El Heraldo
Katy Milena Fuentes (der.) durante la elección del consejo asesor que apoyará el trabajo de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por desaparecidas.
Córdoba

La líder cordobesa que escarba en las huellas que dejó la guerra

Katy Fuentes, líder del caso Pueblo Bello, representará a las víctimas de desaparición forzada en el consejo que asesora a la Unidad de Búsqueda. 

Cuatro meses después del 14 de enero de 1990, Katy Fuentes, que tenía catorce años, se enteró por una nota de prensa, que una de sus compañeras llevó a la clase de español, que su papá fue uno de los masacrados en la finca Las Tangas, ubicada en el municipio de Valencia, Córdoba. La nota decía que harían las exhumaciones para buscar a los 43 campesinos que estaban desaparecidos.

Sin darle explicaciones, su mamá abandonó su pequeña finca en la vereda Sinaí, del corregimiento de Pueblo Bello, y se llevó a sus dos hijas después de que la guerra entre paramilitares y guerrilleros ‘borraran’ con sangre la vida de su esposo.

“Desde aquella época, ella no ha vuelto nunca más al pueblo. Teníamos cultivo de plátano, ganado, pero todo eso lo dejaron y se perdió. Nos desplazamos a Montería”, recordó Katy Fuentes, quien hoy es una líder social en Córdoba y representante de las organizaciones de víctimas de desaparición forzada del consejo asesor que se instaló el pasado viernes para apoyar las labores de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UPBD).

Por 43 reses 

A las 8:00 p.m. llegó un grupo de 60 paramilitares preguntando por un ganado que la guerrilla del EPL le había robado a Fidel Castaño, uno de los fundadores de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá.

La guerrilla había guardado 43 reses en uno de los establos en Pueblo Bello. 

“Cogieron a la gente al azar y los mandaron a la plaza. Por cada res perdida cogieron a campesinos del pueblo hasta completar el mismo número de reses que les robaron, 43. Los amarraron y se los llevaron. El retén que toda la vida ha estado ahí en San Pedro de Urabá no estuvo ese día. Y aunque los camiones no podían pasar después de las 6:00 p.m., ellos pasaron a las 12 de la noche”, relató Katy Fuentes.

El ritual continuó en la finca Las Tangas, donde fueron torturados y masacrados. Algunos cuerpos quedaron enterrados en fosas que cavaron, otros fueron lanzados al río, algunos sirvieron de comida para cocodrilos y así, este grupo que también fue conocido como Los Tangueros, fue ‘lapidando’, una a una, a las víctimas que se agregaron a la lista de cerca de 80 mil colombianos que vivieron el escarnio (directa o indirectamente) de la desaparición forzada, según datos del Centro Nacional de Memoria Histórica. 

Búsqueda en territorios

Katy Fuentes, de 44 años, hace parte del Comité Coordinador Caso Pueblo Bello desde el 2000. Ante la ausencia de la ayuda gubernamental para buscar a sus queridos, víctimas se organizaron y emprendieron una búsqueda que no se ha detenido. 

La líder cordobesa recordó que cuando el pueblo se quejó ante el capitán del Ejército, este le contestó que ellos (los del pueblo) habían cambiado gente por ganado. 

“Si le decían algo a Castaño, venía la guerrilla y mataba, y si le decían algo al EPL, venían los paras y los mataban, y así, el pueblo quedaba en un fuego cruzado de una guerra que no era nuestra”, expresó.

Hoy, la organización amparada en una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ha logrado algo de reparación, ha logrado que muchas víctimas puedan seguir escarbando en las ‘huellas’ que el conflicto armado les dejó.

Aunque Katy Fuentes tenía la esperanza de encontrar los restos de su padre este mes, tras una exhumación que se iba a realizar en el cementerio San Antonio, del barrio P5, tendrá que seguir esperando; ya que esta fue aplazada por la pandemia. 

“Nuestro objetivo es buscarlos hasta encontrarlos para darles una cristiana sepultura. Y aunque muchos somos conscientes de que jamás los encontraremos, seguimos buscando”, dijo.

Por eso, aunque Katy  Fuentes no ha encontrado  a su padre, sí ha hallado cuerpos de seres queridos de otras familias que llevan el mismo dolor que la de ella.

La líder cordobesa aseguró que incluso si llegase a encontrar a su padre, la búsqueda continuará, porque la lista de desaparecidos en el país sigue siendo extensa. 

Desde el consejo asesor, un órgano conformado por entidades gubernamentales y de la sociedad civil que nació por los Acuerdos de Paz, Katy representará a esas víctimas y asesorará a la UBPD en los procesos búsqueda.

Por eso, instó a los familiares de desaparecidos a no quedarse callados, a confiar en ellos para entre todos lograr escarbar el duro sufrimiento que han atesorado por años, que se mantiene oculto en medio del plomo que sigue ‘sonando’ en sus territorios.

Recalcó que desde esta entidad no se juzgará a los victimarios y toda la información que recopilen será usada para encontrar al desaparecido y no pasará a los estrados, como algunos temen. 

Enfatizó en que seguirá dando la ‘pelea’, por su familia y por las de otros, contra el Estado que los ha “revictimizado”.

“Al principio, pensamos que el Estado era un gigante al que no le podíamos ganar, ahora ya sabemos que sí podemos, que ganaremos porque tenemos un derecho adquirido y seguiremos la búsqueda”, dijo con voz firme.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • campesinos
  • desaparicion
  • desaparición forzada
  • Líder comunitaria
  • Víctimas
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.