El titulo es:Y por tu bien te digo adiós

Últimas noticias

17:51

La acción se da tras el cumplimiento  de la...

17:36

Junto a ella fueron entregados los padres de la menor,...

17:21

Hasta el momento se han sembrado 20.000 nuevos árboles en...

17:00

La seccional de Tránsito y Transporte de Cundinamarca...

Fernando Carrillo, procurador General.
16:51

Fernando Carrillo y Carlos Felipe Córdoba anunciaron sendos...

El centrocampista español del Real Madrid Isco anota el primer gol del encuentro entre el Real Madrid CF y el AS Roma.
16:25

Francisco Alarcón 'Isco' abrió el marcador de tiro libre...

El centrocampista francés del Manchester United Paul Pogba (d), autor de dos goles.
16:13

El discutido centrocampista francés abrió el marcador con...

16:06

La Secretaría de Salud Departamental levantó los sellos...

El defensor bosnio de Juventus, Miralem Pjanicanota, contra el portero brasileño Neto durante el partido de fútbol del Grupo H de la UEFA Champions League entre el Valencia CF y la Juventus FC.
16:03

Ambos goles del campeón italiano llegaron de penal, obra...

15:49

Sobre el hecho de sangre, el comandante operativo de la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Y por tu bien te digo adiós

Incluso el emperador Augusto tuvo que justificar su divorcio de Escribonia. Con elegancia retorcida dijo que se divorciaba de ella “hastiado del desarreglo de sus costumbres”. La inglesa Tini Owens, de 68 años, no tuvo igual fortuna, pues, aunque en casi todo Occidente hoy uno se puede divorciar porque sí, porque le da la gana, sin aducir otra causa que la propia voluntad, en Reino Unido esas leyes están obsoletas y el cándido argumento de la demandante –que era “infeliz” en su matrimonio– no convenció al Tribunal Supremo.

Peor el extremo de los musulmanes de la India: para divorciarse basta con que el marido le diga “¡Te repudio!” tres veces seguidas a su mujer. Sin embargo, el mismo Mahoma fue más comedido. Cuando se rumoreó que Aisha le había sido infiel (era 45 años menor que él y una noche dizque se perdió por el camino y apareció a la mañanita dizque rescatada por el joven Safwan), Mahoma no quiso creerlo y estableció que, para probar un adulterio, debían presentarse nada menos que cuatro testigos varones y lengüilargos. 

Espurio Carvilio fue el primer romano que se divorció de su mujer. Adujo infecundidad. Y a una espartana, en aras de la nulidad matrimonial, le preguntaron si había tenido relaciones íntimas con su marido: “Yo no, sino él conmigo”. Si la pobre Tini Owens se hubiese leído la primera frase de Ana Karenina (“Todas las familias felices se parecen; las desdichadas lo son cada una a su modo”), quizás habría aducido un modo más específico de su desdicha, puesto que querer divorciarse alegando infelicidad es tan redundante como pedir un préstamo aduciendo falta de dinero. Tini dijo que su matrimonio estaba “roto y sin amor”. Pero su marido con cara de señorón flemático inglés dijo que no, que él sí la quería, y que, si ella busca el divorcio, será por alguna aventura amorosa o por aburrimiento. 

Ese es otro problema. La gente se confunde con el cuento de la felicidad y entonces culpan al cónyuge. A Sócrates uno le preguntó si era mejor casarse o no casarse: “Cualquiera de las dos cosas que hagas te arrepentirás”. Y Lucrecio cuenta que Dios al ver “que los mortales disponían de casi todo lo necesario, que los poderosos estaban colmados de riquezas, honor y gloria (…), pero que, en su intimidad, nadie dejaba de sentir angustias en su corazón, ni de tener el alma sumida en quejas, comprendió que el mal provenía del vaso mismo y que este corrompía con su mal todo aquello que, recogido fuera, se introducía en él, incluso los bienes”.

Pero, por más infelicidad congénita, cuando ya es que no, es que no. Mira la Sofía de Tom Jones: “No me molestes. Te digo que no me ocurre nada. ¡Dios mío!, ¿por qué habré nacido?”. Y Ana Karenina, enamorándose de contrabando del joven Vronski en Moscú, cuando volvió a San Petersburgo y se bajó del tren al primero que vio a lo lejos fue a su marido: “¡Ah, Dios mío! ¿Por qué tendrá esas orejas?”.

Más frenos tiene una canoa. Mejor que Mr. Owens firme ya esos benditos papeles y se relaje oyendo a la Orquesta Aragón.

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1