El Heraldo
Cortesía
Sociedad

El teatro callejero se vivirá nuevamente por el Atlántico

A través de una puesta en escena liderada por el colectivo ‘La Tropa de Melquiades’, los amantes a este arte podrán darse cita en el espacio público.

Usar el espacio público como escenario era uno de los anhelos que desde hace dos años esperaba cumplir el colectivo artístico ‘La Tropa de Melquiades’, una comparsa teatral que ha consolidado su presencia en el Carnaval de Barranquilla, teniendo como principal baluarte al teatro callejero.

Luego de la larga espera  provocada por una crisis sanitaria que obligó al cierre parcial de estas actividades, el grupo teatral volverá a tener presencia en las calles de Barranquilla y el Atlántico a través de una puesta en escena denominada ‘Asürülaa: el último encierro’, una propuesta que pretende evocar el reconocimiento a la mujer en la cultura Wayuú.

La obra será representada este miércoles, viernes y sábado en Baranoa, Puerto Colombia y Barranquilla (ver recuadro).

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
La Guajira

Grupo de teatro Jayeechi presenta la obra Oülaku

Es un homenaje a la adivina, persona que posee poderes para adivinar un suceso, según la cultura wayuu.

La Corporación cultural Jayeechi arranca sus actividades teatrales, con la puesta en escena de la obra Oülaku, como homenaje a la adivina en la cultura wayuu.

La obra es el resultado de una beca otorgada a la organización en la Convocatoria del Programa Nacional de Estímulos del ministerio de Cultura 2021, creación de teatro comunitario Nuestro Barrio.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía
La Guajira

Los wayuu alistan su undécima muestra de cine y audiovisuales

Se trata de un ejercicio con componentes del séptimo arte y materiales audiovisuales que van de lo pedagógico a lo periodístico.

Es una muestra de cine y trabajos audiovisuales o videos wayuu que los organizadores han llamado Maciwa 2021 y de la que estarán recibiendo material hasta el 29 de octubre con temáticas que se orienten a los temas de migración y territorio.

Este programa es desarrollado desde las diez versiones anteriores por La Red de Comunicaciones del Pueblo Wayuu, una organización que está liderada por Mileidys Polanco, una comunicadora wayuu del Cabo de La Vela, quien ha sido alma de este evento que congrega muchas organizaciones, no solo de wayuu, sino grupos de afrodescendientes e indígenas de cada una de las culturas asentadas en el territorio nacional.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Opinión

Los wayuu, entre su pasado y su futuro

En su novela, José Soto Berardinelli ha sabido capturar la magia inquietante de esta región y el misterio de sus indios. Ese mundo aparece expresado en palabras, porque es imposible escribir sobre La Guajira sin detenerse en la fuerza de sus paisajes y costumbres. 

La Guajira más desconocida. La del desierto melancólico y las apacibles rancherías, aquella que es el habitad de la orgullosa raza indígena, La Guajira de los wayuu, es el personaje central de la novela Jepira. Esta novela del reconocido escritor barranquero José Soto Berardinelli, debe servir de marco de referencia de esta raza milenaria, así como Cien años de soledad marcó las costumbres de La Guajira, Magdalena y el Cesar del laureado escritor de Aracataca Gabriel García Márquez.

Jepira debe ser reeditada y convertida en la novela de consulta en todo el departamento sobre el uso y las costumbres de la gran nación wayuu, inclusive debe concursar en los máximos premios literarios a nivel mundial. Es una novela de ficción y despliega en su interesante relato un conocimiento de primera mano de la cultura wayuu y de sus fascinantes costumbres milenarias. No es la baja Guajira la que aquí sirve de escenario para un hondo drama, si no la alta Guajira, aquella que se extiende entre la Serranía de la Makuira, sede de muchos mitos indígenas, y el basto Mar Caribe, la tierra de los wayuu.

