El titulo es:Venganza a cuchillo

Últimas noticias

Acción del juego entre Tigres de Arenal y Padres de Lorica.
21:07

La novena de Bolívar derrotó a Padres de Lorica 11 carreras...

Acción del juego entre samarios y cartageneros que terminó igualado a un gol por bando.
20:55

Auriverdes y azulgranas igualaron en noventa minutos de...

Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información.
20:37

En rueda de prensa, el ministro de Comunicación de ese país...

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.
20:03

La nota de protesta del Gobierno de Colombia se da luego de...

El golfista estadounidense Tiger Woods.
19:52

Woods tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en...

18:59

Las autoridades informaron que la víctima fue integrante de...

El vehículo accidentado en el que viajaban las víctimas.
18:20

Una de las víctimas tenía siete meses de embarazo y era la...

18:06

Con este resultado, el equipo de la banda cruzada lcanzó a...

Acción del juego entre barranquilleros y cartageneros.
18:01

En juego que se disputó en el Coliseo Northon Madrid de la...

La celebración de los 15 años del catedratón estuvo acompañada de la reina del Carnaval de Barranquilla, Carolina Segebre, varias exsoberanas y de un pudín de cinco pisos.
17:54

Con la presentación de Óscar Prince, las exreinas del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Venganza a cuchillo

Armando José Castro cumplió su amenaza. Para vengarse del abandono de Kenede Vega, la madre de sus tres hijos, y como se negó al sexo esperanzador de la reconciliación, le arrancó el cuero cabelludo con un cuchillo de cocina, como si se tratase de un ritual de guerreros apalaches. La dejó desangrándose en el suelo, denigrada, agonizante y profundamente sola. Para él, que sabe mucho de fútbol y de teléfonos celulares, su expareja no es un ser humano.

La violencia derivada de la incapacidad masculina para aceptar el rechazo de las mujeres es unos de los tantos problemas irresolutos de la sociedad colombiana.

Las agresiones de los hombres heridos en su ego en contra de sus parejas y exparejas se estiman, según cifras del Ministerio de Salud, en 72 casos diarios, es decir, 26.280 al año, sin contar los que no llegan a atenderse en hospitales y clínicas. Si tenemos en cuenta que 28.700 personas fueron infectadas con el virus del ébola en todo el mundo entre 2014 y 2016, no es exagerado afirmar que en Colombia la violencia de pareja es un grave problema de salud pública, una epidemia, una plaga.

Esta enfermedad social se alimenta de la convicción masculina según la cual las mujeres son propiedades, apéndices, objetos, trofeos, y no es posible erradicarla con una vacuna milagrosa. Las condenas judiciales, los escarnios públicos y el activismo feminista, con su terminología antropológica y sus maneras muchas veces extremistas, seguirán siendo insuficientes si no se ataca el origen profundo del problema: la combinación letal entre el machismo y la naturalización de la violencia como herramienta principal de la resolución de conflictos, dos de las características que definen nuestra cultura, heredadas como valores tácitos, de generación en generación.

Como muchas veces se ha dicho, la violencia contra la mujer debe enfrentarse a través de una política pública seria, constante y a largo plazo, que implique un componente educativo, ejecutado desde el nivel preescolar, que tenga como prioridad elementos como las cátedras obligatorias sobre género y la promoción de escuelas mixtas. Si el Estado se compromete con la enorme tarea de cambiar el talante inmoral y depredador de los colombianos en lugar de prometer penas severas, modificar términos jurídicos, añadir artículos del Código Penal o sumarse a la indignación pública de las redes sociales, tal vez en un par de generaciones podremos empezar a notar cambios importantes.

Los médicos creen que las heridas físicas de Kendi, como le gusta que la llamen, sanarán; las cicatrices quedarán ocultas bajo el cabello que volverá a crecer hasta cubrir sus hombros. Pero de las otras marcas, las del corazón, las del alma, las de la dignidad pisoteada por el hombre que algún día amó tanto, no se repondrá jamás. Una parte de ella se quedó en el pelo arrancado por la furia de un hombre que todos nosotros, con nuestro silencio y nuestra indolencia, ayudamos a parir, a criar y a convertir en un salvaje que venga su honor de macho abandonado como los antiguos guerreros apalaches.

@desdelelfrio

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1