El titulo es:Yo quiero ser como Ariel
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Regístrate a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

22:01

Presidente de sindicato dice que por lo menos tres tajos...

20:39

La audiencia de libertad por vencimiento de términos pedida...

20:09

El delantero santandereano, campeón con Junior de la...

19:35

En el abrebocas de la 49 Asamblea General de la OEA, el...

Henry Loaiza Ceballos, alias El Alacrán.
19:30

De acuerdo con la Fiscalía, se había...

Sebastián Viera pendiente de la atención a la persona involucrada en el accidente.
19:06

El arquero de Junior le contó a EL HERALDO que cuando...

18:54

En un acto transmitido en cadena obligatoria de radio y...

18:37

El mandatario estadounidense dijo que una posible acción...

El gobernador Dumek Turbay saluda a los integrantes de la Banda 16 de Julio de San Estanislao.
18:31

Los músicos viajan a un intercambio cultural en Estados...

18:27

Los pupilos de Rafael Dudamel volvieron a entrenarse este...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Yo quiero ser como Ariel

Pasados los 40, a muchos se nos empieza a enfriar la ilusión de, cuando grandes, llegar a ser astronauta, beisbolista o cantante de una gran orquesta salsera de Nueva York. Pero, por suerte, ahí también dejamos de creer que en el mundo real existan vidas perfectas de primavera, de “risa siempre, nunca llanto”. Por eso, a la hora de querer ser otra persona, mejor una de la literatura. A mí me hubiera gustado ser Sam Weller, el del Club Pickwick de Dickens, o Ratliff, el de la trilogía de los Snopes de Faulkner, o Stiva Oblonski, el hermano de Ana Karenina. 

El más feliz es Sam Weller. A pesar de sus pocas letras todos lo quieren porque sí y en ningún lugar del mundo sería un extranjero para nadie. A Sam le gusta la gente, sin que por eso no sea también un magnífico burlón. Su bella amistad con Pickwick solo es superada por la de don Quijote y Sancho. Nunca nadie ha sido tan igual a todo el mundo como Sam Weller. Lo mismo se lo imagina uno de plácemes en el pajar con la Maritornes, que igual de feliz bajo doseles con la más nariguda duquesa del Reino. Además, siempre tiene un ánimo alegre y sereno, de pícaro bondadoso.

En el otro extremo de la escala social, el hermano de Ana Karenina. También a Stiva todos lo quieren porque sí. Es galante, risueño, bondadoso y, quizás, la persona con mayor poder de goce de toda la literatura: si hay que despachar dos docenas de ostras frescas con una botella de champán helada, nadie las va a disfrutar mejor que él. Si tiene que chismosear con un príncipe o con un cochero, nadie apreciará como él la cualidad lírica del rumor en cuestión. Todo lo hace con tal gusto y placidez que, si él fuma, dan ganas de fumar, y si duerme, de dormir. Aparte de las deudas, su único problema es que, teniendo familia, se vive enamorando por ahí de institutrices francesas o de actrices del teatro. Pero, al final de sus peligrosas volteretas, siempre cae de pie gracias a su simpatía natural y su serena bonhomía.

Con Ratliff es distinto. Es el menos feliz de los tres, pero también el más inteligente. Una cosa por otra, como le dijo el chimpancé al burro cojo. La suya es una inteligencia práctica, de la vida misma. Una inteligencia burlona y también exigente: nunca te dice cuánto es 2 más 2, sino que te da pistas… Si no es del todo feliz, es por un amor antiguo que nunca cicatrizó bien. Pero goza de su oficio –vendedor a domicilio de máquinas de coser a las lozanas esposas de los granjeros–, y de su afición: es el heraldo de todas las noticias y cuentos de varios condados a la redonda. A él también todos lo quieren porque sí. 

Sin embargo, la literatura no solo está en los libros; también en las canciones. Ahora estoy pensando en aquel clásico de la Billo’s: “Yo quiero ser como Ariel, yo quiero ser como él, que escribe, canta, diseña… y hasta le baila ballet”. Sí, a mí también me hubiera gustado ser como Ariel, sobre todo “porque hoy todas las chiquitas…están loquitas por él”. 

Y a usted, magnánimo lector, ¿qué personaje le hubiera gustado ser?

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí