El titulo es:Tiki y taka: Defensas difíciles de olvidar

Últimas noticias

20:46

De marca ZPMC, con una altura superior a la de un edificio...

Alto Comisionado de la Paz, Sergio Jaramillo.
20:33

El traslado de los guerrilleros del Eln y de las Farc será...

El gerente de la Unidad de Gestión de Riesgo, Iván Márquez, y el alcalde Manuel Vicente Duque, durante la visita este viernes a la zona de la tragedia.
20:23

 Ordena que en 5 días sean entregadas las pruebas...

Donald Trump en la serie de Los Simpsons.
20:13

En el video, que se ha visto unas cinco millones de veces...

20:09

Se trata de una tutela en la que Pretelt alegaba que se le...

El presidente Juan Manuel Santos en sus declraciones desde Cúcuta. Lo acompañan el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo; la canciller María Angela Holguín, y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.
19:36

Desde Cúcuta, el presidente pidió no caer en la xenofobia,...

Gianni Infantino, presidente de Fifa, durante la rueda de prensa de este viernes en Puerto Rico.
19:28

El presidente del organismo Gianni Infantino señaló que el...

Miguel Ángel Bastenier
18:54

Muchos catalogaban a Miguel Ángel Bastenier como un...

El equipo de Sandstorm en su visita a EL HERALDO.
18:54

Cuatro jóvenes fueron seleccionados como la agrupación que...

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, firma el recibido de la carta de retiro de Venezuela de ese organismo. Lo acompaña la representante interina de Venezuela ante la OEA, Carmen Luisa Velásquez.
18:52

La carta fue entregada al secretario general de la OEA por...

Columnas de opinión
21 Abril 2017

Tiki y taka: Defensas difíciles de olvidar

Hace unos días en una tertulia en EL HERALDO, mi admirado Javier Castell elogiaba el amague que había hecho Riascos, delantero de Millonarios, para burlar a un defensa del Junior y vencer a Viera. Subrayé ese mismo día que me gustaría asistir a una clase en la que alguien enseñara a esa misma defensa cómo marcar a un atacante. La respuesta he tenido la suerte de vivirla en directo en el Camp Nou en el Barcelona-Juventus, en el que resultó eliminado el equipo catalán.

Sobre el papel el duelo era el mejor de los cuatro partidos que deparó el sorteo de los cuartos de final de la mayor competición del fútbol europeo, en la que los colombianos podemos sentirnos orgullosos de tener a Falcao (Mónaco), Cuadrado (Juventus) y James (Real Madrid) entre los semifinalistas. Y era importante este Barça-Juve por la sencilla razón que enfrentaba a la mejor defensa del continente, la de la Juve, con la delantera más realizadora, el tridente del Barcelona, Messi, Luis Suárez y Neymar.

El Barcelona llegó a la eliminatoria con 26 goles a favor y 5 en contra. La Juve solo había recibido 2 goles en ocho partidos: uno contra el Olympique de Lyon, y otro frente al Sevilla de Sampaoli. En su campo, el Barcelona había goleado 7-0 al Celtic, 4-0 al Manchester City y 4-0 al Borussia Moenchengladbach. Y logró la hazaña de meterle un 6-1 al PSG.

Sin embargo, la delantera del miedo fue a Turín y no marcó. Y el miércoles jugó en su campo, donde se esperaba otro milagro, y tampoco logró inquietar al veterano Buffon. Messi, Suárez y Neymar fueron bloqueados por una muralla de hombres que parecían tener imán para atraer los remates hacia ellos o ser unos grandes sopladores capaces de desviar los tiros de los barcelonistas. Bonucci, Chiellini, Alves, Cuadrado, Sandro, fueron unos fieles escuderos de Buffon. Firmes, sólidos, inabordables por arriba, infranqueables por debajo. Maravillosa Juve. A partir de la defensa se crea un equipo campeón. Y la Juve paralizó la ofensiva del Barça con un sistema defensivo que hizo que por mucho que le dispararan, la mayoría de sus disparos no fueran entre los tres palos. De 21 tiros del Barcelona, sólo dos fueron directos a la portería. Dinamismo y concentración contra la desesperación del mejor ataque del continente europeo. Esa fue la gran clave de la Vecchia Signora.

Al hablar de la defensa del Barcelona me estoy refiriendo a su afición, que hizo una defensa de su equipo apasionada desde las gradas. Cuando ya no había nada qué hacer, cuando Messi estaba hundido, Neymar desesperado y Suárez perdido, las 90.000 gargantas catalanas corearon el nombre de su equipo y agitaron sus banderas como si hubiera ganado la eliminatoria. De admiración y reconocimiento en la derrota a un equipo que le ha llenado de orgullo y felicidad. Inolvidable.

Imagen de cheyenn.lujan