Descripcion de la foto
Por: Redacción Deportes
AFP Agencia

Colombia 2, Venezuela 1: Un ensayo victorioso y agradable

La ‘Tricolor’, con la dirección técnica interina del samario Arturo Reyes, se impuso ante la ‘Vinotinto’, en el Hard Rock Stadium de Miami, con goles de Falcao y Chará.

Colombia no sintió este viernes las ausencias de su estrella James Rodríguez ni del argentino José Pekerman, el técnico que la posesionó nuevamente en el primer plano del fútbol internacional. La Amarilla venció 2-1 a Venezuela en un amistoso disputado en el Hard Rock Stadium de Miami.

Dirigida de forma interina por el DT de la Sub-20, el samario Arturo Reyes, la Selección fue de menos a más para llevarse un merecido triunfo, con tantos de Falcao García (55’) y Yimmi Chará (90’).

La vinotinto se había ido adelante con un tanto de camerino de Darwin Machís (4’), pero no pudieron sostener el poderío tricolor guiado por el talentoso volante antioqueño Juan Fernando Quintero.

La magia del volante de River hizo olvidar la ausencia de James, alejado mientras se acondiciona tras una lesión que sufrió en el Mundial y le hizo perderse gran parte de la pretemporada con el Bayern Munich.

Campanazo

Desde muy temprano Venezuela volcó a su favor las novedades en defensa de Colombia. Recién iniciado el juego puso a temblar a los centrales Davinson Sánchez y William Tesillo con un pase largo a sus espaldas que dejó solo a Salomón Rondón con David Ospina.

El guardameta del Nápoles cerró con prontitud y evitó un tanto de camerino. Pero la alerta funcionó poco en la tricolor.

El lateral Alexander González centró desde la derecha una pelota con destino a Manchís, quien martilló solo ante el despiste en marca de Juan Guillermo Cuadrado.

Colombia supo sacudirse del golpe y guiada por Quintero puso a prueba los reflejos felinos del arquero Wuilker Faríñez. Y el cancerbero vinotinto demostró su habilidad y sacó tres pelotas claras de gol en el primer tiempo: un remate fuerte de Matheus Uribe, un cabezazo de Cuadrado y un tiro libre de Quintero.

Con pases al vacío, cambios de frente e incluso gambetas, Quintero desbordó los obstáculos impuestos por Dudamel para proteger su arco. Su némesis fue el seguro Faríñez.

Los primeros 45 minutos fueron un monólogo colombiano de juego asociativo y apertura por las bandas, interrumpidos por el detalle de ir abajo en el marcador.

Cae el cerrojo

El duchazo del entretiempo pareció no cambiar la actitud de ninguna de las selecciones. Colombia mantuvo la posesión y la intención de empatar en la parte complementaria. Venezuela resistía.

Pero la ‘kriptonita’ de Faríñez era la sangre felina. Falcao amplió su condición de goleador histórico de la Amarilla tras una asistencia de Carlos Bacca, quien recibió un pase filtrado de Quintero.

Ni el tiempo de descanso ni la igualdad dieron vuelta a la historia del partido. Los dirigidos por Arturo Reyes pudieron remontar con un derechazo de Uribe, en el 63’, que hizo volar una vez más a Faríñez.

Dudamel refrescó su nómina con una seguidilla de tres cambios que no sirvieron para emparejar el control del juego, que decayó en su nivel a medida de que las piernas de los protagonistas sintieron el peso de la intensidad.

La siesta que se vivía en la cancha estadounidense despertó cuando Reyes movió sus cartas. Sacó a Quintero y a Falcao, para darles ingreso a los movedizos Chará y Sebastián Villa.

Aunque la pareja tuvo visos de desestabilizar la defensa contraria, un remate de media distancia del destacado Machís, en el 79’, sacudió a Ospina y les recordó a los colombianos que enfrentaban a su reciente pesadilla: la Venezuela a la que en los últimos cuatro choques no pudieron vencer.

Pero como todas las rachas, esta también tuvo fin. Chará embocó el esférico tras una sucesión de rebotes en el área y le dio el triunfo al interino Reyes en su estreno como técnico de la mayores de Colombia. Un paño de agua tibia tras la salida de Pékerman, el hombre que posicionó a la Amarilla como un equipo de élite.