores, en la cual se impuso en penales al Olimpia del Paraguay —ganó 5-4, luego de igualar 2-2 en los 180 minutos reglamentarios—, alcanzado el primer título internacional de clubes para el país.

A finales de los 80 y principio de los 90 es recordada por la influencia del narcotráfico en Colombia, la cual tocó todas las esferas del país, entre ellas el fútbol. El América de Cali, múltiple finalista de la Copa Libertadores sin éxito, era financiado por Miguel rodríguez Orejuela, mientras que Nacional tenía el apoyo económico del cartel de Medellín, en cabeza de Pablo Escobar Gaviria.

Pablo Escobar Gaviria junto a Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’. Cortesía
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.