En su novela, José Soto Berardinelli ha sabido capturar la magia inquietante de esta región y el misterio de sus indios. Ese mundo aparece expresado en palabras, porque es imposible escribir sobre La Guajira sin detenerse en la fuerza de sus paisajes y costumbres. Ahí están los atardeceres dramáticos del desierto, los colores cambiantes de la serranía, el espejo eterno del mar y del cielo, el quieto laborar de las rancherías, la nota refrescante del jagüey, el secreto del chinchorro en la penumbra del rancho de Yotojoro y barro y las trochas, en su red intrincada que comunican una ranchería con otra.

Un cacique de la casta Arpusahana, uno de los personajes más interesantes dibujados en la novela es el imponente cacique Kasipa. Es un símbolo de la raza indígena. Su estatura heroica no disminuye con su tragedia. Es el vivo representante de una cultura que, hasta hace poco, fue guerrera y altanera. Kasipa es una leyenda viva y su nombre infunda respeto por toda la región. En este personaje es difícil distinguir la realidad de la fantasía con que lo ven sus súbditos.

Lo que si es cierto es que es un hombre temido, cuya riqueza le permite tener varias esposas, algo plenamente permitido dentro de las costumbres wayuu.

Kasipa, sin embargo, llega a su vejez en medio de una circunstancia trágica, por los excesos a que llegó por cumplir las antiguas leyes guajiras de la venganza.

El autor incorpora en su novela los principales mitos de los wayuu, mediante los cuales los indígenas se explican los orígenes del mundo, de los hombres y de su sistema de clanes. Uno de esos mitos es el de Mareiwa como el dios guajiro principal. “Mareiwa formó con greda y arcilla varias figurillas que tomaron vida y que él repartió en el territorio, dividiéndolo en clanes o castas”.

Ese fue el origen de la raza wayuu. Otro mito, uno de los más sorprendentes, es el que se refiere a Jepira, el país de los muertos. En Jepira, donde van todos los Wayuu muertos, hay abundancia de agua y vegetación. La madre del protagonista, Mekora y Kasipa, dos hermanos que se odiaron a muerte, marchan a Jepira después de su fallecimiento.

Un pueblo que tiene que elegir entre la pasividad y la acción, frente a la fatalidad de sus leyes, es el drama que pinta José Soto Berardinelli en su novela Jepira. Los wayuu tienen que descubrir líderes que conduzcan a la raza, un tránsito al que no puede escapar. Es la transición desde las costumbres atávicas hasta la integración a la sociedad mayor, la colombiana, la civil. El cacique Kasipa representa ese viejo mundo, que, si no encuentra un nuevo proyecto, tendrá una lenta agonía.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Desastre en Cancillería

Álvaro Leyva dijo que le “complacía informar que tras 100 días de gestión" el 40%” de los embajadores provenían de la carrera diplomática. 

Se atribuye méritos que no son suyos. En realidad, este gobierno solo ha &nb

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

S.O.S por La Heroica

Cartagena, la capital turística del país, ha sido víctima histórica de la politización de su administración, dejando rezagada las oportunidades de crecimiento de una ciudad que debería ser uno de los principales centros de desarrollo de Col

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Arrollar el idioma

Esta semana leí un editorial de El Espectador que se refería en tono reprensivo a errores de redacción “incomprensibles” publicados en días pasados en dicho diario de circulación nacional. Lo que Fidel Cano Correa, quien recibió el Premi

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

La mentoría contra la escasez de liderazgo

Justo este fin de semana de fiebre mundialista, en casa conversábamos acerca de la pertinencia o no, de que sigan existiendo capitanes en los equipos de fútbol. Más allá de participar en la polémica que rodea a Lionel Messi en su rol de capit

Leer
Ver más Columnas de Opinión

Galerías

El Heraldo
Ranchería Wayuu Shutterstock
El Heraldo
Windsurf Instagram de @Eolettokitecenterguajira
El Heraldo
Kitesurf Instagram de @Eolettokitecenterguajira
El Heraldo
Playa Ojo de agua Kaishitravel
El Heraldo
Pilón de azúcar Mery Granados
Gente Caribe

Un paraíso en pleno desierto

Disfrutar de los deportes náuticos como el kitesurf y el windsurf, realizar caminatas, conocer sobre la cultura Wayuu y descansar frente al mar son algunas de las actividades que puedes realizar estando en la Alta Guajira.  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
El Heraldo
Cortesía
La Guajira

Falleció la autoridad tradicional wayuu Cecilia Acosta

La lideresa, quien era artesana y hermana del exministro Amylkar Acosta, falleció en Barranquilla víctima de la covid-19.

