Últimas noticias

18:40

Los reconocidos médicos barranquilleros están señalados,...

Lula da Silva.
18:08

Líder en la intención de voto en todos los sondeos, con un...

17:55

Kevin Ashton, el genio que acuñó el término ‘Internet de...

Primeras inscripciones en el punto de votación del barrio Ciudadela 20 de Julio.
17:50

La jornada continuará en las diferentes registradurías...

La tenista rumana Simona Halep.
17:43

La española Garbiñe Muguruza, que ganó este año el Grand...

Néstor Humberto Martínez pidió una definición pronta.
17:32

Dijo que frente a las facultades de los jueces en la...

El artista Justin Timberlake.
17:32

Será la tercera vez que Timberlake se presente en el...

17:19

Las fuerzas del régimen sirio, apoyadas por Rusia,...

La actriz Katerina Lechou, interpretando a la suma sacerdotisa, sostiene la llama olímpica en el Templo de Hera durante un ensayo de la ceremonia previo al encendido de la llama olímpica.
17:09

La lluvia podría ser la invitada inesperada de la ceremonia...

El titulo es:Murió el caricaturista Ernesto Franco

Murió el caricaturista Ernesto Franco

Fue el creador de la famosa tira cómica Copetín, publicada por primera vez en el diario El Tiempo en abril de 1962.

Colprensa
Colprensa
Ernesto Franco, caricaturista colombiano. Colprensa

Temas tratados

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

Fue el creador de la famosa tira cómica Copetín, publicada por primera vez en el diario El Tiempo en abril de 1962.

A sus 88 años murió el caricaturista colombiano Ernesto Franco, quien le dio vida al personaje ‘Copetín’ la tira cómica que se publicó por primera vez en  abril de 1962 en el diario El Tiempo.

Don Ernesto nació con el siglo y creció al lado de sus “otros hermanos”, como él les llamaba: el Ford Modelo T, Mickey Mouse y el cine sonoro. Era un abuelo de bigotes y cabello blanco, de mirada tierna, de hablar pausado y humor fino, de sonrisa generosa y manos arrugadas.

Llegó a sus 88 años con un extenso legado intelectual que lo hace referente obligado para las nuevas generaciones de artistas y formadores de opinión: pionero de la caricatura nacional con su obra maestra ‘Copetín’; productor de la primera película latinoamericana de cine animado; creador de cientos de personajes publicitarios y, por si fuera poco, estuvo 55 años ininterrumpidos realizando día a día el jeroglífico para el periódico El Tiempo.

Y es que la historia de don Ernesto Franco Quiñónez fue tan apasionante como desconocida. Bogotano de pura cepa (nació el 28 de septiembre de 1928), fue el típico cachaco de antaño: elegante, bien hablado, de finos modales, de sabia formación. Bachiller del Colegio Agustiniano, estudió dibujo publicitario por correspondencia en una academia americana que tenía sede en La Habana (Cuba). Obviamente, eso fue antes de la revolución.

Cuando se graduó, el nuevo régimen de los Castro tuvo a bien enviarle el diploma a su casa, también por correspondencia certificada.

Luego estudió producción de televisión en Estados Unidos, pero antes tuvo que aprender inglés con discos de acetato. Sin duda, eran otras épocas.

Cartón en mano y con el ímpetu de la juventud, regresó al país para dedicarse de lleno a su gran pasión: el dibujo publicitario.

Así le dio rienda suelta a su primera creación: ‘Made in USA’. Fue una película hecha a solicitud de una empresa colombiana dedicada a la importación y venta de gallinas y huevos del país del norte. Como el decía: “Tenía escenas muy buenas: era un gallo echando un discurso en un gallinero, y de uno de los huevos nació un pollito, por eso se llamaba ‘Made in USA’”.

Sin embargo, no fue fácil terminarla. Tuvo que hacer dibujo por dibujo, retocarlos a color y después filmar cuadro por cuadro. Pero cuando estaba casi lista, ¡oh sorpresa!: la manija de la cámara se enredó, la película se veló y el trabajo se perdió.

“Me tocó repetirla, pero al final salió bien. Esa película la hice por mi cuenta para tener qué vender, me sirvió como muestra para llevarla a las empresas y decirles que ese era mi trabajo”, cuenta don Ernesto con lujo de detalles.

Corría el año 1962, y don Ernesto dio un paso determinante para su futuro inmediato: se volvió productor de cine animado.

“Me conseguí una cámara de madera, vieja, muy vieja, de las primeras que fabricaron en el mundo. Se la compré con tres rollos de película a un amigo por $150. Con esa cámara filmé la primera película de dibujos animados que se hizo en Latinoamérica: un corto comercial de ocho minutos que hice para Bavaria. Se llamaba ‘El sediento refinado’: era de un tipo que iba caminando por el desierto, muriéndose de la sed; entonces se le apareció un oasis, pero cuando miró para el otro lado vio a una muchacha en bikini con una toalla en una mano y una cerveza en la otra. Y claro, él prefirió la cerveza que el agua. Por ese primer dibujo me pagaron como $200”, aseguró don Ernesto en una entrevista.

Esta película le abrió las puertas a la fama. Por encargo de distintas empresas hizo más de 200 trabajados publicitarios con dibujos animados para cine y televisión. Fue entonces cuando su creación e ingenio llegaron a manos de la jefa de la Televisión Educativa del entonces Inravisión.

…Y NACIÓ COPETÍN

Entonces llevó a El Tiempo una muestra de una tira cómica inédita. Ese mismo día lo llamaron a trabajar en la Televisión Educativa de Inravisión y en El Tiempo.

Pero cuando iba en el ascensor se acordó que el personaje no tenía nombre, entonces se  devolvió y le dijo a la secretaria: ‘Dígale a don Hernando que la tira esa se llama Copetín’. Ese nombre se le ocurrió en ese momento por el copetico de pelo del muñequito. Eso fue el lunes 16 de abril de 1962.

Ese día nació oficialmente Copetín, un personaje inspirado en un niño indigente que iba a pedir sobras en el restaurante de don Ernesto: “Era de unos diez años, coloradito, boyacense, muy simpático”.

Al lado de Copetín fueron apareciendo nuevos personajes: todos de gran aceptación: ‘Carecaucho’, el amigo de Copetín; ‘Querubina’; ‘Miss Universo’, “que era el más feo de todos, calvo, vestido de negro con un saco largo casi hasta el suelo, fue el que más gustó”

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Cultura
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web