El titulo es:Un silencio muy elocuente

Últimas noticias

Draga Lelystad durante labores en el canal de acceso.
00:04

Cormagdalena indicó que se removieron 215 mil m3 de...

Miembros de la comisión quinta del Senado en un reciente debate de control político.
00:16

El propósito es que los ministros de Hacienda y Minas...

La pintura de los torreones de la iglesia de San José luce desgastada, igual que gran parte de la fachada.
00:10

Tras su clausura por daños en la estructura del techo en...

Luis Díaz remata de volea frente al Deportivo Pasto.
00:09

Los rojiblancos son el decimosexto equipo con más remates a...

Accidente registrado en Ciénaga, Magdalena.
00:08

En el registro hubo cuatro siniestros que causaron...

Familiares de Leonardo Navarro Mendoza y Candy Maestre en Valledupar.
00:08

EL HERALDO recogió las primeras impresiones de los...

Este año en la Feria del Libro de Bogotá participarán unos 170 autores de 24 países. También se conmemorarán los 200 años de Colombia como república.
00:07

Como lo informó el evento, la inauguración se adelantó para...

00:07

La institución armada ofrece hasta $50 millones por...

00:07

En el Mundial de Polonia, que se disputará entre mayo y...

La puesta en escena de Neelo Allawala fue una de las más aplaudidas.
00:06

La ciudad de Karachi brilló con las propuestas presentadas...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Un silencio muy elocuente

Asombra el matiz de eternidad que tiene a veces la palabra. En la Antigua Grecia la tragedia clásica y la comedia ya ventilaban las anormalidades propias de la naturaleza humana, los vericuetos de la ley y del poder, las contradicciones y las causas del sufrimiento de un héroe que, por ignorancia o equivocación, desafiaba al destino. Ya existía entonces en la sociedad griega la necesidad de representarse críticamente tanto moral, como políticamente, con el fin de reconocerse y construirse. Ambos géneros retrataron los acontecimientos políticos y económicos de una Atenas –ya encaminada a la decadencia– en la que temas como la corrupción, la deuda pública y la asociación con el poder para delinquir, además de la reivindicación de la virtud como atributo de quienes dirigían los destinos de una sociedad, fueron tratados por personajes como Sófocles, Esquilo, Eurípides y Aristófanes, los representantes más importantes de la dramaturgia en la Antigua Grecia. Transcurría el siglo V a.C. cuando quién sabe qué clase de entuerto llevó a Sófocles a decir: “Hay algo amenazante en un silencio demasiado grande”, y es por efectos de una sentencia tan categórica, y de la perdurabilidad de la palabra en la memoria colectiva, que ella sigue vigente en nuestros días. 

En Colombia nos hemos habituado a que el silencio sea parte de la cotidianidad. La ética, que como la política contempla al individuo en calidad de ciudadano y con responsabilidad para comportarse regido por una razón enmarcada en principios morales universales, parece estéril frente al manto de silencio que recubre ciertos hechos de importancia capital para el país. Con la emergencia presentada en Hidroituango, el que sería el proyecto hidroeléctrico más grande del territorio colombiano, está ocurriendo que –como sucede en Colombia– luego de la algarabía inicial, a los grandes chascos les siguen enormes silencios. En el momento el país recibió confusa información que en un principio asegurara que la situación estaba bajo control y no representaba riesgo para la comunidad, pero que, tiempo después, advertiría una tragedia de grandes proporciones. Desde entonces han transcurrido casi tres meses, y entre el éxodo venezolano, el fútbol, las elecciones presidenciales y el rosario de demandas judiciales, lo ocurrido en Hidroituango parece que ha comenzado a ser uno más de los sucesos inverosímiles sobre los que nadie se pronuncia con certezas. Aún no se habla de sanciones o responsabilidades. Las más recientes declaraciones del gerente de EPM confirman “que aún no pueden realizar un diagnóstico de cómo quedaron las obras del complejo luego de la emergencia”. Un silencio muy elocuente se mantiene. Hay algo que no se dice todavía, “algo amenazante en un silencio demasiado grande”; algo que, como el Metro de Medellín –si bien es una obra admirable–, me temo que finalmente acabará afectando el bolsillo de los contribuyentes. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de sandra.carrillo

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales
Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1