Cecilia Acosta Pimienta, la autoridad tradicional wayuu del resguardo Iwouyaa, situado en las afueras de Riohacha, en el territorio ancestral El paraíso, falleció en la clínica La Misericordia en la ciudad de Barranquilla, afectada por la covid-19.

La lideresa, quien era hermana del exministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, también era maestra y artesana, perteneciente a la Federación Nacional de Artesanos Wayuu.

Además, fue una de las pioneras en el etnoturismo a través de su ranchería y su hostal en las playas de Mayapo, en Manaure.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía
La Guajira

Construirán centro cultural wayuu en La Guajira

La inversión será de unos 1.000 millones de pesos por parte de Prosperidad Social que firmó un convenio con el Resguardo Indígena Caicemapa.

Prosperidad Social firmó un convenio con el Resguardo Indígena Caicemapa, en el municipio de Distracción, para la construcción de un centro cultural en el resguardo que se destinará a la divulgación y promoción de la cultura wayuu, la promoción de la equidad y la integración de las comunidades.

La firma fue entre Juan Camilo Giraldo, subdirector de Prosperidad Social, y Lina Carolina Pérez Pushaina, cabildo gobernadora del resguardo indígena. El director regional de Prosperidad Social en el departamento, Álvaro Iguarán, acompañó el evento.

Según Giraldo la inversión es de $1.000 millones y beneficia a 2.352 habitantes.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía
La Guajira

Murió el investigador de la cultura wayuu Román Fernández

El también docente y editor del periódico Wayuunaiki, falleció de covid-19 en Maicao.

Falleció a causa de covid-19 el profesor Manuel Román Fernández, docente e investigador de la cultura wayuu, periodista y editor del periódico binacional Wayuunaiki.

Fernández, quien también era miembro de la Junta Mayor de Palabreros de La Guajira, murió en un centro asistencial de Maicao, donde había sido ingresado con síntomas propios del virus.

El profesor había descubierto hace poco un yacimiento arqueológico de especies marinas en la ranchería Ja´awo´u en Uribia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
La Guajira

‘Magola’, la artesana wayuu que enseña su tradición

El Sena resaltó la labor de una de sus instructoras en el día del Artesano

Para conmemorar el Día del Artesano, el Sena de La Guajira destaca la labor María Magdalena Ramírez. Magola, o Mago, como todos la conocen, una mujer que le ha hecho frente a las adversidades con determinación, y sigue entrelazando sueños e historias a través del arte de la tejeduría que enseña a sus aprendices.

Magola está vinculada al SENA como Instructora desde el año 2007 en el programa SENA Emprende Rural – SER.

Afirma que ha sido formar a todas aquellas personas que desean aprender o perfeccionar técnicas a la hora de hacer mochilas, chinchorros y demás artesanías de la etnia wayuu que sean hechas con hilos.

Mago es una orgullosa representante de la cultura wayuu, hija del clan Uriana. Nació hace 64 años en una comunidad indígena ubicada en el kilómetro 67, cerca de Maicao, La Guajira, llamada “Ranchería La Paz”.

Viste la manta tradicional y guaireñas con elegancia, dándole valor a su liderazgo en la comunidad y significado a su identidad como mujer wayuu.

“Desde niña sentí un especial gusto por los tejidos y todas nuestras artesanías que hacen parte vital de nuestro bagaje cultural. Así que me hace muy feliz trabajar en lo que me gusta, enseñar la tejeduría a indígenas y alijunas”, expresa Magola.

Afirma que desde niña, cuando veía tejer a sus hermanas, esperaba que ellas se fueran a almorzar para acercarse a descubrir los tejidos qué hacían. Le interesó tanto que le pidió a su madre que le enseñara a tejer y desde que aprendió, valora mucho el acto de tejer.

