El Heraldo
En municipios como Tierralta, sur de Córdoba, muchas viviendas han sido arrastradas a pedazos por efectos de la erosión.
Córdoba

$10.000 millones para tratar de contener erosión en el Sinú

Un informe de la autoridad ambiental de Córdoba reveló 206 puntos críticos a lo largo de la ribera.

Un informe de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y el San José, CVS, reveló un panorama preocupante a lo largo de la ribera del Sinú por efectos de la creciente erosión.

Según el documento 206 puntos críticos necesitan ser intervenidos con urgencia para evitar una tragedia ambiental de enormes proporciones. 

El municipio de Montería es el más golpeado por la problemática con 51 tramos que registran un avanzado deterioro por la fuerza de las aguas del río Sinú.

Otras poblaciones que deberán ser atendidas con urgencia con Tierralta (43), Valencia, con 16 áreas en emergencia, Montería (51); Cereté (22), San Pelayo (16), Cotorra (1) Lorica (42); y San Bernardo del Viento con 15.

Al respecto el gobernador Orlando Benítez anunció una inversión en obras para tratar de contener en el orden de los 10.000 millones para tratar de contener la emergencia.

Los recursos provienen del sistema de regalías. 

“En Cereté están afectados las poblaciones de  Severá y San Pelayo, sobre todo las ubicadas en la margen derecha”.
Las escructuras aledañas a la ribera del Sinú se debilitan hasta caerse poco a poco.

Los primeros trabajos se realizarán en el municipio de Tierralta, en la subregión del Alto Sinú, en el sur del departamento de Córdoba.  Más exactamente a la altura de los barrios Libardo López, y el barrio El Prado, donde el fenómeno erosivo amenaza con arrasar con aproximadamente 60 viviendas de la zona.

La Secretaria de Infraestructura departamental, Cilia Jaquelín Tobías Carrascal, manifestó que por directrices del gobernador se desplazaron a  Tierralta  para darle un parte de tranquilidad a quienes conviven en los alrededores del río en donde serán invertidos alrededor de 10 mil millones de pesos en la consutrucción de una especie de dique de contención para mitigar el impacto del río Sinú en toda la ribera.

Este -agregó la funcionaria- es un compromiso de parte de la administración departamental para iniciar con esta obra que sabemos que la comunidad la pide a gritos. Tenemos esos recursos asignados. Contamos con dos contratos suscritos, uno de obras y uno de interventoría para hacer el seguimiento y vigilancia a las obras que hoy se van a ejecutar.

Por su parte, el alcalde de Tierralta, Daniel Montero Montes, informó que “esta es una obra que hemos esperado durante muchos años, el barrio Libardo López, y el barrio El Prado, hoy gracias también a la gestión de muchas personas que han puesto su granito de arena para que esto sea una realidad y especialmente del gobernador Orlando Benítez que ha mostrado toda la disposición de la voluntad para que muy pronto se inicie la obra”.

El mandatario aseguró que para el inicio de la obra solo se espera que bajen los niveles del río Sinú, que se encuentran elevados por causa de la temporada invernal.

“Estamos esperando que bajen los niveles del río para ver de qué manera se reubica a las personas que están aquí para empezar la obra, vemos luces de desarrollo para Tierralta, para que estas familias que han sufrido por causa de la erosión en el río, no sigan viendo cómo las aguas se llevan sus hogares”, puntualizó.

Si bien este es un punto crítico que requiere de la intervención inmediata, no es la única zona identificada por parte de las autoridades, pues en su más reciente informe la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y el San José, CVS, halló puntos críticos por erosión e inundación en la cuenca del río Sinú.

Durante la reunión del comité del Pacto de Cumplimiento se dio a conocer que a la fecha ha identificado 206 puntos críticos por erosión e inundación en los más de 400 kilómetros de cuenca del río Sinú.

El equipo técnico de la CVS, en cabeza del director Orlando Medina Marsiglia; el subdirector de Gestión Ambiental, Albeiro Arrieta López; y la coordinadora del grupo de Gestión del Riesgo, Diana Corrales Espinosa; quienes precisaron que el trabajo de campo incluyó un recorrido por el río, cumpliendo con las medidas de bioseguridad por la pandemia generada por la COVID-19 y con los protocolos de navegabilidad, lo que permitió constatar que en los 206 puntos identificados como críticos existe vulnerabilidad física, económica, ambiental y social; algunos representan amenaza alta, media o baja.

