El titulo es:Yo pensé que tú sabías

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

Imagen para ilustrar nota.
08:14

El hecho se registró este domingo, en la carrera 19 con...

Imagen para ilustrar nota.
07:27

De acuerdo con el reporte de las autoridades, la víctima...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Yo pensé que tú sabías

El campeón supremo de las excusas imaginativas fue el profeta Jonás: después de perderse tres días por ahí, volvió a la casa diciéndole a su mujer que se lo había tragado una ballena. Y a Hierón de Siracusa, cuando alguien lo criticó por su mal aliento, se sorprendió muchísimo y alegó que su mujer nunca le había dicho nada. A lo que su mujer –dejando la duda eterna de si era bien boba o bien viva– contestó: “Yo pensaba que todos los hombres olían así”.

Es injusto que las excusas tengan tan mala prensa. Ya estando hecho el daño, una buena excusa es signo de cortesía y respeto. Su ausencia, en cambio, incluso dobla la ofensa. 

En el amor eso es así. Los enamorados prefieren, antes que tristes verdades, bonitas excusas. Incluso, férreas negaciones. Cuando Fermina Daza sospechó que su esposo le era infiel, recurrió al viejo truco de que ya lo sabía todo y solo le faltaba algún detalle. Sin preámbulo alguno, un día le soltó: “Tengo derecho a saber quién es”. Ahí Juvenal Urbino cayó redondo como una guanábana y se lo contó todito. Pero, entonces, la ira y el dolor de Fermina Daza fue muchísimo mayor que el debido a la sola infidelidad en sí, “porque él no había hecho lo que ella esperaba con el alma en un hilo, y era que lo negara todo hasta la muerte, que se indignara por la calumnia, que se cagara a gritos en esta sociedad de mala madre que no tenía el menor reparo en pisotear la honra ajena, y que se hubiera mantenido imperturbable aun frente a las pruebas demoledoras de su deslealtad: como un hombre”.

Sin embargo, esto no es una ciencia exacta y nada da más rabia que, al descubrir que todos sabían algo que te atañe menos tú, se te excusen diciendo: “Yo pensé que tú sabías”. 

Hay gente que se pasa de maracas con sus excusas. ¿Cómo era aquella canción de Niche?: “Amor, se pareció tanto a ti/ Que no pude guardar/ En mi cuerpo el deseo/ Que la tuve que amar”. 

Peor las excusas no pedidas: 

—Mi vida, ¿de dónde vienes?

—¡Ese era un primo mío!

También tienen su gracia las excusas laborales. Inclusive hay quienes se las inventan para sí mismos, a pesar de que trabajan por su cuenta y no tienen jefe. Una vendedora ambulante de cocadas estaba teniendo un insólito éxito de ventas. Una amiga le preguntó su truco. 

—Fácil. Yo por las mañanitas en la cama me fijo en lo que a mi marido Dios le puso entre las piernas: si le descansa apuntando para el oeste, me voy a vender por el oeste. Si le descansa apuntando al este, al este; si al sur, al sur; si al norte, al norte. 

—¿Y, si le amanece despierta apuntando al cielo, para qué lado coges?

—¡Ay, quién va a ir a trabajar con un día tan bueno!

Las excusas son un mundo. Ahí está el ratón salsero que se cayó en un tonel de vino y fue rescatado por un gato bajo la promesa de que, una vez sobrio, se dejaría comer por él. El ratón, por supuesto, luego no cumplió el trato y huyó: “Borracho no vale, ¡no, señor!”.

Cualquier tema, siempre que se le busque bien la curvita, también es buena excusa para una alegre columna dominical.

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1