“Tejer es como una terapia sanadora que relaja, hace que te olvides de los problemas que puedas tener en esos momentos. Tejer conecta e inspira”, expresa.

Considera, además, que el Wayuunaiki, su lengua materna, debería enseñarse con más compromiso porque hace parte de su patrimonio ancestral e inmaterial. “Enseñar Wayuunaiki es otra actividad que me gustaría fortalecer con mis aprendices. Se hace necesario darlo a conocer a personas que vivan en este territorio y fuera de él, que se enamoren de nuestra cultura”, reflexiona.

Actualmente, Magola cuenta con dos emprendimientos. Teje y comercializa artesanías wayuu, todas fabricadas a mano, y cuenta con un restaurante llamado Jemetsú Wekuin, o Comida Deliciosa en Español, donde ofrece alimentos típicos wayuu a propios y visitantes.

“Desde el SENA, resaltamos su labor como una mujer que representa con excelencia al gremio de los artesanos en La Guajira, hombres y mujeres laboriosas que con sus manos crean piezas de gran valor y de esta manera conservan la memoria histórica de sus comunidades”, anotó la directora del Sena Linda Trump.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía
La Guajira

Autoridades de La Guajira brindarán orientación a los turistas

Se trata de una hoja de ruta y un mapeo de cada lugar turístico, en el que se incluyan los sitios sagrados y los usos y costumbres wayuu.

Las autoridades están construyendo una hoja de ruta para brindarles a los turistas, toda la información sobre La Guajira, especialmente los usos y costumbres wayuu.

Con este propósito se cumplió una mesa de trabajo en el Cabo de la Vela, en la que participaron las secretarías de Gobierno, Turismo y Asuntos Indígenas, así como la administración municipal de Uribia, la Policía y el Ejército, quienes buscan garantizar la reactivación del turismo en esta zona turística del departamento.

“La administración departamental  está trabajando en un mapeo de los sitios turísticos de La Guajira, para que los visitantes conozcan cuáles son los puntos sagrados y las regiones ancestrales”, precisó el secretario de Gobierno departamental Jairo Aguilar.

Explicó igualmente que esto lo están haciendo de manera conjunta la secretaría de Turismo y la de Asuntos Indígenas, para brindar información también de los usos y costumbres de las etnias que tienen presencia en el departamento.

“Las agencias de turismo deben tener esta información para que se las brinden a sus clientes, de tal manera que cuando lleguen a La Guajira, conozcan las realidades de los territorios, hagan un análisis de los mapas y recorridos para que no se presente ninguna dificultad”, indicó Aguilar.

Se refirió al caso de la modelo Elizabeth Loaiza, quien denunció que fue víctima de secuestro y extorsión en el Cabo de la Vela, donde se encontraba en una expedición con un grupo de personas.

“Estamos realizando las respectivas investigaciones con base en las denuncias públicas que se hicieron. Hemos escuchado al comercio, a los representantes del turismo, a los turistas y a los wayuu, pero creemos que esto podría evitarse con la información brindada a los visitantes”, anotó.

El funcionario afirmó que igualmente se está trabajando en un proyecto a través de la secretaría de Asuntos Indígenas en el que se puedan intervenir los 154 conflictos interclaniles que actualmente existen.

“Se han priorizado los que están desarrollándose en sectores donde se ejerce el turismo, para apoyar así la reactivación. Se está trabajando con la Junta Mayor de Palabreros, el Consejo de Palabreros y los líderes de cada zona”, explicó.

La Asociación de hospedajes y restaurantes del Cabo de la Vela asegura que como gremio tienen la obligación de fomentar la importancia de este lugar, que es considerado sagrado para los wayuu.

“Realizamos acompañamiento para el respectivo cuidado y buen uso de los lugares que se visitan turísticamente, por eso cuando sucedió lo de la modelo rechazamos estos señalamientos que dejaron en entredicho nuestros usos y costumbres”, manifestó.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Páginas

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.