El Heraldo
Opinión

Wabi Sabi

Aplicarlo en nuestras vidas nos permite evitar miles de sufrimientos provocados por la ansiedad que convoca el deseo insaciable de perseguir lo perfecto; la palabra perfecta, la sonrisa perfecta, la jugada perfecta, el negocio perfecto, la pareja perfecta, la casa perfecta. Llevarlo a cabo nos invita a descartar el miedo al fracaso, a las pérdidas y a las ausencias.

Nadie es permanente, nadie es perfecto y nadie es completo. 

Una de las cosas que más me atrae de la cultura japonesa es su simbología, cada palabra y cada concepto tienen un significado especial, son representaciones profundas llenas de sabiduría que brindan la hermosa posibilidad de reflexionar y aprender a cada instante, frente a cada hecho, allí nada es gratuito, todo tiene un sentido y el sentido natural de las cosas conforma el sentido mismo de la vida. 
Cuenta una bella historia del siglo X que un joven perdió a su maestro por ser su discípulo, este, quiso poner a prueba su preparación y le pidió que barriera el jardín. El chico siguió las indicaciones a cabalidad, pero cuando terminó, golpeó deliberadamente el tronco de un cerezo, entonces cientos de flores cayeron en el césped que acaba de barrer.  El maestro quedó sorprendido con el gesto y, aceptó felizmente al chico como su discípulo, le había demostrado que conocía la verdadera esencia del Wabi Sabi.

Wabi Sabi, es el arte de encontrar la belleza en la imperfección. Una forma de vida que valida a través de la estética, la aceptación del ciclo natural del crecimiento y de la muerte, del principio y del fin, o simplemente de la posibilidad de entender que en lo imperfecto hay un manantial de belleza infito, y muchas veces hacer que éste conviva en los espacios para exaltarle y honrarle. Una valiosa  manera de entender la existencia y la cotidianidad en la magnitud de lo que no está acabado, de lo temporal, lo incompleto y lo irregular.

El concepto abarca múltiples caminos, Wabi: lo armónico, lo pacífico, lo tranquilo, el silencio de lo natural.

Sabi: el paso del tiempo, lo eventualmente marchito. Los efectos del paso de las horas, el registro del sol, el viento, la lluvia y el frío, el óxido.

Wabi Sabi nos permite encontrar la belleza en la impermanencia y en lo inacabado. Aplicarlo en nuestras vidas nos permite evitar miles de sufrimientos provocados por la ansiedad que convoca el deseo insaciable de perseguir lo perfecto; la palabra perfecta, la sonrisa perfecta, la jugada perfecta, el negocio perfecto, la pareja perfecta, la casa perfecta. Llevarlo a cabo nos invita a descartar el miedo al fracaso, a las pérdidas y a las ausencias.

Wabi, también es el desapego, la modestia y la sutiliza. Sabi, también es la austeridad, la transitoriedad, la asimetría. De ellos se rescata el brillo eterno de la sencillez, de la serenidad y de la imperfección. 
A veces vivimos sin rumbo, sin destino, nuestras sociedades adolecen de brújula porque han sido atropelladas y ejecutadas a mansalva por el caos y la destrucción a la invitan la manipulación y el engaño. No hemos tenido la fortuna de contar con legados ancestrales que sean piedras de salvación, o no los han enseñado o tal vez hemos sido laxos para encontrarlos en el camino y apreciarlos, en consecuencia, se expone evidentemente el vacío que habita entre la evolución y la barbarie.  

El Wabi Sabi puede transformar la forma como interpretamos la vida. 

No es tarde, no esta mal no haberlo hecho y no está mal hacerlo ahora, no nos sobra levantarnos algún día y aceptar que nadie es permante, que nadie perfecto y nadie es completo, así podremos ver en nuestros bordes desportillados un encaje y en nuestra cicatrices, un alivio.  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Horacio Brieva

En marzo se define el presidente

La política son hechos cumplidos. Y en unas elecciones las urnas son las que hablan. “El día de la quema se verá el humo”, sentencia el refrán. Lo demás son predicciones, conjeturas y encuestas. 

Como se sabe, el domingo 13

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

La mendicidad

Los griegos le temían, el indigente era recogido de las calles y los solares para darles comida y refugio. Así lo expresó Sófocles y lo tradujo en sus comedias o tragedias. Siglos después el mismo Gahndi le apostó a hacerle la crítica dura

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Ojalá, Amira

Lo conocí en 1991 en lo que inició siendo una jornada de trabajo y terminó por ser el arranque de un, por ahora, truncado viaje. Cuando entré y me topé de frente con el telón de boca casi me voy de ídem. No lo pude disfrutar todo lo que hub

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

Vientos y aspavientos

Se inauguró el primer parque eólico de segunda generación (2.0) en el Municipio de Uribia (La Guajira). Este es el primero de 16 parques eólicos que se instalarán en la península, los cuales fueron subastados en febrero y octubre de 2019. Es

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.