El titulo es:¿Transformación?

Últimas noticias

07:53

La activación del artefacto sucedió hacia las 6:30 de...

07:44

Esta estimación incluye los importantes destrozos en París...

Imagen para ilustrar la nota.
07:44

Gremio de transporte de carga pide que se grave con...

Patrice Evra.
07:24

Al término de la clasificación del United, el pasado 18 de...

Donald Trump.
07:12

El mandatario estadounidense asegura que las conclusiones...

07:03

“Estoy más que contento”, afirmó el joven de 20 años de...

06:48

Pese a que el servicio se restableció en la capital y...

06:47

Esta retirada ha sido tomada con escepticismo por los...

05:32

El combinado patrio puso contra las cuerdas al local, pero...

Fachada de las oficinas de Electricaribe, ubicadas en el norte de Barranquilla.
00:35

El Gobierno propuso un capítulo especial dentro del PND,...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 años

¿Transformación?

Apretó el calor. Quizá no hay otra expresión que describa de manera tan explícita la temperatura asfixiante que abrasa por estos días la Región Caribe. Cuando entramos en abril, y las lluvias apenas llegan, los costeños ponemos en esa frase la opresión que asedia el cuerpo y nos sumerge en un marasmo cercano a la postración; en un letargo inverosímil, en un sopor tan espeso que el estado contemplativo resulta la opción más tentadora. ¡Qué calor!, comenzamos a decir compulsivamente, sin embargo, superamos día tras día la constante invitación a quedarnos detenidos en el tiempo meneando obsesivamente un abanico. Aprieta el calor y la cogemos suave, sacamos a relucir una virtud que es característica de los que hemos aprendido a convivir con una naturaleza agreste –la paciencia–, y nos echamos a la calle a hacer lo que toca hacer. Es entonces cuando el cuerpo sudoroso, pegajoso, fatigado, busca alivio en la sombra de los árboles; cuando quisiéramos que la urbe que habitamos fuera una especie de paraíso terrenal pletórico de follaje. 

Pero –al menos por ahora– la realidad de nuestra urbe primitiva es bien distinta. El concepto de renovación imperante en Barranquilla, el derroche inmobiliario y el hecho de ser la sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018 han hecho que el desarrollo de la ciudad hoy lo jalone el sector de la construcción. El tema de moda son las obras que parecen multiplicarse a tutiplén, y hay un optimismo manifiesto según muestran los resultados de la reciente encuesta de percepción ciudadana. Obras, obras y más obras. En torno a los escenarios deportivos abundan cifras enormes que cambian conformen pasan los días. El Distrito adjudicó el Estadio Moderno, el Coliseo Humberto Perea y el Palacio de Combates, que suman varios miles de millones. Se intervienen el Elías Chegwin, el estadio de béisbol y el Romelio Martínez. Se inauguró el Centro de Convenciones Puerta de Oro, se levanta el nuevo Puente Pumarejo, se ejecutan los primeros 500 metros del gran Malecón del Río. Obras, obras y más obras. Entretanto, el alcalde Char anuncia que la “verdadera transformación de Barranquilla” implica “infraestructura, atracción de inversión, empleo y, por supuesto, modernización de nuestros escenarios deportivos”. Digamos que la apreciación del mandatario no es que sea equivocada, y que sin duda son factores fundamentales para una ciudad que estuvo en el limbo durante años. Pero, estamos en abril y el calor vuelve a apretar, y a los dolientes de este amago de ciudad cada vez más distanciada de un paraíso terrenal pletórico de follaje, nos asalta nuevamente la vieja pregunta: ¿Qué clase de administraciones han podido gestionar obras, obras y más obras, y en cambio han sido incapaces de erradicar la malvada ‘pajarita’ que está dejando sin sombra a Barranquilla? Alcalde, camine por su ciudad; el manejo que se le ha dado a la ‘pajarita’ es una vergüenza.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan
Ya soy suscriptor web
Obtén la tarifa preferencial de EMI renovando o suscribiéndote al periódico EL HERALDO en los planes