Descripcion de la foto
Por: Eduardo García

Árboles ‘que matan’ y sin autoridad que los controle en Montería

Dos jóvenes murieron recientemente en la capital de Córdoba, al caerles encima los troncos en plena vía pública. Ciudadanía denuncia que no hay quien verifique el estado de cerca de 500 arbustos en las principales vías.

El manantial de lágrimas de Pedro Berrío sigue intacto mientras habla de su hija Diela Patricia, en la terraza de la vivienda # 3-43, de la calle 6, sector 20 de Julio del barrio Mocarí, en el extremo norte de Montería.

“Ella era quien veía por nosotros con su trabajo como vendedora en un almacén del centro comercial Alamedas del Sinú, después de su repentina muerte no hemos podido olvidar a ese maravilloso ser”, cuenta Pedro mientras llora en la misma casa donde veló a la penúltima de sus hijas.

Diela contaba con 32 años cuando el 7 de julio de 2014 le cayó encima una palmera, a la 1:00 p.m., mientras conducía su moto para ir a almorzar y ver a su pequeña hija, con planes de regresar a su segunda jornada laboral en la venta de bolsos y marroquinería.

El incidente fue frente a la Universidad de Córdoba, en el carril que conduce desde el norte de la ciudad hacia el corregimiento Los Garzones. La joven no se recuperó de un trauma craneoencefálico y falleció a los dos días en la Clínica Montería.

“Desde el momento del accidente quedó inconsciente, no alcanzó a decirnos nada. No nos explicamos cómo esa palmera cae justo cuando ella va pasando y le arrebata la vida”, exclama Carmen Hernández, madre de la víctima. Diela permanece sonriente en la cuenta de Facebook donde familiares y hermanos la siguen viendo como si estuviera viva.

Era una joven alegre, rodeada de amistades, y desbordaba en amor para su hija que dejó de cinco años.

Aunque el caso de Diela está en manos de un abogado que intenta hacer que alguien pague por el descuido de no cortar la palmera cuyo estado fitosanitario al parecer estaba deteriorado, la familia advierte que ninguna indemnización devolvería la felicidad de un ser querido.

“Pero debe hacerse justicia con nuestro caso, que se señale la responsabilidad a quien corresponda”, advierte un miembro de la familia.

En la vía Montería–corregimiento Los Garzones, existen cerca de 500 árboles de distintas especies, tanto en el separador del doble carril como en la berma de ambas calzadas, sin que ninguna autoridad se haga responsable del mantenimiento para cortar ramas secas y vigilar la podredumbre o vigorosidad de los mismos.

Daniel Nieto, residente del sector Mocarí, vecino de la carretera arborizada, explica que predominan las especies de Campano, Olleto, Acacia y Mango. Agrega que los más robustos datan de hasta 40 años.