¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Más Colifatos

“Fabricantes de armas, fabriquen alimentos por favor, la gente tiene hambre”. 

La frase se la oí decir hace un tiempo a un interno del Hospital Psquiatrico Borda en Buenos Aires, Argentina. Lo dijo con tanta simpleza como profundidad, con desparpajo y absoluta certeza.

En 1991 nació radio La Colifata, un proyecto de gran impacto social, la primera emisora radial conducida por pacientes internos y ex internos de un recinto neuropsiquiátrico, y a su vez, la primera en darle parlante a la voz y al universo de sus protagonistas. 

Lo que nació como un proyecto de salud mental y parte de una terapia que buscaba reconstruir el uso del lenguaje, cuya perdida es uno de los elementos asociados a la psicosis, así como modificar la idea de que los internos son gente peligrosa, se convirtió rápidamente en uno de los ejerciocios más nobles y respetables planteado por un medio de comunicación en el planeta, el cual, después de casi 30 años, sigue sanando y llevando mensajes al mundo mucho más valiosos de los que la “realidad” cotidiana propone.

Desde el momento en que conocí la inicitiva creé el hábito de consultarla, de oírla con atención con regularidad, con disciplina, con respeto y con admiración hacia sus creadores y participantes. Debo confesar, con el mismo respeto, que La Colifata suele brindarme más enseñanzas y alegrías que muchas otras radio frecuencias. Cartas de amor, cantos nostálgicos, galaxias de jardines, sueños de oficios inconclusos, relatos de juegos de fútbol que no terminan, validación por cosas tan bellas como caminar y respirar, un montón de sonrisas interminables, son alimento para el alma y contrastan con los titulares de homicidios, violaciones, extrorsiones, guerras, especulación, enfrentamientos religiosos, tiroteos, amenazas nucleares, persecuciones, odio y envidia que circulan con fuidéz por ciertas ciertas redes sociales y algunos medios de comunicación. 

Creo que el mundo parece haber invertido el orden en algunas cosas, cable y antena sin limite al dolor y sus voceros. Se perdió el contacto con otras realidades, probablemente, más valientes y gratas. Nos llenaron de terror y nos quitaron la posiblidad de abrazar la sonrisa, escasamente nos permiten arrastrarla. Parece que nos llevaran a la imposibilidad de comprender que las frecuencias y sintonías son mucho más que un termino mediático para advertir canales de transmisión de un mensaje. No! están creadas también para encontrar valores empáticos que nos devuelvan la ilusión y nos permitan acceder a la imaginación para poder llegar donde queremos, para poder disfrutar del lugar donde no se pregunta lo obvio, ni se aborda lo esperado.

La colifata es uno de esos espacios dignos donde todo es posible, quien esté saturado puede identificarse consigo mismo a través de lo que no ha dicho por pena a ser tildado de “insano mental.” 
Es un espacio más cuerdo que muchos otros que pretenden serlo, no tiene prohibiciones ni agendas, es orgánico, como lo define su creador Alfredo Olivera: “un proyecto ecológico de reciclaje de voces, palabras y sensibilidades que han permanecido en el olvido por no entrar en la lógica del mercado”

Y qué bueno salir de esa lógica y respirar otros aires. 

Los colifatos son los “locos queridos” esa es la defición semántica, el termino es lunfardo, pero sin duda son mucho más que eso. Son ejemplo de otras posibilidades, son testigo de otros caminos, son protagonistas de otras escenas, son inspiración. Son tan necesarios los “locos queridos” en este mundo para hacer contrapeso al verdadero mundo loco y ese si,  poco querido en el que vivimos y que por instantes parece no tener fin…

En fin, cuánto daría por más proyectos así, por más “Colifatos” como Virginia, a quien oí decir recientemente en el espacio: “Digamos la verdad no la mentira”

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Carmelo Valencia

Por mi tarea de comentarista en Blu Radio, tengo la oportunidad de ver a todos los equipos del fútbol profesional colombiano muchas veces, no solo cuando enfrentan al Junior. Esto, quizá,  me ayuda a formarme una idea más cercana al verdad

Leer
Enrique Dávila

Nasobuco, esguañañao

¿Por qué la palabra nasobuco solo se maneja en Cuba y en Colombia desapareció? Rodolfo Gómez Peralta, B/quilla

No pude comprobar que nasobuco, sinónimo de tapaboca o mascarilla, se use o se haya usado en Colombia. Se trata de un neo

Leer
Indalecio Dangond

¿Qué harías con $2.2 billones?

Después de varios debates, esta semana las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara de Representantes aprobaron el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del año 2021 por un monto de $ 313,9 billones, de los cuales el 59%

Leer
Marcela Garcia Caballero

90 años de verdadero amor

De vez en mes escribo columnas que se alejan de la dolorosa realidad nacional. De vez en mes me gusta escribir sobre historias que reflejan las carencias que hay en nuestra sociedad. De vez en mes me gusta escribir sobre el amor. Ese que tanto bus

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web