La Oficina de Gestión del Riesgo recomendó ejecutar las obrsa cuando bajen los niveles del río.

Casas arrasadas

Con el fin de priorizar la atención de los puntos a través de obras de mitigación y la reducción del riesgo, las autoridades categorizaron las amenazas que presentan los puntos de erosión en el río Sinú; alto, medio-alto, medio y bajo.

En el barrio El Prado Arriba, perteneciente al municipio de Tierralta, un total de 32 casas han sido tragadas por las aguas del río Sinú que socavaron el terreno. Uno de los damnificados fue Reinaldo González, de 69 años, quien limpiaba el patio de su casa cuando la estructura colapsó.

El campesino cayó al agua junto a toneladas de escombros. Por fortuna su esposa, y otros vecinos lograron rescatarlo de las aguas aunque resultó con lesiones en varias partes del cuerpo, fue trasladado al Hospital San José de Tierralta, pues al caer al río, de una altura de aproximadamente tres metros, sufrió un golpe en la cabeza con los escombros que yacen en el fondo de las aguas. Fue necesario tomarle ocho puntos de sutura.

En Tierralta 32 casas tragadas luego de que las bases fueron socavadas por efectos de la fuerza de las aguas”.

Una situación similar viven los residentes en la vereda El Playón, en Lorica, donde las autoridades realizan trabajos contrarreloj para evitar que con la llegada de las lluvias empeore la situación de erosión que tiene en riesgo a 540 personas residentes en la zona.

Los especialistas explican que el punto de erosión en la mencionada vereda se encuentra en una zona de curva lo que aumenta los efectos nocivos por la presión de las aguas, en las tierras áridas. En el sitio se realizan los estudios pertinentes para mitigar la acción de las aguas sobre el terreno.

En el municipio de Lorica también se registra erosión en el sector Sarandelo Arriba, Boca de Los Hernández, Boca de Los Doria. En el caso de Montería, la capital cordobesa, los puntos de alto riesgo fueron identificados en el corregimiento de Jaraquiel y Las Palomas.

En Cereté están afectadas las poblaciones del corregimiento de Severá; en San Pelayo, especialmente las poblaciones del casco urbano en la margen derecha.

Desde la Oficina de Gestión de Riesgo de Córdoba se informó que para la mitigación de los puntos de erosión, existe un pacto de cumplimiento, firmado a través de unas mesas de trabajo, donde intervienen las alcaldías, la CVS, la hidroeléctrica Urrá y la Gobernación de Córdoba.

“El problema es que son obras que son muy cuantiosas y en la mayoría de los casos suelen superar la capacidad de los municipios e incluso de la Gobernación, por eso estamos tocando las puertas del Gobierno Nacional para gestionar los recursos”, indicó la mencionada oficina.

Las gestiones se realizan ante el Ministerio de Hacienda, y la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo. “Estamos tratando que el tema de los temas de erosión fluvial y marítima quede incluido en el plan de desarrollo nacional, porque esto nunca se ha manejado como una política establecida. Le hemos pedido al Congreso y al Gobierno, pues en Córdoba también se encuentran casos como la erosión marina y la erosión que presenta el río San Jorge”, señala.

En cuanto a los riesgos que representan los puntos de erosión para las poblaciones, la Oficina de Gestión del Riesgo recomienda que las Alcaldías tengan activados sus planes de gestión de riesgo para que pueden adoptar acciones específicas en caso de ser necesario”.

De igual manera las autoridades recomiendan que “realizar seguimiento periódico a los puntos críticos por parte de los Consejos Municipales para la Gestión de Riesgo de Desastres y Actualizar los Planes Municipales de Gestión de Riesgo de Desastres y las estrategias municipales de respuesta a emergencias, conforme a los lineamientos estipulados por la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres”.

De igual manera se propone efectuar limpiezas periódicas en las riberas del río Sinú y los caños, para facilitar el drenaje de las aguas de escorrentía en la temporada de lluvias.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.