El titulo es:Un influjo peligroso
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Suscríbete a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Vista de la sede de la antigua Registraduría de Barranquilla en el centro, donde Aura cita a los interesados para el trámite.
00:45

Este medio tuvo acceso al relato de una supuesta...

Desfile de Versace durante la Semana de la Moda en Milán el sábado 15 de junio.
00:30

Dolce & Gabbana y Armani exhibieron palmeras y plantas...

El entrenador portugués Carlos Queiroz durante el entrenamiento de ayer de la Selección Colombia.
00:30

La Selección Colombia dejó ver en el triunfo 2-0 ante...

Estudiantes de la Uniautónoma en la plazoleta principal de la institución.
00:30

La rectora de la institución, Claudia Da Cunha, precisó que...

Esta es la  fachada del Batallón de La Popa, el cual está ubicado en la ciudad de Valledupar en Cesar.
00:30

EL HERALDO tuvo acceso a las decisiones judiciales contra...

Aspecto de la charla sobre patrimonio celebrada en la sede de la Alianza Francesa de Barranquilla
00:30

Juan Suárez y Carlos Bell ofrecen charla sobre patrimonio....

00:30

Chile, actual campeón de América, se  mide a Japón,...

En la imagen, los cristalizadores y la sal recolectada en las salinas de Galerazamba.
00:30

 La Asociación de Mineros de Galerazamba pide una...

Leonardo Gutiérrez, ayudante de bus hace dos años, vocifera la ruta del vehículo ante los pasajeros que esperan en Santo Tomás.
00:30

De pie, apretujados en la parte delantera, caminando entre...

Germán Gutiérrez, Escalante, Cantillo, Hinestroza, Viera y Teo celebrando el título de la Liga Águila I.
00:30

El balance es de siete títulos y siete subtítulos. De 2009...

Columnas de opinión
Actualizado hace 4 años

Un influjo peligroso

Un buen columnista fue despedido del influyente periódico en el que escribía hace cinco años, como consecuencia de un texto en el que cita algunos versículos de la Biblia; una senadora ‘liberal’ propuso una acción popular, pensada desde el dogma evangélico; los jerarcas católicos se movilizaron, en púlpitos y pantallas, mostrando una inflexibilidad predecible; una importante universidad,  perteneciente a la infausta orden del Opus Dei, publicó un informe “científico” en el que se concluye que los homosexuales son unos enfermos. Estos hechos ocurrieron en un corto lapso, a propósito del inminente pronunciamiento de la Corte Constitucional acerca de la adopción de niños y niñas por parte de parejas del mismo sexo.

La proscripción de los homosexuales no es nueva. Quienes se sorprenden por los argumentos religiosos esgrimidos en contra de la adopción igualitaria de menores, son unos soñadores ingenuos que parecen no saber nada sobre el país en el que les tocó vivir, tan lleno de pobrezas intelectuales y de ambigüedades morales. Pero la improcedencia del asombro no significa que se renuncie a la preocupación.

Esta movilización fundamentalista, segregativa e intolerante, es un peligro que no podemos darnos el lujo de ignorar, no porque no haya existido en el pasado, sino porque ahora convive, en franca confrontación, con una postura abiertamente contraria, expresada sin ambages por un sector cada vez más visible de la sociedad, que ya no está sometido a los axiomas irrefutables del Espíritu Santo. Esta clase de desacuerdos, zanjados por la Justicia con la Constitución en una mano y el Deuteronomio en la otra, suelen alimentar el odio, la radicalización y la barbarie. Como los discriminados ya no se esconden en el clóset, como ahora tienen conciencia de sus derechos y hablan duro para defenderlos, la élite católica y, con ellos, los emergentes cristianos evangélicos, conspiran juntos para evitar, a como dé lugar, que la sociedad evolucione hacia una convivencia basada en el respeto por la diferencia.

En la misma página de un diario cualquiera veo, una al lado de la otra, dos noticias del mundo: primero, leo acerca de la influencia religiosa que en Colombia se ejerce sobre una decisión civil, que involucra derechos fundamentales de una minoría; luego, repaso la decapitación de 21 personas en Libia, catalogadas como “infieles” por sus ejecutores, un grupo armado cuyo motor principal es la interpretación acomodaticia de un libro que, suponen, fue dictado, palabra por palabra, por Dios mismo. Advierto las coincidencias de esos dos hechos –en apariencia tan disímiles– y tiemblo.

Óscar Wilde, un homosexual que fue encarcelado, amilanado y vejado por serlo, escribió que “la religión sirve para sustituir elegantemente a la fe”; con profundo pesar (pero sin sorpresa) advierto que, en los tiempos que corren, esa sustitución a la que se refería el genio irlandés ya no es ni siquiera elegante; las creencias religiosas se usan ahora, de las más burdas maneras, para justificar la promoción de la desigualdad, la estigmatización y la intolerancia. Que Dios nos libre de Sí mismo.
Jorgei13@hotmail.com
@desdeelfrio

Imagen de maria.villamil
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí