Deportes | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
El ciclo de Luis Fernando Muriel en Junior fue de solo tres años (2003-2005).
Cortesía
Deportes

El paz y salvo de Junior que le dio alas a Muriel

EL HERALDO revive los días en que el ahora delantero del Atalanta pasó por el equipo rojiblanco y las razones de su partida a Escuela Barranquillera.

Al cuento le faltaba un pedazo grande. Casi siempre se ha dicho sin mayores explicaciones ni detalles que Junior cambió a Luis Fernando Muriel por un disco compacto de Iván Villazón. Supuestamente así, sin más ni más, el delegado rojiblanco para temas documentales en 2005, Carlos Ricardo Diazgranados (q.e.p.d.), que era melómano, pero serio y correcto, prefirió el CD de ‘La joven voz tenor del vallenato’ en vez del talentoso adolescente que hoy es figura en Italia, y ya, asunto arreglado. Supuestamente.

El delantero de Santo Tomás, en su tercer partido en primera división con el Deportivo Cali, después de marcar tres goles en la victoria 3-0 sobre Once Caldas, el sábado 6 de marzo de 2010 en el estadio Palogrande, ayudó a hacer ‘viral’ esta versión. “Me cambiaron por un CD”, afirmó en una entrevista radial posterior al hat-trick

Tres días después, en un diálogo con El Nuevo Periódico Deportivo, publicado el 9 de marzo de 2010, al ser consultado si era verdad que lo habían cambiado por un CD, Muriel fue un poco más explícito y aclaró: “Hay algo de cierto, pero no es que me hubiesen cambiado por un CD. Lo que sucedió es que el señor que habló en el Junior (Fagith Villanueva), ese día le entregaban música de Villazón y desde ahí para acá nos han molestado con ese tema, pero es pura mamadera de gallo”.   

A pesar de la precisión de Muriel en aquel momento, todavía, hasta el sol de hoy, se sigue diciendo de manera simplista, sin más chiste y sin más cuento, que “Junior cambió a Muriel por un CD”. Pero realmente otros motivos obligaron a Carlos Ricardo y a quienes lo dirigían en ese entonces, ‘Campero’ Cervantes (como entrenador de su categoría) y el serbio Petar Kosanovic (coordinador de las divisiones menores), a entregarle el paz y salvo que le terminó dando alas al atacante tomasino para despegar y llegar a Europa, donde anda volando con el Atalanta.

Ahora que tanto se ha hablado de Luis Fernando, ya en el final de una de sus más exitosas temporadas en la Liga de Italia (seguirá jugando en la Champions), en la cual se ha convertido en una alternativa efectiva y vital que casi siempre que entra a la cancha soluciona y mete goles, EL HERALDO reconstruyó parte de sus comienzos en el fútbol, especialmente su etapa de tres años en ‘el Tiburón’ y las razones que lo llevaron a ponerle fin.

Sus comienzos

Luis Fernando Muriel Fruto nació el 16 de abril de 1991, el año de la auténtica ‘Juniormanía’, como bautizaron la efervescencia que despertaba el fútbol practicado por Víctor Pacheco, el paraguayo Javier Ferreira, ‘el Pollo’ Díaz, César Calero e Iván Valenciano, entre otros, bajo la batuta del eterno Julio Comesaña.

Luis Fernando Muriel con la Escuela de Fútbol de Santo Tomás, en el Torneo Asefal de 2002. Cortesía Plácido Díaz

En el humilde hogar conformado por el taxista Luis Muriel y el ama de casa Elizabeth Fruto, se levantaron tres hermanos, Jesús Alberto, Luis Alberto y Luis Fernando, que desde muy chiquillo le empezó a gustar el fútbol y vestía con la casaca rojiblanca.

Sus pinitos en el balompié los dio en la Escuela de Fútbol de Santo Tomás, dirigida por Plácido Díaz, padre de Fernel Díaz, quien ha sido dos veces técnico encargado del Junior profesional y actualmente hace parte de sus divisiones menores.

“Era calidoso y con buena pegada. Siempre se preocupaba por sobresalir. Era gordito y por eso le decían Valenciano”, apuntó don Plácido.

Se vuelve Tiburón

Jugando en ese equipo de su pueblo, comenzó a llamar la atención de varios entrenadores, entre ellos Álvaro ‘Calidad’ Núñez, quien lo lleva a Junior para que lo incorporen oficialmente en enero de 2003, cuando solo tenía 11 años.

Luis Fernando Muriel sintió la pasión juniorista desde muy chico. Archivo particular

“En Bomboná (sede de las menores de Junior), se jugó un amistoso con la escuela de Plácido, y Muriel  nos impresionó, le pegaba con las dos piernas y con mucha potencia. Lo dejamos de una vez junto con Rodrigo Charris y Diego Escorcia, quien jugó en el Barranquilla FC. Le dijimos a Carlos Ricardo para que arreglara todos los papeles”, recuerda ‘Calidad’ Núñez, que también tenía entre sus ‘Tiburoncitos’ a Luis Caballero, Pablo Maldonado y Eduardo Labarrera, entre otros.

“Yo se lo di a Junior sin recibir un solo peso. Fueron cinco jugadores, Muriel, Wílmer Pacheco, Ciro Martínez, Charris y Escorcia, que entregué sin nada a cambio. No quería plata, lo que quería era que los pelaos salieran adelante. Cuando veo que Muriel hace un gol allá en Europa, me enorgullezco y me emociono, eso era lo que yo quería”, afirma don Plácido.

Luis Fernando Muriel siempre anotaba goles. En Santo Tomás y en las canchas le decían Valenciano porque era gordito y pateaba potente y preciso con ambas piernas. Cortesía Plácido Díaz

En 2005, cuando ya Núñez no era su técnico y ‘Campero’ Cervantes, su nuevo entrenador, lo alternaba en la titular con Raúl Peñaranda, nieto del ex delantero samario del mismo nombre, que hoy anda en el fútbol de El Salvador, Muriel sufrió una tendinitis en un glúteo y se empezó a alejar de los entrenamientos.    

“Luis Fernando no jugaba mucho y se desanimó. A mitad de año tuvo la lesión, no tuvo una buena recuperación, no entrenó bien, se puso gordito y decidió no practicar más”, recuerda Núñez.

Kosanovic, que había llegado al equipo en septiembre de 2004 y trataba de transformar la organización de las inferiores rojiblancas, dice que solo vio jugar a Muriel una vez y durante 20 minutos. 

“Tenía 13 años en esa época, jugaba con ‘el Campero’ y lo pusieron nada más 20 minutos. Dejó de venir, no entrenaba. Después me dijeron que pidieron el paz y salvo. Nunca hablé con él. Me decían que andaba lesionado, que no quería entrenar. Le decían Valenciano por su buena pegada. Nadie se imaginaba que iba a ser lo que es hoy”, comentó el serbio, que está radicado en Barranquilla, pero ya no se encuentra vinculado a Junior.

El resurgir

En enero de 2006, Elizabeth Fruto se le acercó a Núñez durante un partido del Torneo Asefal en la cancha de Johann, en Sabanagrande, y le pidió su ayuda.

“La mamá se veía medio triste y me comentó que Luis Fernando se encontraba desanimado, que no jugaba, que se estaba desordenando un poco y que estaba gordito, que si podía ir a la casa a hablar con él”, rememora Álvaro Núñez, quien al día siguiente se trasladó a Santo Tomás y lo encontró jugando bola ‘e trapo en la calle.

Muriel salió corriendo al verlo y se metió debajo de la cama. Después de un sermón, lo convencieron de que volviera a la práctica de fútbol con la Escuela Barranquillera (EB), donde estaba dirigiendo Núñez. Aceptó.

Vía libre

A medida que se ponía a tono físico y futbolístico, la EB empezó a hacer la gestión con Junior para que le otorgaran la libertad al jugador y poderlo escribir en la Liga y en un Torneo Asefal Prejuvenil.

A Fagith Villanueva, delegado de la EB en aquellos días, le encomendaron la misión, que realmente parecía imposible ante la resistencia de Carlos Ricardo, aunque los entrenadores de Junior ya le habían bajado el pulgar a Muriel porque no quería ir a entrenar.

“No lo quería soltar”, asegura Villanueva. “Carlos sabía que era un jugador talentoso y quería que se quedara”, cuenta Kosanovic.

“Sabíamos que era difícil que le dieran el paz y salvo porque Carlos Ricardo le tenía mucha fe, no quería que lo sacaran y guardaba la esperanza que Muriel volviera”, coincide Núñez.

Cada vez que Villanueva iba a la oficina de Junior en busca del paz y salvo “Carlos Ricardo mamaba gallo, decía que faltaba la firma”, que esto y lo otro, según Villanueva y Núñez.

Como ya el documento lo había firmado el presidente del club, Antonio Char, y Carlos Ricardo se quedaba sin excusas ante la insistencia del representante de la EB y la negativa de Muriel para volver, el legendario delegado de Junior un día cedió y le entregó el paz y salvo, pero le dijo a Villanueva, que también era promotor de artistas, que le diera la producción musical de Villazón, El Aviador, que llevaba ese día y con la que le había metido conversación consciente de su espíritu melómano.

El paz y salvo que Junior entregó a la Escuela Barranquillera. Lleva la firma del presidente actual del club y de ese entonces, Antonio Char Chaljub. Cortesía Fagith Villanueva

No es que Junior, a través de su delegado, considerara que Muriel valía lo mismo que un CD, que es como a veces se quiere presentar. Nada de eso.   

“Eso fue un ‘chaleco’ (tomadura de pelo). Fue algo que Muriel aclaró en su momento. Junior no cobró un CD de Villazón, por favor, eso no es serio en una institución como esta. Él reconoce que dejó de ir a los entrenamientos porque se lesionó de un glúteo, comenzó a engordarse y dijo que se había dedicado a la recocha en el pueblo”, expresó Agustín Garizábalo, quien le hizo recomendaciones al delantero y le empezó a hacer seguimiento después de que Jorge Cruz, técnico de divisiones menores del Cali, le pusiera el ojo en el Asefal Prejuvenil.

En 2008 se fue al cuadro azucarero y comenzó la historia que ya se conoce. “Lo mejor que le pudo pasar a Luis Fernando es lo que se dio. Si Álvaro Núñez no lo lleva a ese Torneo Asefal, no lo hubieran visto en el Cali y no le hacen seguimiento. Así es la vida”, dice Carlos Bolívar, director de la Escuela Barranquillera.

“Muchos dicen hoy: en Junior dejaron ir tremendo jugador, pero es difícil creer eso cuando se trata de un muchacho de solo 14 años. Yo aquí tuve tres centrales que eran malísimos y ahora los tres son profesionales, dos en el exterior y uno es Selección Colombia. Y tuve otros que parecían unas maravillas, deslumbraban a todo el mundo y no cuajaron. Todo es muy relativo. No se sabe”, agregó Bolívar.

En la concentración de la selección Colombia, el año pasado, previo a la Copa América, Muriel celebró entusiasta con Luis Díaz, Gustavo Cuéllar y William Tesillo la conquista de la novena estrella de los Tiburones tras derrotar a Pasto en la final.  

No hay resentimientos. Cada vez que viene a Barranquilla, en la última etapa de sus vacaciones, Muriel suele acudir a la sede de Junior para ejercitarse, se pone orgulloso el uniforme rojiblanco y expresa a boca llena que son los colores de sus amores, aunque siempre muestra un profundo sentimiento de gratitud con el Deportivo Cali.  

“Ojalá algún día pueda jugar en Junior”, ha dicho. Si Muriel queda a paz y salvo con ese deseo en el futuro, le daría alas a la hinchada rojiblanca.

Luis Fernando Muriel en una de las tantas ocasiones que ha entrenado en Junior para empezar ejercitarse y no perder demasiado la forma en medio de las vacaciones. Archivo EL HERALDO
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Administración de Empresas

Ver detalles del programa

Administración de Mercadeo

Ver detalles del programa

Administración de Negocios Internacionales

Ver detalles del programa

Se parte de la business school pionera en educación virtual en Colombia

Selecciona tu carrera Ver todos los programas

Carreras Profesionales

Administración de Empresas

Ver detalles del programa

Administración de Mercadeo

Ver detalles del programa

Administración de Negocios Internacionales

Ver detalles del programa

Administración Financiera

Ver detalles del programa

Administración Humana

Ver detalles del programa

Contaduría Pública

Ver detalles del programa
4 AÑOS
Descarga el plan de estudios aquí
BARRANQUILLA
  • Blended
  • Virtual

Combinación de actividades académicas en los ambientes virtuales, con tutorías en las aulas del nodo Barranquilla.

JORNADA DIURNA: 8:00 a. m. a 11:30 a. m.

JORNADA NOCTURNA: 6:15 p. m. a 9:00 p. m.

Desde cualquier lugar del mundo, en tu tiempo y espacio.

Quiero preinscribirme

Quiero estudiar:

¡Preinscripción completada!

Tus datos han sido enviados de manera exitosa para recibir asesoría personalizada del programa de , dentro de muy poco tiempo te estaremos contactando.

Descrube más en ceipa.edu.co

Más noticias de:

  • Agustín Garizábalo
  • Carlos Ricardo Diazgranados
  • Junior
  • Luis Fernando Muriel
  • Peter Kosanovic
  • Rincón Juniorista
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web