Últimas noticias

Giovanny Urshela en un turno al bate con los Yanquis.
00:00

El cartagenero se fue de 4-1 en victoria 6-5 ante los...

00:00

El barranquillero actuó en la derrota 5-4 de los Gigantes...

00:00

Hoy inicia el evento inmobiliario en el Puerta de Oro.

Daño económico sería peor si EEUU impone aranceles a bienes del país asiático.
00:00

Fondo Monetario Internacional dice que disputa entre China...

00:00

El DT de la Selección Colombia tomó el triunfo con calma.

Aspecto de la protesta sobre la Vía Oriental.
00:00

En Campo de la Cruz, los damnificados piden atención de las...

Uno de los marqueteros beneficiados en el proyecto.
00:00

Distrito dice que el proyecto beneficiará a 33 comerciantes...

Una mujer espera el bus cerca de un poste que tiene varios avisos pegados.
00:00

Distrito asegura que de los mobiliarios urbanos se retiran...

Barrio Cuchilla de Villate, donde vive María Alejandra Orozco Santiago.
00:00

Fiscalía indaga si su actual desaparición está relacionada...

Vuelven Las Tiburonas
00:00

Junior sigue en la búsqueda de su nuevo cuerpo técnico.

El titulo es:Gabo, el portero fugaz que atajó bolas de trapo

Gabo, el portero fugaz que atajó bolas de trapo

La relación del Nobel de Literatura con el deporte surgió desde niño. Luego desistiría para dedicarse al periodismo y la literatura.

 

Archivo EL HERALDO
Archivo EL HERALDO
Gabriel García Márquez. Archivo EL HERALDO

La relación del Nobel de Literatura con el deporte surgió desde niño. Luego desistiría para dedicarse al periodismo y la literatura.

 

Se fue de este mundo hace 1.826 días, pero como mariposas que van y vuelven, difícil resulta ocultar las numerosas pruebas de la relación con el deporte que en vida tuvo Gabriel García Márquez, el más universal de los colombianos.

Cuentan los familiares del novelista fallecido en un día como este 17 de abril, pero de hace cinco años, que su relación con el deporte surgió en su infancia en las calles de su natal Aracataca.

Quizá debido a que no tenía mucha intimidad con el balón, sus amigos le permitían jugar entre los tres palos y desde ahí él volaba como lo hacen los guardametas, para detener pelotas de trapo.

Lea además: Gabo y el deporte, clímax en el Junior de Heleno y ‘Memuerde

Si en algún momento de esa infancia pensó en ser futbolista, todo acabó una tarde en que jugaban con un pesado balón reglamentario. Un brutal impacto lo dejó sin aire al castigarle con violencia en el estómago.

Peor para el fútbol. ¡Gol a favor del periodismo y la literatura!

La casa del telegrafista de Aracataca
La casa del telegrafista de Aracataca Archivo EL HERALDO

El impacto psicológico debió ser tan fuerte como el dolor del balonazo pues en los años siguientes sus amigos lo apodaron 'el Viejo' por su seriedad y aversión a practicar deportes, aunque todo cambió al arribar a los 23 años y convertirse en seguidor furibundo del Atlético Junior de Barranquilla.

Bajo el título El Juramento, el Premio Nobel describió en el diario EL HERALDO el partido de fútbol en el que reconoció haber perdido el "sentido del ridículo" para hacerse hincha.

"Y entonces resolví asistir al estadio. Como era un encuentro más sonado que todos los anteriores, tuve que irme temprano. Confieso que nunca en mi vida he llegado tan temprano a ninguna parte y que de ninguna tampoco he salido tan agotado".

Así comenzó su relato del partido entre su Atlético Junior y el Millonarios de Alfredo Di Stéfano, cuya exquisita técnica Gabo comparó con la retórica.

En ese propósito de humanizar la anécdota volviéndola cotidiana que abanderó a lo largo de sus 87 años, el hijo de Luisa Santiaga y el telegrafista de Aracataca comparó las vidas de futbolistas de la época como los brasileños Heleno de Freitas, Ary Noriega y Haroldo Carijó con las de escritores o personajes de novela.

Además: Gabo era fanático del Junior de Barranquilla

Pero antes, en 1948, el boxeo, otro deporte con profundo arraigo en ese Caribe colombiano, ocupó al hombre que ya comenzaba a caminar por el periodismo desde el diario El Universal, de Cartagena.

Y no era para menos. Para él, "el periodismo es la profesión que más se parece al boxeo, con la ventaja de que siempre gana la máquina y la desventaja de que no se permite tirar la toalla".

En junio de ese año Gabito plasmó su desaliento con el esperado desenlace de la pelea entre Joe Louis y 'Jersey' Jo

“El Premio Nobel describió en el diario EL HERALDO el partido de fútbol en el que reconoció haber perdido el "sentido del ridículo" para hacerse hincha

... los que simpatizábamos con Walcott más que por el deseo de su triunfo por un incontenible afán de renovación, sentimos que con el cuerpo vencido se derrumbaba también el más pugilístico de nuestros deseos", escribió.

"Pensar que Joe Louis seguirá siendo campeón tiene un sabor soso, aburrido, y su triunfo ya no tiene ninguna importancia por la simple razón de que no tiene ya nada de particular", añadió.

Sesenta y cuatro años y doce días antes de su fallecimiento en México, García Márquez dejó una muestra clara de su olfato para tocar a la gente a través de la palabra.

El 29 de abril de 1950, la llegada al Atlético Junior del delantero brasileño Heleno de Freitas fue motivo suficiente para que Gabo convenciera a sus compañeros de aventura en la creación de la revista 'Crónica' para ponerlo como figura de esa primera edición.

Esta vez no sufrió como con aquel balonazo en el estómago de su infancia y la jugada le salió redonda pues el exjugador del Botafogo, Vasco da Gama y el Boca Juniors, que salía a la cancha con un peine, debutó con un gol a los seis minutos y fue la figura del partido pese que el Sporting derrotó por 3-2 al Atlético Junior.

'Crónica' fue el sueño hecho realidad de un grupo de intelectuales encabezado por Alfonso Fuenmayor, Germán Vargas Cantillo, Álvaro Cepeda Samudio y José Félix Fuenmayor, aunque el único que recibía salario era García Márquez, a quien le pagaban 25 pesos mensuales.

La portada inaugural y la nota central alentadas por Gabo con Heleno de Freitas, conocido como 'el Príncipe Maldito', creó de inmediato el mito erróneo de que la revista era de información deportiva. Y así fue hasta su desaparición el 28 de junio de 1951.

Para los amantes de la llamada 'pelota caliente' García Márquez dejó la mejor oda a ese deporte en todo el Caribe al afirmar que "lo único mejor que el béisbol, es hablar de béisbol".

Por contra, en claro fuera de lugar quedó Gabo a mediados de 1994 cuando, convencido de que su país iba a ganar el Mundial de Estados Unidos, apostó un automóvil Mercedes Benz con Danilo Bartulin, quien fuera médico del expresidente chileno Salvador Allende, según reveló por entonces la revista colombiana Semana.

El asesinato del defensor Andrés Escobar poco después de la decepcionante campaña de Colombia en ese Mundial también mereció unas sentidas letras de Gabriel García Márquez, de quien hoy, cinco años después de su muerte, nadie duda en su país de que es inmortal. 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Cultura
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web