El Heraldo
Opinión

La línea invisible

Es necesario, digno y loable saber hacerse a un costado, es poderoso y honroso entregar el control.

Encontré en un sueño reciente, o leí en un pasquín de ayer, no lo recuerdo bien, un hermoso testimonio de un abuelo. Una serie de frases bellas, de esas que llenan el alma y calientan el cuerpo, de esas que nos hacen olvidar el desamor, el gol en contra y el dolor de patria, esas que nos dejan reposar la frente en el sillón y pensar que todo es grato.

Cada una de ellas provocó en mí un pequeño espasmo, instaló una pausa y me invitó a tomar algunas notas en apropio de la enseñanza. Fue la voz, o el texto, no lo recuerdo bien, los que provocaron en mí una cursi mirada al infinito y una sonrisa placentera, como la de aquel que encuentra poco a poco las letras perdidas que ajustan las palabras de su crucigrama de domingo.

Decía el abuelo en un aparte:

“Si atiendes una tarea que está por encima de tus capacidades no solo haces un pobre papel, sino que, además, desatiendes la tarea que sí estás capacitado para llevar acabo”

Me quedó retumbando en todas partes. ¡Cuánta sabiduría en el planteamiento!

¡Cuánta verdad!

Pensé entonces: ¿Cuántas veces dejamos a un lado lo que nos pertenece por creer que somos inmortales y todo lo podemos? Cuántas veces abandonamos en el rincón del olvido todo lo que tenemos que se ajusta a nuestra medida por creer que nada es suficiente y por querer demostrar con suficiencia extrema de lo que estamos hechos.

Hay una línea delgada entre el esfuerzo, la convicción y la arrogancia.

¿Cuántas veces nos faltó humildad para ceder el paso, para permitir que otros tomen lo suyo?

Vivimos movilizados por un motor que nos conduce al autoatropello y, en consecuencia, al estallido que produce en esa vibración cualquier roce entre cuerpos; tristemente nos gobierna el deseo, la negación y el morbo que produce interpornerse en el camino del otro, cuando al final no es más que abandonar el camino propio y entorpecer la propia marcha, sopena de bloquear también el curso de lo colectivo.

Es necesario, digno y loable saber hacerse a un costado, es poderoso y honroso entregar el control, sin importar o temer la pérdida del mismo. Es amable entender hasta dónde llega nuestro campo de acción, nuestra capacidad, nuestro terreno, nuestro espacio, y sobre todo saber dónde empieza el del otro.

Es posible que en este instante usted esté pensando en alguien que considere debe hacerlo, en la política, en el deporte, en la empresa que trabaja, en la esquina, en el barrio o en autobús. Probablemente se mirará al espejo y también identificará sus espacios abandonados y sus metros invadidos o invasores.

La fuerza de esa frase en el sueño o en el papel, no lo recuerdo bien, puede hacernos entender que existe un tejido de líneas invisibles que escapa al ojo humano, una estructura de cristal bien delineada que identifica el límite entre lo sagrado y el abismo, una red que zonifica los campos minados para el espíritu. Una matriz que evidencia que por alguna razón transitamos más horas por el borde o por el filo, que por la pradera o por el llano. Ese tejido está en los sueños, en los libros, los pasquines, en las frases del camino y en la voz de los abuelos, en la puerta y la ventana pero, sobre todo, en la cordura, la honestidad y en el alma.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Haroldo Martinez

¿Y qué?, ¿todo mono?

Ese es el saludo más frecuente entre nosotros y conlleva un deseo implícito de bienestar para quien lo recibe, un amigo. Y también denota confianza, conocimiento del otro y de su entorno, un vínculo. Mañana 30 de julio se celebra el Día Inte

Leer
El Heraldo
Álvaro López Peralta

El papayazo de Bolívar

Lo ocurrido el 20 de julio pasado, durante la elección de la nueva mesa directiva del Senado, después de la instalación del Congreso de la Republica, fue la materialización del viejo refrán popular que dice “papaya puesta, papaya partida”

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

Último año de gobierno

Hay cinco temas que el Gobierno Duque debe focalizar en su último año de gobierno.

Lo primero será llegar a 35 millones de vacunas antes del fin de año para lograr la inmunidad de rebaño.

El segundo tema es la economía, c

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Cocrea en Barranquilla

El pasado martes tuve la oportunidad de asistir a un encuentro de socialización de seis proyectos con énfasis patrimonial, escogidos luego de la última convocatoria de Cocrea. Se trata de una iniciativa que pretende encontrar donantes o inverso

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.