Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Monseñor Héctor Salah

Hace un tiempo la Revista Seneca, publicación de los egresados de la Universidad de los Andes, en su sección “Uniandinos que transforman el mundo” destacó la trayectoria profesional y la sensibilidad social de un arquitecto colombiano que en ese claustro universitario tuvo entre sus profesores al maestro Rogelio Salmona. Se trataba de un profesional brillante e íntegro que continuó sus estudios en otros campos del conocimiento como lo son la filosofía y la teología y se desempeñó como rector de Seminario de La Ceja en Antioquia. Para fortuna de una región distante del centro de la nación, en el año 2005 el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de la Diócesis de Riohacha. En estos días cumplió 14 años de estar ejerciendo su actividad apostólica en La Guajira un territorio abrumado por diversos dramas sociales y situado, desde la óptica miope del centro, en los bordes de la República, pero para Monseñor Salah es una península ubicada en la puerta misma de un continente.      

Quien trata a Monseñor Salah sabe que es un hombre culto y directo. El no suele recurrir a eufemismos retóricos ni a artilugios gramaticales piadosos para ocultar la cruda realidad que vive ese territorio. Parte de su labor pastoral ha sido la de hacer evidente ante el resto del país cómo la migración venezolana impacta a La Guajira con todas sus secuelas sociales, espaciales y económicas. En su condición de obispo y de primer misionero ha sido un abanderado de que las inversiones de los recursos públicos se guíen por el principio del bien común y beneficien a todos los ciudadanos. Desde este punto de vista el interés no se centra en individuos, en facciones cerradas alrededor de rentables empresas electorales sino en las comunidades o en la sociedad guajira en general. Esas declaraciones francas y públicas las ha hecho incluso ante todos los candidatos presidenciales que visitan la capital guajira con motivo de las festividades de la Virgen de los Remedios. Por ello a quienes no les interesa el bien común sus afirmaciones se tornan incomodas.      

La obra social de Monseñor Salah ha llevado siempre el sello indisoluble del conocimiento, la honestidad y la transparencia. Las huellas de su labor en favor de la educación y el bienestar de todos los guajiros están plasmadas de manera indeleble en obras como la gran Biblioteca de Riohacha que lleva su nombre. De esta manera él ha contribuido con la formación de los jóvenes guajiros dirigida al fortalecimiento de sus capacidades para imaginar un mejor futuro para sí mismos y para sus coterráneos.  

No se ha limitado Monseñor Salah a asumir simplemente el cargo de Obispo, aunque lo ha hecho con la dedicación más amorosa y plena. Él ha ido más allá de esa dignidad y esa tarea. Durante estos catorce años su conciencia y su voz firme, valiente e iluminadora han llenado de ánimos a la sociedad guajira para enfrentarnos a los constantes desafíos del presente. Honra a todos los guajiros y a quien esto escribe tenerlo como guía espiritual y como amigo. 

wilderguerra©gmail.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web