El titulo es:Veintitrés puñaladas (I)

Últimas noticias

El presidente Duque destaca la entrada en funcionamiento de la nueva sede del Sena.
13:30

El director general del Sena, Carlos Mario Estrada, aseguró...

Extranjero ahogado en cabañas de Buritaca.
13:24

El cadáver fue localizado en una empalizada de las Cabañas...

El alcalde de Malambo, Efraín Bello, durante el consejo de seguridad.
13:23

Destacó que por la rápida reacción de la fuerza...

13:18

También se presentó avance de otras instituciones que...

12:44

El subastador estima en 7.500 euros el precio de salida de...

Entrada de la Escuela de Policía Antonio Nariño, ubicada en el municipio de Soledad.
12:43

El joven que se prepara en la institución de Soledad fue...

El menor herido es atendido en la Clínica Campbell de la calle 30.
12:39

Los hechos ocurrieron a las 6:00 de la mañana de este...

El presidente Iván Dque en la apertura de la carrera 38.
12:35

Una apretada agenda cumple a esta hora el presidente de la...

Ministra de Transporte, junto al gerente de Transmetro Ricardo Restrepo.
11:59

Propuesta del Gobierno Nacional es que la vía pase por...

Néstor Humberto Martínez Neira, fiscal general de la Nación.
11:54

El representante de los verdes, Mauricio Toro, pidió la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 4 meses

Veintitrés puñaladas (I)

García Márquez parece que no, pero sí. Ya sea por su alergia a la pedantería, o ya sea para no romper el ritmo de vértigo de su prosa, pero el caso es que en sus novelas nunca menciona a los autores clásicos, a pesar de conocerlos muy bien y en alegre compadrazgo. Su hojarasca y su coronel a quien nadie le escribía vienen apadrinadas por Sófocles. Y del Julio César de Suetonio –del que ya comió su Patriarca otoñal– aprovecha las más contundentes imágenes para apuntalar la mejor novela corta que jamás se ha escrito en español: Crónica de una muerte anunciada. 

Sin embargo, un clásico es un libro del que todo el mundo habla, pero nadie lee. El mismo García Márquez, poco después de publicarla, se vio en la tesitura de escribir una columna para desvelar, con mucha gracia y sutileza, que esa novela corta suya tenía vínculos cómplices con las obras clásicas de Suetonio y Plutarco referidas a Julio César. Ahí nos dice que “el 15 de marzo del año 44 antes de Cristo, todo el mundo en Roma sabía que a César lo iban a matar. Todo el mundo menos él mismo”. Igual que Santiago Nasar, aun cuando “nunca hubo una muerte tan anunciada”.

Ahí también nos recuerda que Julio César “fue muerto de veintitrés puñaladas”, para enseguida concluir, burlón, con que “cualquier parecido con cualquier otra historia, viva o muerta, será pura coincidencia”.    

Pero los guiños de Gabo a Suetonio son múltiples. Primero, los presagios. Julio César, por sus cargos, vivía sujeto a los vaticinios de los adivinos oficiales. Interpretación de sueños, de prodigios y de las entrañas de los animales de sacrificios sagrados. Y la madre de Santiago Nasar “tenía una reputación muy bien ganada de intérprete certera de los sueños ajenos”. La semana anterior a su muerte, Santiago Nasar “había soñado que iba solo en un avión de papel de estaño que volaba sin tropezar por entre los almendros”, mientras que Julio César soñó “que se remontaba sobre las nubes y ponía su mano en la de Júpiter”. Y Calpurnia, su mujer, la víspera soñó “que se desplomaba el techo de su casa y que mataban a su esposo en sus brazos”. El propio César “celebró un sacrificio y no se encontró el corazón de la víctima”. Y el arúspice Spurinna le advirtió, durante otro sacrificio, “que se guardase del peligro que le amenazaba para los idus de marzo”. 

García Márquez menciona las entrañas de tres conejos que la criada, un rato antes de la tragedia, arrancó de un cuajo y se las echó a los perros. Santiago Nasar le dijo: “No seas bárbara. Imagínate que fuera un ser humano”.

Tanto Julio César como Santiago Nasar hablaron de sus propias muertes –sin sospecharlas– la noche antes de morir. En la cena, Lépido le preguntó que cuál era la muerte más apetecible, y César contestó: “La repentina e inesperada”. Y Santiago Nasar, a quien el olor de las flores encerradas le recordaba la muerte, al entrar al templo floreado donde se casaban Angela Vicario y Bayardo San Román, dijo: “No quiero flores en mi entierro”. Así se hizo.  
(Continuará…).

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1