El titulo es:Independencia

Últimas noticias

12:20

Las autoridades informaron que los victimarios, que se...

José Quintana tuvo una tarde para el olvido.
00:00

El arjonero no pudo maniatar la ofensiva de los Rojos.

El jardinero colombiano Óscar Mercado sigue destacando en cada juego de los Indios de Cleveland.
00:00

El jardinero cartagenero logró sacar la pelota del parque...

Los jóvenes de los barrios Rebolo, La Chinita, La Luz y Las Nieves compartieron en total tranquilidad durante el evento.
00:00

Un clásico entre los equipos de estos barrios, le puso...

Un avión de Avianca estacionado en el aeropuerto Ernesto Cortissoz que sirve a Barranquilla.
00:00

Este viernes en Barranquilla se realizará la asamblea...

Una mujer observa a un bebé que nació recientemente en el hospital Niño Jesús, en Barranquilla.
00:00

Sumadas las atenciones de la red hospitalaria de...

Dos socorristas se ponen los implementos para salir a atender una eventualidad con las lluvias.
00:00

Eventualidades por las lluvias de los últimos días, el...

Exposición en la UNAM.
00:00

La exposición de la UNAM exhibe obras de 24 artistas.

Hombre fotografía la obra de Renèe Cox, artista que se autorretrata como Raje.
00:00

 ‘Beyond the Cape’ es el nombre de la muestra que se...

Al fondo, una mujer intenta salir de su casa al tiempo que vecinos la observan.
00:00

Gestión del Riesgo del Distrito ayudará a verificar el...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Independencia

Pocas cosas pueden emocionar más a un lector que tener en las manos un precioso manuscrito. El entusiasmo aumenta cuando se nos ha encomendado la noble tarea de redactar la presentación de ese texto que será  llevado a la imprenta en las semanas siguientes. Eso me ha sucedido con el estudio del destacado historiador holandés Sytzee Van der Veen, Gran Colombia -Gran Holanda 1815-1830, un libro ameno y revelador acerca de la prolongada y compleja relación del flamante reino de Holanda y los comienzos de la joven y prometedora  República de Colombia. La que podría llegar a ser una de las grandes potencias del nuevo orden que surgiría como resultado de la independencia de las colonias europeas en América.

No deseo ocuparme hoy del tema central del libro, sino de cómo en el convulsionado e impredecible escenario de las guerras de independencia hispanoamericanas se concibieron aventuras que, según Van der Veen, partían de una singular mezcla de idealismo político y oportunismo económico. Ello dio lugar a proyectos libertadores delirantes como la República Boricua. Otras fueron atractivas empresas económicas que esquilaron el dinero de centenares de europeos cándidos a través de la promoción de utopías tropicales como el llamado Principado de Poyais.  

La primera de estas aventuras estuvo promovida, de acuerdo con el historiador holandés, por personajes de temperamento exaltado que parecen sacados de la literatura como el alemán afrancesado Henri Louis Ducoudray-Holstein. Al mando de setenta aventureros de diferentes países Ducoudray armó una flota de dos barcos y se hizo llamar Presidente y Comandante en jefe de la República Boricua. El franco-alemán tenía entre sus socios a un periodista norteamericano al que otorgó anticipadamente el cargo de canciller de la nueva república. El visionario presidente solo olvidó consultarles a sus futuros gobernados si querían ser libertados por él y hacer parte de la nueva república. Este proyecto insensato fue abortado gracias a la oportuna intervención de las autoridades de Curazao, quienes detuvieron a sus instigadores y les salvaron de un seguro desastre militar al desembarcar en su deseado destino.

El llamado Principado de Poyais fue concebido por el escocés Gregor MacGregor, un antiguo oficial del ejército británico. Aunque fue promovido como un proyecto utópico multirracial, en el que convivirían de forma armoniosa familias europeas y dóciles trabajadores indígenas, Poyais fue, en realidad, una gigantesca estafa a centenares de súbditos ingenuos de las monarquías del viejo continente. Según lo describe Van der Veen, en Londres el monarca en ciernes supo sonsacar a los crédulos prestamistas nada menos que 200.000 libras esterlinas para su exótico proceso de colonización. El principado se les vendía a los colonos del viejo continente como una tierra de Jauja en América Central, pero era en realidad un infierno tropical en la selvática costa de Mosquitos.

Después de su estruendoso fracaso, el autor nos cuenta que Mac Gregor murió en circunstancias penosas en Caracas en 1845. Sin embargo, su nombre aparece hoy honrosamente inscrito en el monumento que en la capital venezolana se erigió en 1950 para recordar a los nobles, sacrificados y altruistas héroes de la independencia.            

wilderguerra@gmail.com

 

Imagen de deniro_guete
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web